Capitulo 13

16 1 0

-¿Al final fuiste a la casa de Keyla? 

-¡Si! Ese bebé me enamoró con solo una mirada... –Nina me miró alzando una ceja. –¿Qué?

-¿Estás enferma? –Fruncí el ceño.

-¿Qué dices? –Aparté su mano en cuanto intentó tocarme.
Claro que no estoy enferma, tonta.

-Como estás diciendo que...

-Hola, Lor. –Dave besó mi mejilla interrumpiendo a Nina.
–¿Os importa que Efrén se siente con nosotros hoy?

-¿Por qué?

-Porque no quiero que lo haga solo, Lory. Por eso.

-A mi no me importa para nada.

-Claro, como antes te sentabas con ellos casi todos los días.

-También son mis amigos.
Respondió encogiéndose de hombros.

-Solo te hiciste amigos de ellos porque te lo encargaron...

-Pero les cogí cariño, Lorraine. –Rodé los ojos viendo como Efrén se acercaba a nuestra mesa. –¡Efrén!

Entusiasmada, Nina se levantó de la mesa para ir corriendo a abrazarlo. El chico, al no esperar tanta emoción, se quedó sorprendido. Típico de Nina...

-Bueno... –Dijo incómodo para separarse de Nina. –Nos vimos ayer, Nina...

-¡Lo sé! –Gritó volviendo a la mesa. Efrén la imitó para sentarse a su lado y mirarme.
Lorraine, ¿verdad?

-Ajá.

-Kely me dijo que pasaste ayer por casa...

-Sí, y déjame decirte que tienes un niño adorable.

-Gracias... –Respondió mientras que Dave me miraba alzando una ceja.

-¿Qué?

-No he dicho nada...

-Pero te siento, idiota...
Murmuré tan bajo como para que solo pudiera oírme Nina. 

-A todo esto, Keyla quiere preparar una cena para esta noche en la que le gustaría que estéis los tres.

-¡Por supuesto!

-¿Una cena para qué?
–Respondí mirando mal a mi amiga.

-No lo sé. Me lo dijo esta mañana y ahora se lo estoy diciendo a ustedes.

-Yo no puedo ir, Efrén. Le prometí a mi hermana que vería esta noche su serie favorita... –Reí por lo bajo al imaginarme la serie que sería.
Discúlpame con Keyla.

-Vale, ¿y tú, Lorraine?

-Mmm... –Realmente tenía pensado pasar esta noche con Arthur en su casa, pero... ¿Pasar el rato viendo a esa criatura hermosa que había cautivado mi corazón? –Por supuesto. Allí estaré.

•••

-Me siento ridícula.

-¿Por qué?

-No lo sé... Creo que ese niño me vuelve más cursi. Ahora estaría yo teniendo una buena ronda de sexo y no aquí...

-¡Lory! –Gritó Nina horrorizada haciéndome rodar los ojos.

FIRE¡Lee esta historia GRATIS!