Fuimos andando por la acera y yo seguía queriendo mi móvil y no comprarme un vestido.

Después de pasar por 30 tiendas diferentes y mi madre seguía insistiendo que me probara un vestido. Y después de estar discutiendo de que si si o si no, decidí probar uno, pero la condición era que mi madre lo escogería. Eso no me gustaba ya que seguro que me iba a buscar uno corto.

Yo mientras esperaba en el vestuario.
Y mi madre llegó con un vastido tosa pastel corto y sin mangas, y con unos tacones blancos preciosos en la otro [la foto de arriba⏫]. Y mi madre salió para que pudiese probarmelo. Cuando me mire en el espejo la verdad es que me gustaba, y me di cuenta de que hice bien "maquillanfome" los brazos. Cuando abrí la cortina mi madre se quedó con los ojos abiertos como platos y derrepente se le calló una lágrima.

- Mamá, ¿que te pasa? - dije hacercandome a ella y secándole la lágrima y después la abracé.

- Es que..., estas preciosa hija -

- Ai, dios mamá - me empecé a reír y ella se unió conmigo. Pero cuando la vida llorar supe que este era mi vestido para la boda de mi madre y los tacones también me encanta y no los uso nunca. Y los vestidos desde que era pequeña.

- Mamá -

- ¿Que pasa? -

- Quiero que este sea mi vestido - a mi madre se le empezó a dibujar una sonrisa enorme.

- Siiiii, gracias hija, enserio esto es lo mejor que me esta pasando -

Nos abrazamos durante un tiempo y me miro en el espejo mientras mi madre me mira desde atrás y me coloca el pelo

- Eres la más guapa -

Ella salió para que pudiese cambiarme y cuando me quite el vestido y los tacones se los pase y me puse mi ropa. Cuando abro la cortina no estaba. Y decidí salir de la zona de los vestuarios. Estaba pagando el vestido. Me reí por lo emocionada que se le veía.

Me puse delgado suya y me sonrió mientras le tendía el billete a la dependienta. Ella me dio la bolsa y salimos de la tienda.

Dimos un largo paseo mientras ella me decía lo feliz que le estaba haciendo, por haber cogido un vestido y todo lo que me quería.

Fuimos al parquin y fuimos a junto del coche. Metí las bolsas en el maletero mientras ella entraba. Después me dirigí al lugar del copiloto y abri la puerta y me senté. Y las dos nos pusimos sincronizadamente los cinturones y ella arranco el coche. Después de un largo trallecto me decidí a pedírselo. A pedirle a mi madre el teléfono para saber de una vez lo que ponía el mensaje que me mando Nash, en el malfito mensaje que llevó pensando todo el día.
- Mamá,  -

- ¿Que?  -

- Me preguntaba si me podrías devolver mi teléfono -

- Ah, si no me acordaba, congeló esta en el asiento de atrás en mi bolso, en el vosilloto de adentro - lo cogí y estaba apagado. Maldita sea, la batería a muerto y ahora tendré que esperar.

➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖

Aquí tenéis esperó que os haya gustado comentar y votar. Me haría muy feliz.

Bullying (Cameron Dallas )¡Lee esta historia GRATIS!