Marcas

1K 139 60


Advertencias: +18 y todo eso.

Jimin sabe lo que hace, a Hoseok le gusta lo que Jimin le hace.

No intentéis estas cosas en casa si no sabéis (xD)


Jungkook observaba como Hoseok se mordía los labios concentrado mientras miraba la pantalla de su ordenador portátil. Se encontraban en la habitación de Jungkook, haciendo un trabajo teórico que el profesor de educación física les había mandado.

-Podrías decirle a tu novio que nos apruebe y ya, ¿no? Esto es una mierda.

Hoseok miró a Jungkook frunciendo el ceño.

-No es mi novio.

Volvió su vista otra vez hacia la pantalla del ordenador y Jungkook soltó una risita burlona.

-Claro, todo el mundo te folla el culo de esa forma, ¿no?

Hoseok apartó el portátil de encima de sus piernas y lo dejó encima de la cama. Se giró hacia Jungkook, que estaba sentado en la silla y se levantó, dirigiéndose hacia él. Hoseok puso sus manos en los reposabrazos y empujó la silla hasta que el castaño quedó atrapado entre él y su armario.

-¿Por qué? -Hoseok relamió sus labios y se acercó más, Jungkook pudo entrever los abdominales marcados del contrario a través de la apertura del cuello de su camiseta antes de que éste se acercase más y empezara a susurrarle las palabras en la oreja. -¿A ti también te gustaría follarme el culo de esa forma?

Jungkook tragó saliva antes de dejarse llevar por sus impulsos y levantarse de la silla, colocando sus manos en la cintura de Hoseok. Estaba a punto de empezar a besarle el cuello cuando el otro chico le dio un fuerte empujón, provocando que volviera a quedarse sentado en la silla. Ahora Jungkook miraba a Hoseok confundido y éste le dedicó una sonrisa traviesa antes de recoger sus cosas.

-Supongo que eso es un sí. Una pena que ya tenga quien satisfaga mis necesidades, y muy bien, por cierto. -Hoseok caminó hasta la puerta de la habitación y se giró para volver a mirar al otro chico, divertido al comprobar la cara de shock del castaño. Nunca se cansaría de ver aquella expresión. -Es una pena, porque tu polla sabe realmente bien. -Hoseok paseó su lengua por sus labios otra vez. -Siempre puedes hacerte pajas pensando en ese momento, te doy permiso. -Le guiñó un ojo antes de darse la vuelta para irse. -Ah, ya he terminado el trabajo teórico, supongo que saber el tema del que iba a ir desde hace semanas sí que me da un poco de ventaja. Sólo revísalo y mándalo. Adiós, Kookie, ¡que pases buena tarde!

Hoseok salió de la habitación de Jungkook sin mirar atrás, dejándole solo con un problema que solucionar entre las piernas y un montón de imágenes bastante sucias en la cabeza. Aquello había sido divertido, y aunque Hoseok se sentía atraído hacia Jungkook por razones obvias (decir que todas las chicas de su clase babeaban por él era incluso quedarse corto), él no podía sacarse a Jimin de la cabeza, y tampoco quería hacerlo.

Se dirigía de vuelta a su casa pensando en todo eso cuando su teléfono vibró.


Mister P.

¿Qué estás haciendo?

Mío

Volviendo a casa para cenar

Mister P.

¿Dónde estabas?

Da igual, ven a mi casa

Sorry, mister Park (Jihope)¡Lee esta historia GRATIS!