AL FINAL DE MIS DÍAS

550 8 0

Ideas por millones tengo. Pensamientos fluyen a través de incontables versos quizà tratando de errar en su propio concepto.

Mi pasión forma un ismo de incalculables anhelos, serindipias y amores sempiternos.
Qué soy?

A caso los efluvios matutinos y el bello retumbar de los diritambos me guían por estrechos pasajes de ilusiones?

Soy un poeta soñador, de inexpugnable corazón, de amoríos superficiales y de superfluos accionares.

Como todos en la vida, hallar en medio de tristezas y agonías, una razón quiero para vivirla.

La parafernalia de la vida en galimatías me ha correspondido, pues mi megalomaniaco estilo de vida, propala desconcertada que el fin de mis días pronto llegaría.

No me inmuté, mucho menos me despabilè pues con dignidad integérrima viví, y de nada me he de arrepentir.

Llamame iluso taciturno, hasta nefelibato melifluo, el nombre es lo de menos, solo pienso y represento a aquellos cobardes que luchan por sus sueños.

Consciente estoy que el mundo contemporàneo vitupera mi forma de pensar. Y que màs da, que importa lo que piensen los demàs, pues en atàvicos tiempos hicieron algo similar, y nada impedirà que mil batallas màs pueda luchar, pues la catarsis de mi ser en ferréa y valiente bestia ahora se convierte.

Al final de mi vida me gustaría estar sentado en un enorme sillón rojo, escribiendo mis memorias, escuchando el dulce crepitar de la leña contra el fuego, sonriendo entre pensamientos, extrañando viejos momentos.

 30 POEMAS DE AMOR.¡Lee esta historia GRATIS!