~20~

163K 19.5K 13.4K
                                    


Al cerrar la puerta Reachell la azotó sin importarle si sus padres estaban dormidos o no.

Estudió a Zarek con la mirada como si quisiera leerle la mente para saber si decía la verdad. ¿Medios hermanos? Sí, claro. ¿Acaso tenía pinta de ingenua para creer semejante idiotez?

No es cierto, no es cierto.

¿Desapareció unas semanas y sus padres ya habían encontrado un reemplazo? Parecía que el chico había salido de pronto de alguna caja de sorpresas. Sorpresas malas, claro.

—¿Medios hermanos? —Preguntó molesta creyendo que Zarek le tomaba el pelo—. Sigue bromeando chico, y te romperé la nariz. Ahora, dime qué mierda haces aquí y quién eres.

Reachell se acercaba a él con seguridad y algo amenazante. No se molestó en bajar la voz ya que no le importaba si sus padres la escuchaban, lo único que ahora tenía su atención era aquel extraño chico pelirrojo. Zarek no se movió de su lugar, sólo esbozó una pequeña sonrisa incómoda mientras trataba sin éxito en no mirar a Reachell que estaba resultando intimidante.

—Creo que eres Reachell, ¿cierto? —Esperó a que ella le respondiera, sin embargo sólo lo observó incitándole a que siguiera hablando—Tomaré eso como un sí. Escuché que la señora Parks te mencionaba y...

—No me interesa saber cómo es que conoces mi nombre.

—De acuerdo —suspiró borrando la sonrisa y mirándola con seriedad—. Lo que dije es cierto. Soy Zarek y... Ted es mi padre.

Ella apretó sus puños con fuerza mientras repetía una y otra vez en su mente las palabras que acababa de escuchar. Ted es mi padre, Ted es mi padre, Ted es mi padre. Aunque se mostrara inexpresiva, por dentro se sentía aturdida y llena de odio hacia a su padre. ¿Había engañado a Helen? ¿Qué fue lo qué pasó como para que el chico de pronto se apareciera? ¿Sabía su padre de su otro hijo? ¿Cuándo es que había pasado esto?

—¿Y tu madre? —preguntó segundos después sin dejar de mirarlo.

Zarek tragó saliva un poco nervioso y abrió la boca para responder, pero la cerró de inmediato. Pareciera que le costara hablar de ello. Segundos después tomó fuerzas y vio a Reachell a los ojos; ambos poseían el mismo hermoso color verde de Ted.

—Se llamaba Jia —dijo con un ligero temblor en la voz—. Antes de... De morir me habló sobre Ted.

Reachell lentamente se relajó, pero no dejó de observar a Zarek con desconfianza.

El chico sabía poco sobre ella debido a que había escuchado a Helen decir algo sobre su "desaparición repentina". Se había imaginado a alguien más vulnerable y asustada después de haber escapado de donde sea que había estado. Sin embargo, Reachell se mostraba tan... Indiferente y extrañamente tranquila. Estaba sucia y despeinada, incluso mucho más delgada que alguien de su edad y sus ojeras la hacían ver cansada pero no débil. Zarek dio un paso hacia atrás para alejarse, puesto que no parecía "muy cuerda", según él. Pero al hacerlo, chocó con una pequeña mesa en la cual había un hermoso florero de porcelana color azul, éste cayó con estrépito antes de que él hiciera algo. Se giró asustado y luego vio a Reachell observándolo.

—Es increíble que tuvieras miedo de mi —dijo poniendo los ojos en blanco.

—Yo no...

—¡Reachell!

Ambos se giraron. Zarek abrió los ojos asombrado y un poco asustado; Reachell no pudo evitar poner una expresión nerviosa, por primera vez.

Helen se encontraba a media escalera sorprendida con una mano tapando su boca en forma de O. Miraba a su hija sin poder creer que realmente estuviera ahí quedándose en shock por unos segundos antes de bajar con rapidez hacia ella. Ted la siguió con un arma dando traspiés, que al ver a Reachell tropezó con uno de los escalones donde por poco cae. Se quedó inmóvil viéndola y sólo reaccionó cuando su esposa ya estaba abrazándola.

Adam [¡DISPONIBLE EN FÍSICO!]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora