41

47.6K 4.9K 525
                                    

Cerró los ojos cuando llegó a su cuarto y se lanzó a la cama. ¿Qué había sucedido? Había besado a Gastón y luego había decidido irse, quizás por los nervios de verlo luego de eso. Su rostro lo tenía tan rojo que no quería que él pudiese notarlo, era tan extraño para ella porque nunca había sentido eso por un chico.

¿Qué era para ella ese sentimiento?

¿Era amor?

¿No era muy pronto?

Lo quería, no tenía duda, pero ¿era amor?

Que difícil era poder saberlo. Se había dicho a sí misma que tenía que tenerlo claro si eso llegaba a suceder. no quería ser igual que en las películas, no quería estropearlo.

Su teléfono sonó y ella lo revisó:

Gastón_7:03pm:

¿Llegaste a casa bien?

Se llevó el teléfono a su pecho. ¿Cómo no enamorarse si él tenía esos pequeños gestos sólo por ella?

Keyla_7:03pm:

Sí, estoy en casa

Gastón_7:03pm:

Que bueno

Gastón_7:04pm:

Me gustó verte hoy

Gastón_7:04pm:

¿Quieres salir mañana?

Keyla_7:04pm:

A mí también me gustó

Keyla_7:05pm:

Sí, ¿después de clases?

Gastón_7:05pm:

Sí, no tengo prácticas, así que soy todo tuyo

¿Cómo se atrevía a decirle esas palabras? La había puesto nerviosa y él ni siquiera se encontraba ahí.

Escuchó a su papá llegar y se levantó de la cama. Salió de su habitación y lo vio colocando sus cosas en el perchero de la entrada.

—¿Cómo te fue hoy?—le preguntó llegando a él, su papá la saludó con un beso en la cabeza.

—Estuvo bien.

—Hoy llegaste más tarde, ¿estabas con alguien?

Su papá se rio.

—¿Por qué piensas eso?

—Porque siempre llegas a las cinco y veinte a la casa—su papá la miró sorprendido, no se había percatado de la rutina que llevaba.

Caminó hacia la cocina y Keyla lo siguió.

—Me invitaron a tomar un café—le dijo—, no estoy saliendo con alguien.

—Oh, ¿te gusta?

—Estás muy interesada en esto.

—Es así, ¿no?—Keyla sonrió al ver que su papá no contestó.

—¿Cómo te fue a ti con Gastón?—esta vez sonrió su padre al verla con las mejillas sonrojadas, sabía que había sucedido algo por la manera en que ella había reaccionado.

Keyla se sentó en la mesa que estaba dentro de la cocina. Su papá la miró esperando a que ella hablase, se le notaba que quería conversar.

—¿Me prometes que no te molestarás con él?

Lo Que Quieren Los ChicosDonde viven las historias. Descúbrelo ahora