13

2.5K 181 7

-Entonces -dijo Magnus-¿No vas a luchar por él?

-No tiene caso, es inútil, quiero decir, él no quiere estar conmigo y no voy a hacerlo cambiar de opinión, pero no dejaré a esa perra ahí afuera.

-Suenas como una celosa mentirosa.

-Y lo soy.

Jessica abrió la parte delantera del coche que habían "tomado prestado" y sacó unas fotos de ahí, luego la cerró de golpe. Chris arrebató las fotos de su mano, y se dio cuenta que eran de su padre.

-¿Para qué las tienes? ¿Y por qué están aquí?

-Porque, Magnus puede saber de algún otro subterráneo al que podamos entrevistar, las puse antes de salir.

-La Reina Seelie es una gran opción -Jessica negó rápidamente-. Claro, que no lo es si tienen miedo.

-No es miedo, es respeto.

-Lo que sea -dijo Magnus-. Es mi única opción.

-Creo que seguiremos sin saber nada -dijo Chris.

Jessica miró a su alrededor buscando alguna cafetería para quitarse el hambre, y se bajó del coche, dirigiéndose al lugar, ordenó un café y se sentó a esperar.

Marcó el número de Izzy y nadie respondió, el número de Jace, y tampoco respondió, y Clary, tampoco respondía. Jessica soltó un suspiro y bebió un trago de la caliente bebida.

-¿Un lugar mundano? -preguntó Chris sentándose junto a su hermana.

-Sí, quiero alejarme de nuestro estúpido mundo, por lo menos, mientras tomo café.

-Estos lugares son, muy modernos -dijo Magnus con detenimiento-. Nada como hace cien años, lo retro es mejor.

-¿Y cuántos años tienes? -preguntó Jessica con recriminación.

-¿Algo que ordenar? -Magnus no pudo contestar porque la mesera llegó, una castaña alta con actitud de esas que ponen sus números en los baños de los bares.

-Un expresso -dijo Magnus pasando la mirada en el que atendía la barra.

-Un latte -dijo Chris, la mesera le guiño un ojo y se fue-. Son más fáciles que las hadas en los bares -dijo cerrando los ojos.

-Con la diferencia que, las hadas son realmente hermosas.

El teléfono de Magnus empezó a sonar, el brujo dio una pequeña sonrisa burlona y presionó el botón para contestar.

-Alexander -dijo Magnus con un tono alegre, la sonrisa de Jessica desapareció.

-¿Qué quiere ahora? -susurró Jessica, Magnus se levantó para contestar.

-¿Podrías calmarte? -preguntó Chris-. Sé que te gusta Alec, pero te alteras mucho cuando escuchas su nombre.

-Lo siento -Jessica bajó la mirada-. Pero no puedo evitarlo.

-¿Lo quieres?

-Lamentablemente sí, es solo que...

-Chicos, volvamos a mi departamento, necesito atender a Alec -Magnus apareció asustando a ambos.

Dangerous | Alec Lightwood ➰ (Editando)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora