l

3.2K 370 10
                                    

—¿Mhm, qué pasa hyung?— Respondió con temor asomando sus pequeños ojos.

—¿Por qué no terminaste lo que iniciaste?— Coló su mano debajo de las cobijas tomando la muñeca derecha de Felix jalandola en dirección suya para atraer aún más al menor. —Anda bésame de nuevo pero esta vez que dure más— Susurró contra los labios ajenos esperanzado a que Felix aceptase.

El rubio solo tragó vergonzoso perdiéndose en los preciosos ojos gatunos de MinHo, era su oportunidad; tenía autorización de besar a su complicado hyung, qué más podía pedir.

Sin pensarlo dos veces el pecoso llevó su mano a la nuca del contrario besandole con timidez, enredando sus dedos en el sedoso cabello anaranjado con los nudos creados deshaciéndose fácilmente al retirarlos de ahí. Los belfos de ambos encajaban a la medida; mientras transcurrían los minutos el beso iba en aumento, más intenso.

—Mgh, me gustas mucho— Habló el pelinaranja entre besos para después atrapar el inferior del australiano entre dientes y tirar de el ligera y sensualmente.

Cuando su belfo rojizo fue liberado pudo sonreír. —Lo conseguí, estoy orgulloso de mí— Comentó alegre fingiendo voz dulce.

Felix sin creersela imitó el movimiento de la boca ajena, mordió el labio de MinHo con lentitud provocando que este liberara un gemido que a ambos les hizo alterar; el australiano introdujo su lengua en la cavidad del contrario siendo dominado al segundo. —Que rico sabes Minnie-hyung. — murmuró dejando que el mayor jugara con su músculo húmedo.

yellow > minlixDonde viven las historias. Descúbrelo ahora