Capitulo 15: besame

1.4K 74 4

—Tampoco tienes que ser tan sarcástico Bieber. —Murmuró molesta. —Era solo una broma. 

—Ya, no peleemos por favor. —Pidió. Miley asintió. —¿Quieres algo para beber? —Preguntó dulce.

—No gracias…—Miley observó el lugar. 

—Quedate acá, vengo enseguida. —Dijo Justin y en cuestión de segundos estaba perdido entre la gente.

Miley se sentó en uno de los pequeños sillones que se encontraban allí, el lugar estaba repleto de personas, algunos bailando, otros besándose, otros tocándose, y así. Por todos lados. La música estaba demasiado fuerte para el gustó de Miley. Definitivamente las fiestas, no eran lo suyo. Prefería un buen libro y un pote de helado, antes que salir a bailar o ir a fiestas. 
Sé paro para avisarle a Justin que se iría en taxi. Comenzó a caminar entre el montón, pero al ser tantas personas juntas, Miley recibía algunos empujones o codazos que dicho sea no eran a propósito. No podía pasar por ahí ya que su panza recibiría muchos golpes y eso es lo que Miley menos quería. Se volvió a sentar esperando a Justin. 

Paso media hora. Justin no aparecía y Miley ya estaba harta de estar allí haciendo nada, soportando que todos lo miren de manera rara no solo porque estaba embarazada, si no porque estaba allí sentada sin mover ningún musculo.

—¿Miley? —Matt apareció frente a ella.

—Matt. —Sonrió ella. —¿Viste a Justin? —Preguntó nerviosa.

—¿Justin? Creo que está en una de las habitaciones de arriba con una tal Julieta. —Contó, miley se sorprendió. 

—¿Enserió? —Definitivamente no lo podía creer. —Ehm, creo que ya me voy. —Dijo incomoda.

—¿Ya? ¿tan temprano? 

—Si… estoy algo cansada. —Mintió. 

—¿No quieres quedarte un rato más? —Preguntó sonriendo. —Vamos arriba… —tomo la mano de ella y casi la arrastro por las escaleras para poder subir. Una vez arriba entraron a una de las tantas habitaciones.

—Matt quiero irme. —Volvió a pedir. Él cerro la puerta, Miley se tensó.

—No… quédate un rato más linda…—Se acercó a ella.
—Por favor me tengo que ir, no me ciento bien…—Y no mentía, se sentía mal. Comenzó a temblar, tenía miedo.

—No te preocupes que no voy a hacerte nada malo. —Bromeó. Y se acercó más.

—No te acerques más, porque gritaré. —Advirtió. Él no hizo caso, entonces no le quedo otra que gritar. —¡AYUDAAAAAAAAAA! —Lo hizo con todas sus fuerzas, el tapo su boca con la mano.

—Cierra la boca! —Gritó enfadado.

Miley estaba al borde de las lágrimas, no paraba de sudar. No quería que vuelva a pasar lo de noches anteriores, o sea tener otra perdida. 

—Por favor, no hagas nada…estoy embarazada.

En ese momento se escucharon tres golpes secos en la puerta, matt maldecía en voz baja.

—Quedate quieta. —Amenazó.

Se parto para abrir la puerta. —¿Miley? —Preguntó Justin sorprendido. 

—Ayudame. —Susurró ya con las mejillas empapadas.

—¿Qué le estas haciendo Matt? —Preguntó enojado. —Vamos Miley. —Lo empujo a un costado. Miley no dijo nada, se paro rápidamente y camino hasta la puerta. Bajo las escaleras sin esperar a Justin y salió de la casa. 

Miley salió de la casa, se sentía pésimo. Justin fue detrás de ella, la persiguió. Ambos subieron al auto sin decir ninguna palabra. Por una parte Justin se sentía culpable, y estaba bien, ya que era su culpa por haberla llevado a una fiesta donde no conoce a nadie más que no sea el mientras él esta con Julieta en una de las habitaciones haciendo quien sabe qué. Y por otro lado Miley se sentía una inútil, que no puede defenderse sola y necesita ayuda de los demás. 

—Perdón. —Susurró Justin después de cinco minutos de haber entrado al auto. Miley no dijo nada, ya que no sabía que decir. —Lo siento Miley enserió lo siento. —Se sentía una mierda.

—No pasa nada Justin…—Habló bajo también. Como si no quisieran que nadie escuchara, aunque ambos sabían, que estaban solos. 

Él silenció volvió nuevamente, ambos odiaban eso, pero no tenían nada para decir que pueda romperlo. 

