e

3.9K 440 15
                                    

—¿Hyung?— Inclinó su cuello hacía atrás viendo a Lee Know quien se encontraba a lado suyo, Felix usaba como almohada sus muslos.

—Mhm...— Respondió sin verle.

—¿Mi suéter dónde quedó?—

—Ouh, se me olvidó esperemos que no te lo roben. — Contesto burlón.

—Acompáñame por el...— Pidió formando un pucherito con sus labios rosados. —Vamos tú me lo quitaste ahora tú me lo pones. — Exigió sentándose en el sofá donde ambos descansaban.

—Qué pereza Felix, prefiero besar a  SeungMin—

Pero aún así el chico fue arrastrado al lugar dónde se encontraba la prenda de Felix. El rubio la tomó y estiró a las manos de MinHo quien tenía su ceño fruncido desde hace rato.

—¿Qué quieres que me lo ponga o...?— Cuestionó serio con un Felix también igualmente serio.

—Pónmelo a mí hyung, me duché y ahora tengo frío. — Alzó sus brazos en espera de que MinHo cumpliera su petición.

—Pero el suéter está sucio...—

El contrario acercó este a su rostro olfateando y negó, seguía oliendo a reconfortante suavizante.

El mayor bufó con fastidio enrollando el suéter amarillo queriendo acabar con eso de una vez por todas; lo pasó por la cabellera rubia del menor quien muy inteligentemente aprovechó para despositarle un pequeño beso en la punta de la nariz del presente. MinHo se detuvo un rato después de asimilar lo que había pasado, sin más siguió por guardar los brazos del chico en la lana cargando a Felix tan pronto que le asustó y al mismo regresando el beso a la pequeña y fina nariz del pecoso.

—Pero...—

—Qué lindo suéter amarillo, te ves más pequeño de lo que ya eres. — Ladeó su rostro de manera atractiva.

Felix escondió su rostro en el cuello de su hyung riendo bajito. —Sé que te gusta por eso lo usaré hasta que sea viejo y compre otro. — Murmuró besando de nuevo al mayor pero esta vez en la piel de su cuello.

Minho sonrió ante tales palabras y tal acto que, se aferró al cuerpo delgado del menor para besar sus labios con dulzura. Ambos acoplandose de la mejor manera, tanto que Felix llegó a soltar un pequeño jadeo al sentir los dedos de su mayor marcarle las pequeñas caderas que era afortunado de poseer.

—Mgh...— Alejándose despacio porque extrañamente su labio inferior había sido reprendido por los dientes de Minho.

—Wow Felix, eres tan lindo. — Confesó viendo los lindos labios gruesos del rubio.

yellow > minlixDonde viven las historias. Descúbrelo ahora