CAPÍTULO 57

298 31 5

Después de la "cena" que en realidad terminamos varados en el mismo carrito de comidas de la otra vez de Bembe, conversamos de todos como cualquier amigo, también en el pro y en contra de la situación los cambios que habrá a partir de nuestra boda.

La semana transcurrió, contándoles a las chicas si querían ser mis damas el día de la ceremonia cosa que gritaron un "SI", al mismo momento me arrepentí me arrastraron buscando los vestido y yo que "amo las compras" pasamos todo el día hasta encontrar lo que me gustaran o mejor dicho que les gustaran. Eligieron uno beige corte en V dejando a la vista un poco de su busto, atrás descotado con una abertura en la pierna izquierda.

Compramos los zapatos color palo rosa altos, luego nos dirigimos hacia otro lugar donde vendían vestidos de fiestas para la cena de ensayo, ellas más emocionada que la propia novia comenzaron a buscar por todo los lados y eso que solo eran tres.

Erika, Natalia, y Gabriela, se probaron cada uno de los vestidos que le gustaron, media hora después de una tortura en decidir "me gusta" "no me veo muy gorda" "mira se ven unos brazotes" "mira, mis piernas se ven muy delgadas" decidieron al fin unos lindos y largos vestidos de pedrería casi iguales.

Flashback de unas horas antes

Desde la mañana del sábado, una semana antes de la boda, la casa de Azael "que recién esta mañana la conozco"- pero según yo ya la conocía desde hace tiempo- estaba siendo decorada para la cena de esta noche, con flores blancas, rosas por todo lado, camino hacia la sala buscando un vaso con agua. Busco por cajo un vaso pero soy sorprendida por la amargada ama de llave. Aquí no existe una nana muy amable que al final se llevan de maravilla no, damas y caballeros esto es la vida real señores, es más amargada que el propio jefe.

- ¿Señorita busca algo? - dice la ama de llaves Kathy según como la llamo mariana.

- Un vaso, pero todo esta tan ordenado que no sé dónde están todas las cosas.

- Por eso me tiene a mi señora - camina hacia los cajones del extremo posterior de donde me encuentro saca un vaso de vidrio entregándomelo

- Pero no sería justo que cuando quiera agua o alguna cosa, te esté levantando en tu hora de descanso

- Disponible 24/7 señorita - se cruza de manos, camina hacia la refrigeradora sacando una jarra de agua y la vierte en el vaso.

- Gracias - susurro caminando hacia el enorme jardín de la casa de Azael, me arrimo a la pared viendo como los trabajadores hacen lo suyo.

- Te gusta la decoración - dice Aurora haciéndome brincar del susto.

- Carajo - susurro - Aurora me has hecho asustar, si es muy lindo pero no es muy..... - trueno los dedos buscando la palabra correcta

- Glamuroso - me ayuda

- exacto para una cena con gente que la mayoría no conozco - la miro suspirando

- Ya es hora que comiences a decirme abuela - me mira seria - por otro lado la familia Britt siempre se desempeña por las glamurosas fiestas cariño, acostúmbrate

- Tocará - le sonrió - auro... abuela.. tú.. no has dicho que.. yo.. me... - hago señas tratando de explicarme

- De que eres una divorciada por maltrato psicológico y físico, no cariño mío eso no me pertenece hablar, eso te toca a ti.

- Gracias - le sonrió

- No esperes tanto, que no siempre cuando le cuenta una tercera persona es la verdad a pie de la letra, como suceden las cosas - me guiña un ojo.

Fin del flashback

Volviendo al presente, me quedo embobada en el espejo una vez más por el hermoso y elegante vestido de ensayo que cargo puesto, es blanco de cuello de tortuga corto hasta la mitad del muslo de allí una tela transparente lo acompaña con apliques, descotado hasta mi cintura los mismos apliques, me habían hecho un recogido dándole un toque más chic, un maquillaje a lo más natural y una que otras joyas de mariana.

Tocan la puerta de la habitación de invitados, que es todo lo contrario parece que alguien en verdad duerme en este lugar, Lisbeth y las chicas se encuentran abajo, mientras que Azael está en medio de la puerta observándome lo miro por el espejo, le sonrió me giro.

- Me veo bien - hago una mueca insegura.

- Te ves hermosa - le sonrió.

- Gracias, estaba en duda sabes - hablo mientras camino hacia el dejándome aún más embobada con su riquísimo aroma de siempre, se vea demasiado guapo, con el traje azul a la medida con una corbata fina del mismo color, camisa blanca y zapatos casuales.

- No deberías, ni yo lo hubiera escogido - habla sin quitarme la miranda de encima - te vez perfecta.

- Eso quiere decir que aceptas que tengo buen gusto - lo molesto

- No siempre, pero esta vez has acertado - lo miro sorprendida - me visto mal entonces

- Por tiempo - habla riendo - vamos, nos esperan abajo - entrelazo mi mano con su ante brazo - también te quería comunicar que Velazco será el padrino de la boda, si es que no te molesta claro.

- Sabe sobre esto - lo miro asombrada

- Para nada, aunque no se lo cree del todo

- Azael Britt ha sido atrapado por su asesora de contratos - rio

- Más o menos - dice terminando de bajar las escaleras - ¿lista? - miramos desde al fondo

- ¿Qué más da? - caminamos por el pasillo que va hacia el jardín.

- Buenas noches damas y caballeros, con ustedes a los futuros esposos, Azael Britt y Janine Dávila - aplausos cenan, Azael no me suelta durante todo el proceso a el escenario recién construido. La señorita le entrega el micrófono a Andriel como llegamos junto a su familia que nos miran con una sonrisa.

- Que gusto, que todos ustedes estén con nosotros celebrando esta pequeña reunión de ensayo de mi hijo y mi querida nuera - habla mirándonos, le doy una sonrisa forzada - disfruten y que vivan los futuros novios - aplausos, la familia nos viene a felicitar y cuando pensaba que la incomodidad había acabado mi querida amiga "entiendan el sarcasmo" carolina camina vestida semi puta, para que se lo imaginen de solo verla se me revuelve el estómago.

- Si aplaudan por los novios, no se ve bellísima, les deseo lo mejor de todo corazón, sé que ustedes piensan que como fue ex de Azael no iba a estar invitada, pero estaban equivocados, somos grandes amigos, hasta seré la dama de honor - terminando, dejándonos con la boca abierta.

- Si aplaudan por los novios, no se ve bellísima, les deseo lo mejor de todo corazón, sé que ustedes piensan que como fue ex de Azael no iba a estar invitada, pero estaban equivocados, somos grandes amigos, hasta seré la dama de honor - terminando...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Sálvame #wattys2019¡Lee esta historia GRATIS!