La pesadilla

8.2K 343 11

Hoy como de costumbre me he levantado temprano, pues tengo que ducharme, después de un relajante baño, me pongo el uniforme para asistir a la escuela.

-¡Ana baja, el desayuno está listo!

-¡Ya voy mamá!

Me termino de poner los zapatos y bajo a desayunar y me encuentro a mi madre en la cocina.
- Hola hija buenos días.
- Buenos días mamá.
- Siéntate a desayunar querida, te he preparado unos hot cakes.
- Voy, gracias madre - me fui a sentar en una silla de la mesa y me dispuse a comer mi plato de fruta, mi vaso de jugo y los hot cakes que me había preparado mí madre, que por cierto le quedan estupendos; una vez terminado mi desayuno me levante de la mesa, me fui a mi cuarto y entre al baño a lavarme los dientes para después agarrar mi mochila y salir de mi cuarto.
- Adiós mamá, ya me voy al colegio- le grite dirigiéndome hacía la puerta de la calle.
- Adiós Ana ve con cuidado.
- Si mamá- cerré la puerta y salí rumbo hacia la escuela, ya iba dos cuadras adelante de mi casa cuando empecé a sentir que alguien me perseguía, así que decidí acelerar el paso, mi respiración se empezó a agitar, no me sentía tranquila, pero mi padre Ray me dijo que cuando el miedo te invade puede ser peor así que por mi bien debía tranquilizarme si quería salir de este apuro, pero entonces empecé a sentir a una persona cada vez más cerca de mí y entonces la tranquilidad que intentaba ganar se fue por un tubo y empecé a correr pero el hombre que me perseguía igual empezó a correr tras mío y trate de acelerar más el paso pero fue inútil, el hombre no muy alto con una chamarra gris y su gorro de la sudadera cubriéndole la mayor parte del rostro impidiéndome verle me atrapo, empecé a patalear intentando pegarle en la entrepierna- algo que había leído en los libros y que esperase que funcionara pero fue en vano, me tapó la nariz con un trapo húmedo por unos segundos intente luchar, pero a pesar de que tarde unos minutos en perder el conocimiento me iba debilitando hasta que ya no pude sentir nada, y todo se volvió paz y oscuridad.
............
Cuando desperté tuve que volver a cerrar los ojos ya que sentía los ojos pesados, la luz era intensa y estaba sobre mi cabeza, además de que siento un terrible dolor de cabeza, pero logre abrir lo ojos, estaba sentada en una silla amarrada de los tobillos, las manos atadas por detrás, estaba en un cuarto grande, con una cama de madera, una ventana, que por supuesto estaba cerrada y tapada, debajo de mi había una alfombra y al lado de la cama se encontraba una pequeña mesa.
Oigo pasos así que decido callarme y entonces entra ¿ETHAN?
-Hola Ana ¿cómo estas?

- ¿Tú?...Ethan ¡¡ ¿por qué?!! ¡¡Suéltame!! ¡¡Por favor no me hagas nada!!

-Shhh nena-me acaricia la mejilla y yo me volteo para no permitirle que me siga tocando, ahora su tacto me da asco.
- ¡Suéltame!- cuando termino de decir la palabra, siento la mejilla caliente, ni siquiera vi cuando su mano aterrizo en mi mejilla.
- ¡¡Cállate!! Te lo advertí que serias mía por las malas si por las buenas no quisiste.
- Pero, no puedes obligarme, por favor- le digo en voz baja, la garganta empieza a dolerme y empiezo a llorar, esto no me puede estar pasando a mí, esto es una pesadilla.

Flash back

-Hola Ana.
- Hola Ethan.
- Oye Ana yo te quiero mucho pero no sé cómo decírtelo...
- ¿Decirme que Ethan?
- Me... me gustas demasiado... y no sé pero ya no aguanto más... ¿Quieres ser mi novia?- abrí los ojos como platos
- Ethan yo... No... Yo... solo te quiero como amigo eres muy bueno con migo pero nada mas, lo siento, pero yo te veo como un her...- no puedo terminar la palabra, porque me agarra por la brazos y me aprieta
- ¡¡Yo te amo Ana!! ¡¡No puedes despreciarme!! - me empezó a jalonear
- Suéltame me estas lastimando- me empecé a jalonear para que me soltara pero como no lo hacía le di una patada entre las piernas- lo siento pero no, el amor se gana más no se pide ni se obtiene a la fuerza-y salí corriendo y desde lejos escuche que me grito.
-¡¡ Vas a ser mía y esta me la vas a pagar Anastasia Steele!!- no gire a verle pero acelere el paso dirigiéndome hacía mi casa.

Fin del flashback

- Cállate maldita- me grito y me tapo la boca con un trapo para que no pudiera emitir ningún sonido y me empezó a desamarrar los pies, después las mano, intento cargarme, se agacho y entonces le di una patada en la barbilla, me pare y me fui corriendo a la puerta pero para mí maldita suerte la cerro con seguro, entonces se arrastró para tomarme del tobillo, intente jalarme, pero lo único que conseguí fue caer al piso, entonces el se paró, me agarró por la espalda y me cargo para aventarme a la cama y se puso a horcajadas sobre mí, me empezó a acariciar los muslos e intente patearlo ya que las manos me las había agarrado y las puso sobre mi cabeza pero era inútil y me abofeteo, yo comencé a llorar, con esfuerzo y movimientos de cabeza logre zafarme del pañuelo en la boca.

-¡Por favor, que alguien me ayude!
- Estate quieta maldita si no quieres que te valla peor y cállate- me volvió a abofetear, comencé a llorar más, me quito la falda, después me bajo más la venda de la boca y me empezó a besar, me daba asco.
-¡¡Nooo no!! ¡¡Por favor, Ethan déjame en paz, te lo suplico!!
- Que te calles te he dicho- me grita y me quita la blusa, las bragas y el sujetador y me empieza a tocar y cada vez lloro más y después me empieza a tocar mi sexo y me penetra
- ¡¡Nooo!! ¡¡ahhh!! ¡¡Por favor!! ...

- ¡Ana despierta!- siento que alguien me sacude y me despierto sobresaltada, con lágrimas y sudando e inmediatamente veo a Kate y la abrazó, y me pongo a llorar.
- Ya tranquila ya paso- y me empieza a acariciar la nuca- tranquila estas bien solo fue una pesadilla- después de unos minutos así me despego de ella y me limpio las lágrimas.
- Perdón Kate
- Ana no tienes por qué disculparte, esto no ha sido culpa tuya, tranquila te traeré un vaso de agua espérame- y sale de la habitación y después de unos minutos regresa con un vaso de agua y me lo da - Gracias- tomó el vaso y me lo bebo todo.

-¿Estas más tranquila?

-Sí Kate, gracias.
- Ahora a dormir que mañana hay escuela.
- Si Kate, gracias y lamento haberte despertado, buenas noches
- Buenas noches, no tienes que disculparte, para eso estamos, descansa- apaga las luces cierra la puerta y se va.

Me acuesto, me quedo pensado un rato y moviéndome en la cama de un lado a otro intentando dormir hasta que después un rato me quedo profundamente dormida.

Mi pasado Anastasia Steele                           En edición. ¡Lee esta historia GRATIS!