53

322 32 0
                                    


fue todo tan lento, despertamos temprano, lo llevé a la ducha, nos bañamos lentamente y juntos, sus dedos dentro de mi cabello, creando espuma a causa del champú, mis manos por todo su cuerpo, enjabonando cada parte, tomándome todo el tiempo del mundo, disfrutando cada momento con el así, tranquilos, sin llantos, sin gritos, sin golpes, sin drogas. Sólo amándonos y cuidando del otro. 

Luego él me besó.

Y yo me volví loco.

Luke causaba cosas que nunca sentí por nadie. Lo sostuve fuerte de la cintura, disfrutándolo, disfrutando el suave roce de sus labios con los míos. Con ese gusto a miel que siempre tenía. Al cual me hice adicto. Así que follamos, lento, suave. No bruto ni dominante. Tomándolo todo con calma.

Luego lo saqué de la bañera, lo sequé como él hizo conmigo. Lo llevé a la cama desnudo, para hacer el amor con el amor de mi vida nuevamente, pero como se debe.

Después de esa tarde lo único que recuerdo es haberme despertado, ya que había terminado cansado. Y encontrando a mi novio, a luke, con el cuaderno en donde yo escribía cuánto lo amaba. Cuánto lo necesitaba, y todo lo que hice por él. Lo único que salió de mis labios fue un suspiro con su nombre, él me miró con los ojos llenos de lágrimas que sabía que no iba a derramar. Con el rostro desfigurado, demostrando tristeza.

Me abrazó, y yo lo abracé a él. 

-Michael 

Honey ||mukeDonde viven las historias. Descúbrelo ahora