Capitulo 17

4.9K 307 6

Cuando ya he terminado de arreglarme bajo, intente no perderme, el lugar era grande y realmente cualquiera podría perderse, así que por esa razón me he tardado.

Christian se encuentra sentado en un taburete. Y en el desayunador se encuentra un traste con un contenido que no alcanzó a ver.

-¿Tienes hambre? –me pregunta levantándose.

-No- la verdad es que se me fue el apetito solo de estar pensando en que le voy a decir, realmente creo que merece una explicación después de que anoche salí como loca llorando. Levanto la vista y veo que me mira serio, y no lo culpo yo también lo estaría si fuera él.

-Anastasia debes comer

-Pero es que enserio no tengo hambre.

-Perfecto, no me interesa siéntate vamos a desayunar- ¿Así qué está enojado por qué no quiero comer? Vaya que sorpresa. Se da media vuelta, empieza a caminar hacia la sala de la cocina para después volver a sentarse en un taburete, así que no me queda de otra más que seguirlo me siento al lado de él y hay macarrones con queso, trajo un vaso de jugo uno para mí y otro para él, agarro el tenedor con el que comeré, pero solo lo agarro.

-Come-me ordena y la verdad es que cuando habla así de autoritario me intimida, entonces me como de mala gana los macarrones pero cuando he terminado el ya término, le doy un último sorbo a mi vaso de jugo, me empiezo a poner nerviosa.

-Ana- veo como se gira en su asiento-necesito una explicación porque créeme que me vuelve loco la forma en que te comportas

-Lo sé y te entiendo-se me entre corta la respiración, mis ojos empiezan a picar, no debes ser fuerte tú te metiste en esto no puedes estar huyendo cada que te pide una explicación. Supongo que en está ocasión mi conciencia tiene razón.

-Ana por favor senté monos en los sillones- bajo del banco entonces lo sigo me siento y él se sienta al lado mío.

-Ana sé que tal vez te cueste darme una explicación de por qué a noche cuando fui al bar por ti saliste corriendo y llorando, pero créeme que la necesito ¿de quién huías?- recargo mis codos en mis rodillas y tomo mi cara entre mis manos. Suelto un largo suspiro, vamos tranquila, tú puedes Ana.

-Christian...yo, tengo algo que contarte, solo te pido que por favor me escuches.

-Anastasia, deja de darle tantas vueltas al asunto, solo dilo.

Bien, aquí voy, no tengo otra opción.

-Cuando tenía catorce años yo tenía a un "amigo" –le digo haciendo comillas- que se llama Ethan, yo le gustaba a él, era un par de años mayor que yo, y a pesar de que alguna vez se me hizo atractivo no me llamaba la atención tener alguna relación con él que no fuese una amistad, pero eso a él no le intereso, siguió insistiendo hasta qué un día que iba saliendo de mi casa sentí que alguien me seguía, al girarme vi a alguien con una capucha cubriéndole el rostro, pero por más que intente correr él era más rápido que yo y finalmente me atrapo colocándome un trapo en la boca ocasionando que perdiera la conciencia.

Cuando desperté me encontraba en una silla atada, y después apareció él, me desato de la silla y me llevo a una cama, intente correr, hacer lo que fuera posible para irme de ahí, pero no logré nada y el... me violo. Y anoche lo vi... en el bar.

Cuando termine de contarle me levante del sillón, no quería, no soportaba verlo a la cara, estaba llorando demasiado, pero por más que quería no podía evitarlo las lágrimas seguían saliendo.

Christian se levantó e intento tomarme del brazo, pero yo me aleje de él, no quería que me tocará, el hecho de recordarlo me hacía sentir sucia.

-Anastasia...

-Déjame Christian.

Salí corriendo del departamento, mientras las lágrimas inundaban mis ojos, necesitaba estar sola, lejos de él.

Mi pasado Anastasia Steele                           En edición. ¡Lee esta historia GRATIS!