capitulos del 15 al 23

1 0 0
                                                  

Capítulo 15

Había pasado un mes desde los parciales. Como pronostiqué, fueron un auténtico desastre en general. Muy poca gente consiguió liberar algo y que yo sepa, nadie consiguió aprobar todo. Yo desde luego no aprobé ni una, como ya esperaba. No había estudiado casi nada, no tenía mi mente en el estudio sino en otras cosas. Este mes había decidido preparármelo a conciencia porque sabía que si suspendía no podría volver a tener la beca el año que viene porque a nosotros se nos exige una media de 8 y con asignaturas suspensas, obviamente, era imposible mantenerla. No es justo que se nos haga media con los suspensos pero así lo hacen. Por lo tanto, tenía que estudiar más que nunca en mi vida para sacar todo adelante. La ventaja que tenía haber hecho parciales aunque no los aprobaras es que ya tenías más o menos sabida la mitad de la asignatura, pero claro para eso hay que estudiar. Historia médica estuve a punto de aprobarla, me quedé a dos aciertos pero ya digo, como necesitamos un notable alto de media, mejor ir con todo ahora y sacar nota en diciembre.

Los exámenes no habían empezado aún, estábamos a 2 de diciembre, quedaba una semana de clase y posteriormente comenzarían. Además se añadían los parciales de las asignaturas anuales, con lo cual este mes sería terrorífico hasta que llegaran las vacaciones de navidad. Sí, siguen existiendo. Es de lo poco bueno que nos ha dejado este gobierno. A propósito de esto, no volví a hablar con Marina desde que discutimos el mes anterior. Mejor así, después de lo que me dijo de mi gente sería mejor para mí mantener el menor contacto posible con ella. No sabía si considerar que nuestra relación estaba rota porque no sé hasta que punto había existido. Ella seguía ajena a mí con su novio. Ya llevaban un par de meses juntos, el que más le había durado exceptuando Javi. Sería que le tenía algo de aprecio o que intentaba negarse a sí misma lo que era. Esa relación constituía una burda tapadera. Yo tampoco puedo dar lecciones de moral a nadie porque yo hice lo mismo con Sergio. Aparentemente, nuestra relación se había consolidado, ya llevábamos dos meses saliendo. Él había intentado varias veces ir más allá, en el sentido de mantener relaciones sexuales pero yo no me había atrevido aún. Con Marina me atreví enseguida pero con él era distinto, tan solo le consideraba un buen amigo. Mi mejor amigo aquí dentro.

Las cosas para mis amigos no habían salido mejor durante este tiempo. Ellos también habían suspendido todo y con bastantes malas notas. Estaban muy apenados por ello, pero también entendían que si no se estudiaba era imposible aprobar. Realmente, ninguno de nosotros estudió lo suficiente, mejor dicho apenas lo hicimos. Por eso nos encontrábamos en este punto. A ver como íbamos a sacar ahora todos los exámenes que eran un porrón y tres cuartos. La muerte de Alex nos había afectado terriblemente, no lo íbamos a negar. Sabíamos que era lo que sucedería pero eso no justificaba que no estuviéramos apenados por su pérdida. Era muy querido entre nosotros, sobre todo por David, que era su mejor amigo. Él no había levantado cabeza desde que les conté la noticia. También Pablo estaba destrozado al saber que su amiga finalmente había perecido. También contaba con ello, pero eso no quería decir que no estuviera profundamente deprimido.

Acabábamos de salir de la última clase. El tema que habíamos dado en farmacología era terriblemente difícil. Habíamos empezado con la del sistema nervioso, afortunadamente el profesor nos dijo que no entraba en este examen, sino en mayo. Era un alivio para mí porque no me había enterado absolutamente de nada. Pero cualquiera se puede fiar de un profesor. Mejor estudiarlo por si acaso.

- Madre mía, casi me duermo hoy. Normalmente Farma está divertido, pero hoy ha sido inaguantable—dijo Erika, a la que los bostezos se le habían oído en media clase.

- También tienes que disimular mejor, tía. Que se te nota un montón cuando bostezas—dijo Sergio, en línea con lo que yo pensaba decirle.

- Yo no bostezo chicos.

Visiones desde abajoWhere stories live. Discover now