Un nuevo comienzo

15.4K 403 13

Soy Anastasia Steele, tengo 19 años y acabó de ingresar a la universidad de Seattle, me cambie de casa, ya que por mis estudios tuve que dejar portland para venirme a vivir aquí a Seattle con Kate, mi mejor amiga, ella quiere estudiar periodismo y yo literatura.

............

El camino ha sido largo, pero por fin hemos llegado, así que al llegar al apartamento Kate y yo nos pusimos a desempacar.

Finalmente al anochecer casi habíamos terminado pero ya era hora de dormir ya que mañana íbamos a ir a la universidad y teníamos que descansar.

................

Me desperté a las 6:30 para que no me hiciera tarde, me bañe, me arregle, me puse unos jeans negros, una blusa blanca, mi chamarra y mis convers, después fui a desayunar, Kate dijo que se iba a ir antes ya que se iba a apuntar a algunas materias que le faltaban, por suerte yo ya me había inscrito en todas las que necesitaba para poder seguir estudiando literatura, así que no necesitaba llegar antes de clases.

Salí de casa para irme a la universidad y tome un taxi.

......................

Ya en la universidad, me encontré con Kate y un muchacho alto, de cabello rubio, un pantalón negro y una camisa azul. Como no quise interrumpir, ya que se veían muy entretenidos platicando mejor decidí seguir avanzando, pero Kate me vio y me hablo y no me quedo de otra más que ir a saludar.

- Hola Ana

- Hola Kate

- Ana él es Elliot, Elliot ella es Anastasia.

- Hola Elliot un gusto.

- Hola Anastasia- y me extendió la mano y yo la acepte.

- Me tengo que ir Kate nos vemos en el apartamento

- No me esperes- me dijo Kate

- Ok adiós

- Adiós - contestaron Kate y Elliot al unísono, me cayó bien, solo espero que si anda con Kate no la lastime, porque cuando termina con uno de sus novios su depresión dura una semana y a veces por más que sea mi mejor amiga es insoportable aguantarla en ese estado de ánimo y más con su pijama de conejitos rosados.

................

A la hora de mi primer descanso iba camino a mi casillero para guardar mis libros y sacar el de la siguiente materia, pero iba tan concentrada en mis pensamientos que choque contra alguien haciendo que mis libros se cayeran, levante la vista y vi a un chico guapo de ojos grises, pelo cobrizo y alto y demasiado guapo, parecía un dios griego y nada más de verlo me sonroje y baje la vista.

- Perdón, aquí tienes.

- Gra... gracias.

- De nada, ¿cómo te llamas?

- A... Anastasia Steel ¿y tú?

- Christian Grey- lo dijo muy no lo sé ¿frío? tal vez, o serio, como le cambia el humor primero muy amable y luego... Muy serio, frío me resulta intimidante.

- Me tengo que ir mucho gusto Christian.

- Hasta luego Anastasia- se despidió y me marche con paso rápido ya que lo que menos quería era estar ahí después de la vergüenza de chocar con él, salí casi corriendo y me fui a mi salón.

......

A la salida me fui a mi casa, pero cuando iba caminando sentí que alguien me perseguía y entonces camine un poco más rápido pero entre más rápido caminaba sentía a alguien más cerca, entonces decidí voltear y vi que era Christian así que pare al verlo, joder que susto me había pegado.

- Hola Anastasia, perdón no te quería asustar

- Hola Christian, descuida.- por dios casi me mata del susto, pero creo que ya lo había notado.

- Bueno lamento mi comportamiento de esta mañana y me gustaría saber si ¿te apetece ir a comer un helado?

- No te preocupes, no hay nada de que disculparse, pero respondiendo a tu pregunta, claro, me encantaría.- por dios iba a ir a comer un helado con el dios griego y gracias al cielo no había tartamudeado al responder, pero es que este hombre me pone al mil, digo quien no lo haría con tan solo verlo.

........

En la heladería Christian fue por los helados posteriormente nos fuimos a sentar para empezar a platicar.

-Y bien ¿qué estudias Anastasia? 

 -Te agradecería que me dijes solo Ana, estudio literatura. 

 -¿Acaso no te gusta tu nombre? Así es como te llamas. Interesante, y por lo que he notado- bufa- muy obvio eres nueva. 

 –Claro que me gusta mi nombre, es solo que no estoy acostumbrada a que me llamen por mi nombre completo. Sí, muy notorio creo- suelto una pequeña risa y le como a mi helado. 

 –Pues deberías de acostumbrarte- y realiza una sonrisa de lado, la verdad es que mi nombre viniendo de su boca suena extremadamente bien para mis oídos- Y cuéntame, ¿por qué motivo has decidido venir a vivir aquí a seguir tus estudios? 

 -Yo vivía en Portland y si había buenas universidades, pero metí una beca a esta escuela y me la dieron así que decidí mudarme con Kate y ahora las dos estamos estudiando acá. 

 –Pues me alegro de que te hallan dado esa beca- y así seguimos platicando sobre temas comunes, cuando terminamos nuestro helado fuimos al parque a dar una vuelta y finalmente me acompaño a mi casa. 

 -Gracias por el helado, y la caminata. 

 -No se deben Anastasia, para mí ha sido un placer estar contigo y disfrutar de tu compañía.

-Para mí también ha sido un placer estar contigo- sé que me he puesto roja, siento las mejillas calientes, pero tengo una sonrisa como estúpida, que no se puede borrar.

-Bueno me retiro que tengas una linda tarde nos vemos luego. 

 -Hasta luego Christian.


Mi pasado Anastasia Steele                           En edición. ¡Lee esta historia GRATIS!