Capitulo 17 parte I

15 1 0


LORRAINE

-Me lo cargo.

-¡No! –Grité horrorizada. –Nadie va a matar a nadie.

-Lo hará él con nosotros, Lorraine.

-¿Y si hay una manera de convencerlo?

-¿Pero te estás escuchando o qué? ¡Eras tú la que viniste aquí preocupada!

-¡Lo sé! –Volví a gritar exasperada. –Lo sé, Arthur. Pero estoy... –Me miró alzando las cejas. –Necesito pensar en que encontraré una solu... –De repente, mi teléfono móvil comenzó a sonar apareciendo en la pantalla el nombre de Dave.

-¿Es él?

-Sí...

-No lo cojas. –Dijo antes de que yo contestara el móvil.

-¿Lory? Lory, por fin me coges el teléfono. Necesitamos hablar, por favor.Pero no respondí, seguí en silencio.
Necesito oír tu voz, Lory. No me gustó nuestra pelea anterior y llevas todo el día sin responder mis llamadas.
–Suspiró. –Lory, yo... Hablé con mi abuelo y me dijo... No me lo creo y no quiero creerlo. Nunca te haría daño.

-Nunca digas nunca...

-Por supuesto que lo digo. Te quiero, Lorraine. ¿Me oíste? Te quiero y no voy a hacerte daño.

-He escuchado eso antes... –Alcé la cabeza inconscientemente hacia Arthur para descubrirlo mirándome mal. –No deberíamos estar hablando.

-No, otra vez con eso no, Lorraine, por favor...

-Es que no lo entiendes. –Dije esquivando la mirada de Arthur.

-Entonces haz algo. Haz un conjuro... Mátame...

-¿Qué? ¿Pero estás loco? No voy a hacer eso.

-Pues busca otra solución.
Ordenó y enseguida noté su cambio. No... No quise hablarte así... Estoy seguro de que podremos cambiar esto...

-No hay nada que cambiar. Tú seguirás siendo un cazador y yo tu presa a la que estarías encantado de coger...

-Se acabó esta conversación.
–Arthur me quitó el móvil de las manos para llevárselo a la oreja. –Mira, niñato, no vuelvas a llamarla ni buscarla ¿me oíste? Y ni se te ocurra acercarte a nosotros.

-¡Arthur!

-¿Qué? Ya me cansé de esta mierda, Lorraine. Tarde o temprano aparecerá por nosotros.

-¿Por qué no escapamos? –Dijo Kashya manifestándose por primera vez. –Podemos mudarnos a...

-¿Y huir? No, no somos unos cobardes.

-Lo hemos hecho otras veces...
–Volvió a murmurar mientras que su hermano la miraba mal.

-Hay un hechizo... –Confesé mirando al suelo.

-¿Qué?

-E-en el libro de mi abuela... Se... Creo que se le puede borrar la memoria...

-¿Y por qué diablos lo dices ahora?

-¡Porque no es fácil, joder! No es fácil. Para realizar ese hechizo se necesitan muchas cosas, entre otras, sangre de un original.

FIRE¡Lee esta historia GRATIS!