Lo siento mucho, mucho, mucho.
Se que me odiareis, pero de verdad que lo siento.

He tenido muchos problemas y uno de ellos y el más grande es que estoy castigada. Sin, literalmente, nada.
Entonces se me hace complicadisimo escribir y agradeceros todo, vuestros comentarios y votos.

Lo siento por no contestar los comentarios, cosa que me encanta, pero no pude ni puedo. Muchisimas gracias por todo.

Os amo mundos. Gracias por TODOS los comentarios y votos.

Sois geniales.

Por favor ¡¡¡¡SEGUIR COMENTANDO Y VOTANDO!!!!!

Espero que os guste el nuevo capítulo, vometar y votar. 💖

👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇

Las dos ultimas clases me las pase pensando, y no de lo que el profesor decía. Cuando llegue a casa me tendré que pasar el día estudiando ya que, no atender en una clase que no entiendes nada, no es bueno. Y lo peor es que no sabía que le diría a Nash.
No se porque, pero sigo pensando que todo es una maldita broma, y si, me contó lo de su hermana, pero ¿si eso es también mentira?. No, es imposible que use a su hermana pequeña para solo gastarme una broma, ¿o si?.
No se mi cabeza explotara en cualquier momento.

Cuando sonó el timbre me entró el pánico, aun no había decidido que hacer. Recogí las cosas y fui al baño, cogí mi móvil y tenia un mensaje:

Hija lo siento pero el trabajo se a complicado y no puedo salir antes, hay dinero en casa por si te quieres pedir algo, o puedes hacerte algo. Haz lo que quieros.
Lo siento otra vez, te quiero mi niña.

Como no, mi madre lo que promete nunca lo cumple, ahora no le podre decir a Nash que tengo que comer con mi madre.
Pero ahora que lo pienso, ¿que puede pasar?¿tan malo sera que coma con el?
Salí del baño hacia la salida, sin darme cuenta habían pasado 10 minutos, y quedaba muy poca gente, me alegre al pensar que el se abría ido, pero la alegría fduro muy poco, porque de las muy pocas personas que quedaban una parte de ellas era el y sus amigos.
Me relaje ya que esta con sus amigos y dudo que venga a junto mía. Así que seguí andando tranquilamente.
Cuando creí que me había salvado alguien me agarró del brazo suavemente por lo que yo me giré.

-Hola...-

-Hola... Nash-

-¿Al final vienes a comer conmigo?- dijo con una sonrisa enorme, lo que me hizo sonreír. No me podía negar, esa sonrisa enamora y no conseguí  encontrar una escusa.

-Claro, vamos-

Empezamos a andar en dirección a algún lugar, me pareció raro que pasase de sus amigos y que no les dijese nada. Empiezo a pensar que de verdad cambió, que ya no es el mismo, a cambiado, pero a mejor.

-Eih, Carolina- Nash se había parado y sacudía su mano frente a mi. Sacudi mi cabeza y le dije que pasaba. -Llevo media hora llamandote- se ríe -¿que te pasaba?-

-Nada, lo siento Nash, estaba pensando- lo único que pude hacer es agachar la cabeza pero el me lo impidió, puso su mano en mi barbilla y me levanto la cabeza. Cuando la levante el me miro y después me sonrió de esa forma que no puedo resistirme a sonreír a la vez.

-Amo cuando sonríes, eres aun mas perfecta, y eso es casi imposible- me acaricia lentamente la mano mientras yo siento como mis mejillas se tiñen de rojo. Se dio cuenta de aquello y de que me sentia rara por lo cual decidió hablar -bueno lo que te preguntaba antes, ¿a donde vamos a comer?- me encogí de hombros, ya que me daba igual. Entonces el decidió que podíamos ir al McDonald's acepte, y cuando nos dirijiamos allí me di cuenta de la comida de el McDonald's me arrepentí, pero no quería decirle nada. Así que pese a la comida seguí caminando con el hací el establecimiento de la comida. Nos pasamos el pequeño camino riendo hablando y riendo. La verdad es que me lo pase muy bien, y se ve que el es una gran persona, a pesar de lo que hiciera antes.

Al llegar entramos y pedimos la comida, el se negó a que pagase mi parte, y después de una pelea tonta amistosa acepte a que pagase mi parte. Cogimos nuestras bandejas y nos fuimos a una mesa de sillones. Empezamos a comer entre risas y tirandonos patatas. También me contaba chistes con los cuales no podía parar de reír. Era muy tierno y adorable.

-Carolina, lo siento, enserio. Todo este tiempo he sido un completo imbécil, no se como me pude comportar así contigo y perdiendo me a una persona tan perfecta y maravillosa como tú, eres increíble- estiró su mano y la puso encima de la mía, se dio cuenta y la quiso apartar rápido pero yo la agarré y le di un apretó para intentar tranquilizarlo. Le sonreí y el me devolvió el gesto y le reste importancia a todo lo que había pasado antes.

Estábamos los dos riéndonos y comiendo después de esa charla, y de un momento para otro, su preciosa sonrisa desapareció mirando a la puerta, no era su sonrisa era una cara de preocupación. Con los labios me dijo un lo siento y cerro fuerte los ojos y los abrió. No entendí nada hasta que lo que menos me esperaba ocurrió.

-Hey, ¿que haces aquí Nash?-

Bullying (Cameron Dallas )¡Lee esta historia GRATIS!