Capitulo 18

5.1K 311 11

Me jala del brazo antes de que pueda seguir corriendo y me agarra de los brazos y mis piernas me fallan porque me caigo al piso ya no puedo mas y sigo llorando
-¡El abuso de mi!-rompo nuevamente en llanto me abraza
-Tranquila mientras yo este contigo no dejare que te pase nada- me para y se para conmigo pero siento como esta dando vueltas y de pronto todo se vuelve negro

-Te lo advertí te encontraría
- Noo por favor dejame
-Que te calles - me empieza a quitar la ropa
-Nooo!- empiezo a llorar
Siento que alguien me mueve
-Anastasia
-Nooo- me siento sobresaltada y siento húmedas y lo primero que veo es a Christian que me toma por los hombros y me atrae a el
-Tranquila ya todo fue un mal sueño- me acaricia el pelo mientras mi respiración se normaliza después de no se minutos e incluso horas me separo de el
-Ana que es lo que sueñas
-Con el cuándo abuso de mi pero...
-¿Pero que?- me mira preocupado
-Hoy... me dijo -te lo advertí te encontraría, Christian tengo miedo
-Tranquila Ana no dejaré que te pase nada-me agarra la cara entre las manos y me besa tranquila pero apasionadamente
-Me podrías llevar a mi casa?
-Segura?
-Si
-Esta bien-nos levantamos de la cama, bajamos las escaleras y nos vamos a un estacionamiento, me abre la puerta del copiloto y cuando estoy dentro del coche siento que alguien me vigila y volteo cía la ventanilla pero nada
-¿Que pasa?
-Nada
-Dime
-Es solo que veía los coches
-No sabes mentir Anastasia
-Pero es que no pasa nada
-No quiero discutir contigo así que vamonos- creo que se enfado pero no lo pienso preocupar por mis tonterías

Me jala del brazo antes de que pueda siquiera llegar al elevador y me agarra de los brazos, mis piernas me fallan porque me caigo al piso ya no puedo más y sigo llorando, este dolor puede conmigo y dudo poder yo sola con todo esto.

-¡El abuso de mí Christian, debería de darte asco tacarme, como me da a mí! -rompo nuevamente en llanto.

-No vuelvas a decir eso nunca más, ni siquiera vuelvas a pensarlo.

-¿Y qué debo pensar?

-Anastasia por mucho, que supongo te han dicho, tú no tienes la culpa, y ni siquiera deberías de aborrecerte de la forma en que lo haces, no es justo.

-¿Por qué no te has ido? Deberías de alejarte de mí, yo merezco que alguien me quiera, no pasándome lo que me paso.

-Lo qué te paso fue una etapa oscura de tu vida, que aún no superas, pero yo voy a ayudarte a que eso suceda y el hecho de que alguien haya abusado de ti no quiere decir que no merezcas cariño, no deberías de torturarte de esta forma.

Yo me abalanzó hacía sus brazos y el me corresponde pegándome a su cuerpo todo lo que es posible.

-Tranquila mientras yo este contigo no dejare que te pase nada- me para y se para conmigo pero siento como todo me está dando vueltas y de pronto todo se vuelve negro.

-Te lo advertí te encontraría maldita zorra –me suelta una cachetada.

- No por favor déjame.

-Que te calles – comienza a quitarme la ropa.

-¡No!- empiezo a llorar.

Siento que alguien me mueve.

-Anastasia.

-¡No!- me siento sobresaltada y siento húmedas las mejillas, lo primero que veo es a Christian que me toma por los hombros y me atrae hacía el.

-Tranquila ya paso todo fue un mal sueño- me acaricia el pelo mientras mi respiración se normaliza después de no se minutos e incluso horas me separo de el

-Ana ¿qué es lo que sueñas?

-Con él, cuándo abuso de mí pero...

-¿Pero qué?- me mira preocupado.

-Hoy... me dijo, te lo advertí te encontraría. Christian tengo miedo.

-Tranquila Ana no dejaré que te pase nada-me agarra la cara entre las manos y me besa tranquila pero apasionadamente

-¿Me podrías llevar a mi casa, por favor?

-¿Estas segura?

-Si.

-Está bien-nos levantamos de la cama, bajamos las escaleras y nos vamos a un estacionamiento, me abre la puerta del copiloto y cuando estoy dentro del coche siento que alguien me vigilaba mientras subía y por más que intente buscar algo o a alguien no vi nada, cuando Christian se subió del lado del copiloto y se colocó el cinturón se giró hacía mí.

-¿Qué pasa?

-Nada.

-Dime.

-Es solo que veía los coches, son fantásticos Christian.

-No sabes mentir Anastasia.

-Pero es que no pasa nada, no estoy mintiéndote.

-No quiero discutir contigo, pero voy a averiguar qué te pasa, por el momento vámonos- creo que se enfadó pero no lo pienso preocupar por mis tonterías, no más de lo que ya lo he hecho.

Mi pasado Anastasia Steele                           En edición. ¡Lee esta historia GRATIS!