LASCIVIDAD.

623 11 0

Mil cuerpos en mi insulsa vida recorrí.
En vano traté de encontrar en ellos algo de tí.

Cuerpos ardían en pasión, y pese a ello, el hielo de mi corazón jamàs se derritió.

Besos iban, besos llegaban, y aseguro que ninguno de ellos, tiene ese sabor a miel de los tuyos.

Poco a poco, mi alma se fue secando, día tras día, se convertía en un espectro detràs de las cortinas.

Al sumergirme por completo en los placeres triviales de la vida, me dí cuenta de que mi alma ya no me pertenecía.

Aquella alma alegre y pura, se hallaba a oscuras en un mar de dudas.

No sè si la recuperaré, si volveré a mis días de antaño, pues ahora que lo lascivo dejé, me encuentro divagando entre lo que fue y jamàs volverà a ser.

 30 POEMAS DE AMOR.¡Lee esta historia GRATIS!