—Me prometiste que lo de Julieta había terminado. —Reclamó ella. 

Justin no respondió, ¿Cómo lo sabía? Además, era raro que le importe más eso, que haber estado al borde de ser ‘Violada’ por el primo de su ‘Amigo’.

—Lo siento. —Volvió a decir. —No sé que me paso… —Él auto poco a poco fue frenando. —¿Qué mier’da paso? —Preguntó enojado intentando arrancar el auto nuevamente. 

—Decime que va a arrancar. —Dijo asustada, y como para no estarlo. Sé encontraban en medio de la noche en plena carretera.

—Tranquila, lo que menos quiero es que te pongas nerviosa, y le pase algo al bebe. —Él también estaba asustado. Intento un par de veces más pero no había caso. No arrancaba.

—Tengo miedo Justin…—Dijo temblorosa acurrucándose en su asiento.

—No te preocupes…—Salió del auto. —Veré que paso…—Cerró la puerta. Revisó el auto y maldeció. —Carajo. —Se quejó.

—¿Qué paso Justin? —Preguntó aun más asustada. Abrió la puerta del auto para salir también, no se dio cuenta que había una roca allí y tropezó. Pero por suerte Justin la logró sostener antes de que callera al suelo. —Lo siento, soy medio torpe. —Rio nerviosa ante la incomoda situación. 

—Podes caerte todas las veces que quieras, que voy a estar ahí para sostenerte. —Sonrió, Miley sonrojó al instante. Sé paro bien y sonrió agradecida. 

—¿Q…qué…qué paso? —Tartamudeó.

—Sé pinchó un neumático. —Hizo una mueca de terror, eso no ayudaba en nada.

—¿Qué vamos a hacer Justin? ¡Por dios santo! Moriremos aquí, sabes quiero tener a mi bebe… alguien que nos ayude por favor, no quiero morir, sé que cometí muchos errores en mi vida, pero aun no quiero morir…—Hablaba rápido sin respirar.

—¡Ya deja de decir incoherencias! —Gritó Justin. Miley tomo aire y volvió a entrar al auto, pero en la parte trasera. —¿Qué haces? —Preguntó confundido, Miley lo ignoro. 

Justin entró también al auto, se sentó junto a ella y la miró, Miley no decía nada, no movía ni un musculo, y estaba enojada, era obvio.

—No te enojes por favor Miley —Rogó. Miley no dijo nada. Justin tomo aire y continuó. —Perdóname… perdóname por haberte llevado a esa fiesta, por haberte dejado sola, por haber dejado que mi primo te acosé de esa manera. Te juro que esto no quedara así con él, ya verá. Perdóname por haberte gritado hace un rato, perdóname también por habernos perdido aquí. —Tomo aire y se tiró en el asiento, frustrado. —Perdóname por haber llegado para arruinar tu vida. —Finalizo.

—No digas eso idiota. —Sé enojo, solo por lo último que dijo. —No tienes que pedir perdón por nada Justin…—Se acercó un poco más a él. —Solo cállate y abrázame. —Pidió.

Justin no entendía porque se comportaba así. Gracias a él casi la violan y ahora estaban perdidos en medió de la carretera, solo por su culpa, y ella quería que lo abrazara. Y así lo hizo. La miró tierno y se acercó más para unirse en un cálido abrazo, que era, lo que ambos necesitaban en ese momento.

Tenía unas inmensas ganas de besarla, como aquel día en la cocina. Quería besarla, sentir sus labios presionando con los suyos. Probar esos tan deseables labios. Y eso haría.

—Déjame besarte Miley...—Susurró en su oído. 

—Bésame Justin…—Susurró igual avergonzada. Ella también quería saciar el deseo de probar los labios de su ‘amigo’. 

Los labios de Justin se apoyaron sobre los de Miley con dulzura y suavidad. Ambos cerraron los ojos por inercia. Sé alejo para mirarla a los ojos y ver si ella también quería hacerlo. Sonrió de costado al darse cuenta que estaba por besarla, al fin la besaría. Se acercó nuevamente a su boca. Acarició su mejilla y agarró suavemente su cuello. Miley no aguantaba más. Ella dio el último paso que hizo que se junten en un beso. Él beso tan deseado por ambos.

se besaron se besaron ah *-* bueno aqui ay otro capitulo pero no se, no estoy inspirada :c no me salen ideas :c

Hasta que llegaste tú (Miley Cyrus & Justin Bieber) ©¡Lee esta historia GRATIS!