Parte 3: C15

22 2 0


Paula salió del complejo hospitalario, las pisadas de sus botas Dr. Martens color cereza sonaban fuertes sobre el acerado, mientras la nevera de playa azul se balanceaba al compás del vaivén de su brazo. Se paró un momento y respiró hondo. Parecía buscar algo con la vista, vio la pequeña furgoneta Citroën C15 aparcada en doble fila. Saúl, sentado en el asiento del conductor parecía discutir algo con un individuo delgado y de aspecto descuidado que le hacía indicaciones agitando con una mano una pequeña vara con la que señalaba indicándole que podía aparcar en batería en un lugar que acababa de quedar libre.

Paula se fue aproximando, pero antes de llegar al vehículo husmeó el aire y elevó la mirada, al fondo de la avenida pudo ver un conjunto de contenedores, se aproximó y arrojó dentro la nevera portátil. El azul playero se perdió entre las inmundicias del contenedor de basuras orgánicas. Regresó sobre sus pasos, abrió la portezuela del asiento del acompañante y se sentó cabizbaja.

Saúl agarró su mano y acarició aquellos dedos finos terminados en afiladas uñas pintadas de negro.

--Sé que no debería decirlo, pero, ¡te lo dije! Sabía que esto iba a pasar.

--Sí, tienes toda la razón: ¡no deberías haberlo dicho! --gruñó--, no ayuda nada en este momento. --Paula retiró su mano y la llevó, junto a la otra para frotarse los ojos. Buscó en su bolso de plástico brillante en forma de calavera y sacó una nueva toallita desmaquillante de las que le había entregado su prima Nativel. Con ayuda del espejo retrovisor fue retirando los surcos negros de su cara.

Saúl giró la llave y arrancó el motor.

--Perdona, siento mucho haberlo dicho, ¿qué podemos hacer ahora? --Saúl había vuelto a agarrar una de sus manos, a la que acercó su rostro, dando un ligero beso.

--Vamos con Taylor --Paula arrugó la toallita usada y la depositó sobre el salpicadero de aquel viejo vehículo--. Hay que reconducir la investigación. La verdad es que la Visión Remota nos llevó a un buen comienzo, pero ahora estamos en un callejón sin salida.

--Visión remota, ¡otra locura del Dr. Taylor!

Nota: te agradecería una estrellita y un comentario, gracias.

Visión RemotaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora