~17~

174K 21.2K 13.8K
                                    


Adam apretó los puños hasta que sus nudillos se tornaron blancos. Miraba al chico de cabello plateado con odio y éste sólo sonreía mientras caminaba hacia ellos observando el lugar.

¿Acaso escuchó mal? ¿Reachell lo había llamado Scott? ¿Sería él, quien lo obligó a asesinar a Leyla y a las demás chicas?

Miró de reojo a Reachell que estaba con la espalda recta estudiando con una mirada desafiante a Scott, demostrando que lo que sea que él diría o haría, no podría con ella.

—Bonito lugar —dijo Scott sonriéndoles a ambos.

Su rubio cabello brillaba contra la luz del foco que pendía de arriba, su rostro parecía suave como si estuviera hecho de porcelana. En cambio, sus ojos, demostraban una maldad y locura que sólo alguien detallista podría identificar.

Sin esperar algún otro comentario, Adam se lanzó sobre él en un rápido movimiento que Scott no tuvo tiempo de evitar. Cayeron al suelo con estrépito pero eso no impidió que el chico agarrara fuerza y le diera un puñetazo en la mejilla.

Reachell no demostró asombro o gritó al ver a los dos dándose golpes, sólo los miraba confundida preguntándose si ya se conocían, o si Adam tuvo un repentino deseo de asesinar a alguien.

Al sentir el golpe, Scott no se detuvo a limpiarse la sangre que comenzaba a salir de su mejilla, sino que casi al mismo tiempo impactó su mano derecha contra el ojo de Adam. Éste se mareó por el fuerte golpe que tuvo que llevarse la mano al ojo. El rubio no se apiadó de él, así que se puso de pie y rápidamente le dio otro puñetazo, esta vez en el estómago.

Adam cayó al suelo con el cuerpo adolorido, sin embargo, antes de que Scott volviera asestarle un golpe, el chico lo tomó del tobillo jalándolo para tirarlo al suelo. Él se golpeó fuertemente la cabeza con el duro suelo.

Para Reachell, además de estar aturdida por la repentina actitud de Adam, observaba a Scott, quien en ningún momento había dejado de reír. Ni si quiera cuando Adam lo golpeaba. Pareciera que disfrutaba ser golpeado o le divertía que lo hicieran. De todas maneras, quien más golpes recibía era Adam, tal vez por tener menos ventaja debido a su brazo y mano herida.

—De acuerdo, ustedes dos. Basta ya —habló la castaña molesta cruzada de brazos.

Los dos la ignoraron y siguieron dándose golpes. Adam murmuraba algo entre dientes que Reachell no lograba oír, pero por la expresión de Scott pareciera que no sabía de lo que hablaba.

Reachell llegó a su límite de sólo verlos sin saber qué pasaba. También necesitaba una gran explicación por parte de Scott sobre cómo y qué hacía ahí. Se acercó a ellos sin el cuidado de que no fuera golpeada. Con una mano agarró fuertemente el cabello de Scott y con la otra el de Adam jalándolos violentamente hasta terminar por apartarlos. Ambos sintieron que Reachell podría estar a punto de arrancarles el poco cabello que estaba entre sus dedos.

—Idiotas —murmuró observando a los dos chicos después de soltarlos—. Realmente parecen unos niños.

Adam se encontraba en un extremo aún con el hilillo de sangre saliendo de su nariz y observando a Scott con intenso odio, que de haber tenido espadas en sus ojos ya lo hubiera matado. Reachell se dio cuenta que estaba a punto de ir a golpearlo de nuevo por lo que se apresuró a interponerse.

—Déjalo —dijo serena deteniéndolo con una mano en su pecho— ¿Al menos lo conoces? ¿O fueron sólo ganas de asesinar?

Adam la ignoró y quiso pasarle por un lado pero ella se lo impidió nuevamente manteniendo más firme su mano sobre él. El chico la observo y luego a su pequeña y pálida mano que resaltaba con la remera negra que llevaba puesta, era cálida y su tacto tan suave como el roce de una brisa. Él ya sabía que Reachell era pequeña y fuerte, pero al observarla como se encontraba en ese momento con él, se dio cuenta que era mucho más alto que ella por dos cabezas. Bien podría empujarla fácilmente de no conocerla lo suficiente para saber que no se rendiría e iba a impedir a toda costa que asesinara a Scott.

Adam [¡DISPONIBLE EN FÍSICO!]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora