50

400 45 1
                                    

siempre escuché que el amor mata, que el amor, detrás de toda esa apariencia de la mejor experiencia del mundo, de ese cariño, de las alegrías, se esconde el sentimiento más fuerte y más doloroso que una persona puede sentir. Y es que en verdad el amor mata, aunque se puede interpretar de diferentes maneras, uno puede morir de amor, o puede matar a alguien por amor. 

 Y es que Michael eligió las dos, porque lo mató por dentro, el amor le hizo hacer cosas que él nunca pensaría que podría haber hecho, como matar a uno de sus mejores amigos, o personas que sólo querían lo mejor para él. O al propio Luke. Porque lentamente lo estaba matando por dentro, y las peleas constantes de celos, las discusiones que llegaban a romper cada parte de los dos, las preocupaciones, las drogas, el alcohol, todo les afectaba.

 Tampoco es que Michael tiene toda la culpa, él no eligió haber tenido una infancia llena de golpes, muertes, violaciones, abandonos. Pero se convirtió en todo eso que él aborrecía de pequeño. Se estaba convirtiendo en su padre y no se daba cuenta. 

 Toda historia de amor tiene su parte dolorosa, a michael y a luke, les tocó un 80% sufrimiento y un 20% amor. Y aunque ese 20% sea tan poco, lo aprovechaban al máximo, amándose dolorosamente, sufriendo por la persona que más amaban, pero en fin, amando.

Honey ||mukeDonde viven las historias. Descúbrelo ahora