Al llegar a casa no había nadie, como no. Entonces fui directa a mi habitación. No sé por que pero me sentía como si me estuviesen partiendo el corazón en dos. Entonces decidí acostarme en cama y dormir un poco.

- Carol, despierta -

- Diez minutos más -

- No, tenemos que irnos -

- A donde mamá - dije sentándome y frotándome la cara.

- A comprar una cosas para la boda - cada vez que oía la palabra boda se me revolvía el estómago. - A si que preparate te espero abajo - se levantó y se fue sin dejarme decir nada.

Me levanté perezosamente y me peine y me lavé la cara. Cogí mi bolso y bajé.
Abajo estaba mi madre esperando en la cocina cuando me vio me dijo

- ¿Lista? - negué con la cabeza - ¿Por qué, que pasa? -

- Deja me coger café para llevar - le contesté dirigiendome hacia el sitio de los vasos, y cogí mi vaso que usaba para llevar el café al parque o cuando legaba tarde y me serví café

- ¿Ya? - asentí con la cabeza - pues vamos -

•Ya en el centro•

- Bien vamos a empezar por lo importante, vestido -

- Espera, recula, ¿has dicho vestido? -

- Si, claro, no vas a ir desnuda -

- Mamá no quiero ponerme vestido -

- ¿Por qué hija? Hace siglos que no te veo con uno y siempre te quedaban genial -

- Ya pero ahora no me van los vestido -

- venga hija, es una boda, y no una cualquiera, es la boda de tu madre por favor pontw un vestido -

- ¿Pero mamá...? -

- Por favor - me interrumpió antes de que pudiese decir algo

- Ya veremos, ¿pero antes no tenemos que comprar el tuyo? -

- No, eso puede esperar -

- No, lo importante es quje es boda, eres la novia, vamos primero a por el tuyo y después iremos a por lo que me valla a por ner yo - ella solo se limito a sonreír y asentir.

Fuimos a una tienda de vestidos de novia. Era enorme y muy elegante. Atendieron a mi madre y yo la seguía, la dependienta le enseñaba vestido y vestidos a mi madre. Le gustsaron unos cuantos así que se los fue a probar. Yo mientras esperaba fuera en una mini salita que era para los acompañantes de la novia que estubiese en ese vestidor. Mientras mi madre estaba dentro del vestidor con una dependienta para que le ayudara.
A los 10 minutos salio mi madre con un vestido precioso, pero no me convencía como le quedaba.

- Bueno, ¿que tal? - me preguntó ella mirándose al gran espejo de la salita.

- Me gusta, pero no me convence -

- La verdad es que a mi tampoco -

- ¿Quiere probarse otro? - preguntó la dependienta

- Si - dijo mi madre y se metió en el vestuario
Un segundo después de que mi madre entrase en el vestidor me llegó un mensaje.
Mire de quién era.
Era ¿Nash?. Y me dispongo a abrirlo cuando...

➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖➖

Espero que os haya gustado. Os amo.

POR FAVOR compartir, votar, y comentar.

Mis redes: ⬇⬇⬇⬇⬇⬇⬇

INSTAGRAM➡ carola_ma_

GOOGLE+➡ Carolina 98/M.A.

SNAPCHAT➡ carolaa_ma

KIK➡ Carola_MA_98

Hasta el siguiente.

Bullying (Cameron Dallas )¡Lee esta historia GRATIS!