l

3.5K 394 21
                                    

—Seung... ¿dormimos juntos?— HyunJin abrazó al mencionado por detrás, recargando su barbilla en el hombro del mismo.

—Ya que lo pides así, solo no seas muy empalagoso.— El otro sonrió victorioso llevando de un jalón a SeungMin a su habitación dejando a MinHo, Felix, ChangBin y JeongIn en la cocina.

—Felix durmamos juntos también— Habló el pelinaranja.

—¿Qué?—

—De qué o qué— Soltó el mayor observando a ChangBin confuso mientras tomaba de su chocolatada.

—¿Felix y tú? ¿No es eso muy raro?— Dijo el menor de todos, para JeongIn era muy difícil creer que a MinHo le agradara lo dulce que podía llegar a ser Felix durante la noche, todos saben cómo es el pecoso mientras duerme en compañía de otro y sobre todo en la misma cama.

—Buenas noches chicos, mañana despierten a las 7 tenemos presentación— Anunció BangChan apagando las luces de la sala de estar en el departamento que compartía con los demás.

—No creo que sea raro, me gusta estar con Yongbokie.— Confesó el mayor despidiéndose amablemente para llevar consigo a Felix.

—¿En camas separadas? yo pido esta— Señaló la cama de SeungMin sentándose en ella.

—No, no, ven dormirás conmigo.— El mayor sin más se acostó en la cama jadeando debido a la gran comodidad que esta le brindaba a su cuerpo.

El rubio se dedicó a verle sin despegar ni un segundo su vista del foráneo esperando a que dejase de moverse bajo las cobijas.

—Que lindo eres hyung— Admitió subiéndose con delicadeza al regazo del chico sin previo aviso le abrazo cariñoso frotando su mejilla contra el pecho del pelinaranja.

La atención de MinHo estaba totalmente perdida en las acciones, gestos, palabras y demás del presente, como un gatito curioso. En eso Felix quiso estirarse un poco levantando su rostro tenía una pequeña obsesión con el resguardarse entre el hombro y cuello del pelinaranja.

—¿Hyung? que cutis tan perfecto tienes que envidia— Ganándose una carcajada proveniente del cuerpo bajo suyo, este tímidamente esbozó una sonrisa besando con lentitud el cuello del piel blanca.

El ajeno solo quedó callado al sentir los labios espojosos marcando su piel, cerró los ojos con tranquilidad disfrutando el tacto que tenían entre sí al mismo tiempo escuchando los chasquidos que el australiano creaba.

Fue donde rodó quedando a su lado escondiéndose bajo las sábanas de todas formas arrimandose al brazo de Lee Know.

—Felix mírame.— Ordenó.

yellow > minlixDonde viven las historias. Descúbrelo ahora