Parte 5. Condiciones cuasi-experimentales

25 2 4
                                              

Caminaban por una calle estrecha que serpenteaba en el centro histórico de Sevilla, era finales de julio y, a pesar del inmenso calor que hacia durante el día, a primeras horas de la mañana se podía pasear de manera agradable. Saúl miraba la pantalla de su móvil tratando de orientarse, mientras miraba hacia todos lados.

Ciudad de contrastes, inmenso calor por un lado, callejuelas estrechas y frías por otro —Paula señaló hacia arriba—, mira esas macetitas de colores con las flores colgando y el cielo limpio y azul, intentas percibir su olor pero algo te lo impide y cuando miras al suelo ves potas y charcos de pis.
—Bueno, no siempre es así —interrumpió Saul—, esta es una zona de marcha y por la noche, algunos se habrán pasado de la ralla—. Miró un segundo la pantalla de su móvil—. Creo que es aquí delante, señaló una ancha puerta de madera claveteada, junto a la puerta había una placa: "Centro Xanadú". Se acercó y golpeó utilizando un llamador de bronce en forma de mano cerrada que colgaba de una de las hojas de la puerta. Un chirrido de las bisagras anunció su apertura.

Jo, Taylor, ¡qué bien te veo! —Paula lo miraba de arriba a abajo, Taylor tenía recogido el pelo en un moño y su había afeitado, su barba había quedado reducida a una pequeña perilla. Vestía una camiseta naranja y un pantalón de lino marrón claro— se acercó a él y le saludó con dos besos que dejaron dos pequeños rastros de carmín negro en sus mejillas— Estás en forma, y hueles bien.
—¿Cómo, qué insinúas? —Las cejas de Taylor se elevaron.
—No le eches cuenta —medió Saúl— Ya sabes cómo es, el olfato que tiene y todo eso: cuando dice que alguien huele bien es porque no le llega olores de agresividad ni de nerviosismo ni...
—Gracias, Saúl —interrumpió Paula— pero no me hace que vayas por ahí explicándole a nadie como soy, y menos a Taylor. Él ya me conoce—Paula mantenía cruzados los brazos y movía uno de sus pies dando golpecitos sobre el suelo con la suela de sus botas.
—Tranquila, lobita —Taylor había agarrado las manos de ambos— Saúl lo ha hecho con buena intención, creo que sólo pretendía hacerme entender que no te referías a mi pasado, a aquella época en la que caí tan en desgracia que parecía un zombi, incluso en el olor. Ya estoy bien, y muy contento de veros de nuevo —Taylor los rodeó a ambos con sus brazos—. Pasad adentro me estaba preparando para el experimento.

Taylor abrió las hojas de la puerta de par en par, entraron a un vestíbulo en el que había un perchero y un mueble bajo con cubículos, algunos estaban ocupados por zapatos.

—Aquí podéis dejar vuestras cosas si queréis ir más cómodos, y los zapatos, descalzarse es imprescindible.

Taylor se dirigió a un perchero del que agarró una bata blanca que se abrochó con diligencia. Aquella bata le hubiera aportado imagen de profesionalidad científica de no ser porque iba descalzo.

Paula y Saúl se descalzaron intercambiando miradas. Entraron en la sala, estaba enmoquetada. Las paredes, de color anaranjado, estaban adornadas con diferentes telas y tapices con estampados de diversas formas geométricas orientales.

—Me han prestado esta sala, será nuestro laboratorio para el experimento de Visión Remota —dijo Taylor removiendo papeles de una carpeta que había cogido en sus manos.

—Bueno, laboratorio, lo que se dice laboratorio, esto no es... —Saúl señalaba a su alrededor, aquello parecía más una sala de yoga y meditación.

—Tienes razón, Saúl —dijo Taylor—, se trata de una experiencia de Visión Remota, aunque dadas las características de la sala quizá no pueda denominarse a la experiencia como experimento de laboratorio, no utilizaremos por tanto la técnica SVR, es decir "Visión Remota Científica", sino una metodología ecléctica cuasi-experimental.

—¡Para el carro!, doctor Grijander —gritó Saúl alzando las manos—, no me entero de nada.

—Tienes razón, os daré unas leves indicaciones aunque no quiero daros demasiadas ya que confío en la emergencia intuitiva de lo fenomenológico. Bien, empezaré diciendo que estas técnicas ya fueron probadas con eficacia por el ejército y los servicios secretos tanto estadounidenses como rusos durante la guerra fría. De hecho, a día de hoy siguen siendo experimentados por diversas entidades con más o menos nivel de discreción. Se trata, básicamente de fijar un objetivo en la mente y abrirse a la percepción de los estímulos que nos lleguen para pasar después a plasmarlos en dibujos. Esa es la técnica básica y aunque se han desarrollado protocolos metodológicos de cierta magnitud, nos limitaremos a los pasos básicos. En primer lugar es preciso que os relajéis de la manera que mejor os venga, con técnicas de respiración o meditación. Así que sentíos cómodos de sentaos donde queráis y como queráis, eso sí, por separado ya que esta técnica es individual y ese mejor guardar cierta distancia entre los sujetos experimentales, dentro de un rato os indicaré las coordenadas del objetivo a ver qué percibís, luego será el momento de plasmarlo todo en dibujos —Taylor agitó unos papeles que llevaba en la carpeta—. Dado que yo conozco el objetivo de antemano, no soy un sujeto experimental válido, por tanto vosotros seréis los vievers: los encargados de tener la visión; mientras que yo actuaré como tasker: os asignaré el objetivo. ¿Alguna duda?

—Todas, pero creo que no saber demasiado estará bien —dijo Paula sonriendo mientras se estiraba, tumbada en el suelo, utilizaba un cojín para reposar la cabeza y tapaba su cuerpo con una pashmina naranja que había conseguido en el armario de la entrada—. Es verano, pero hace fresco en esta sala.

—Estupendo —prosiguió Taylor—, buscad las condiciones más cómodas para la experiencia, en principio relajaos lo mejor que podáis y luego os pasaré un sobre con las coordenadas del objetivo. Como yo no puedo participar en esto, he pensado que puedo complementar la investigación utilizando un péndulo para añadir datos de radiestesia a este mismo ocaso, no os desvelaré más, tras unas cuantas sesiones uniremos las evidencias e intentaremos sacar algo en claro, ahora, ¡manos a la obra!

Nota: te agradecería una estrellita y un comentario, gracias.

Visión RemotaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora