Heridas Cap 18

13 1 0

Pase mi mano sobre mi herida y sentí la cicatriz y algo mas, -siento que tengo algo acá que es-le pregunte a jack, que sin pensar tomo mi mentón y acerco su cara, paro el pulgar suavemente sobre mi mejilla y sentí un cosquilleo, note como se ruborizaban mis mejillas con su contacto y su acercamiento, el también se dio cuenta y sonrió mirándome y se alejo también ruborizado-no tenes nada, solo que aun no vuelve la sensibilidad del todo-dijo guardando las cosas en el botiquín.

Sentía las mejillas calientes y aun mas en la de la herida ya cicatrizada,-tenes un espejo?-le pregunte tocando delicadamente a lo largo de la cicatriz. Si-dijo parándose, tiro el algodón en un pequeño cesto de basura en la habitación y dejo el botiquín encima del escritorio, abrió el cajón del mismo y saco un espejo pequeño y redondo con un borde metálico muy fino, me lo dio y me observe, mi humor decayó y mi autoestima también, de si mi cuerpo ya tenia cicatrices pequeñas pero esta es muchísimo peor, y encima esta en el rostro, cuando porfin me estaba comenzando a sentir bien conmigo misma pasa esto, mi frustración fue demasiada y sin querer comenzaron a caerme lagrimas.

jack se dio cuenta enseguida y se sento el lado mio, con cara de preocupación-hey tranquila, que te pasa me dijo-con voz dulce,-soy horrenda-dije entre sollozos-siempre lo fui y ahora es peor, mi mama tenia razon soy muy fea-dije con la voz quebrada, ya no veia a jack de la cantidad de lagrimas en mis ojos, solo veia una figura borrosa que de repente se acerco, el abrazo mas cálido y cariñoso que nadie me dio nunca-no digas eso-me dijo con voz tranquila- se alejo un poco y puso su mano al costado de mi cara y me dijo-no sos fea, y no dejes que nadie te lo diga, esta cicatriz no cambia que eres una mujer muy hermosa para mi-con esta ultima frase mis ojos al fin lo enfocaron y parecía como si estuviera a punto de llorar también, me dio gracia la empatia que podemos llegar a sentir por el otro-no llores vos también tonto-le dije entre risa y llanto, respire hondo y le dije-gracias, sos la única persona que me entiende sin que se lo diga, me alegre mucho que estés a mi lado- a mi también-dijo sonriendo, pero su linda sonrisa fue interrumpida por un rugido de estomago,-okey...vamos a comer-dijo intentando hacerse el gracioso, lo cual resulto porque mis lagrimas fueron remplazadas por una carcajada. 

Bajamos las escaleras y esquivamos los bolsos y mochilas en el suelo, tome una de las mochilas y la lleve al comedor, después de hacer una comida rápida, salchichas con puré instantáneo, saque los papeles de dentro de la mochila, y empece a revisar uno a uno.

Bueno aca estan todos, ya me puedo cambiar de escuela tranquilamente y como soy mi propia tutora menos problemas aun-dije ordenando todos los papeles, ahora falta ordenar todo eso-señalando a los bolsos de atras. Mejor eso dejemoslo para mañana-dijo terminando de comer.

Aprovechamos el dia para jugar videojuegos y mirar vídeos, como hace tanto que no tocaba mi violín, lo saque de la mochila y me puse a afinarlo un poco.

Jack dijo que iba  a hacer lo mismo y saco la sabana gigante de encima del mueble y ahí estaba un hermoso piano de cola, en el medio de la sala, no era tan grande pero si imponente, comenzó a tocar una melodía triste que se convirtió en una alegre, parecía como si tampoco hubiera tocado en bastante tiempo, sus dedos al principio parecían torpes pero luego de una hora se movían a la velocidad de un profesional.

wow-dije sorprendida mientras el tocaba, quien te enseño a tocar?-pregunte, mientras decía la pregunta uno de sus dedos toco una nota que no era y paro de tocar, sonrió y pasando una mano encima del piano, mi hermana era profesora de piano, podría decirse que era una prodigio, me enseño todo lo que sabia, tenia un hermoso talento-mientras decía esto su mirada rostro se lleno de tristeza y sus ojos de lagrimas, cayo una lagrima por su mejilla y se dio cuenta de que estaba llorando, se paro en seco tapándose la cara e intento huir, pero casi tropieza con el banco en el que estaba sentado, corrí hacia el y lo abraze entes de que se tambalee mas-si quieres contarme algo soy toda oídos le dije aferrándome a su pecho, moría por saber que pasaba por su cabeza, porque sufría tanto quiero saber, quiero ayudarlo, pero no puedo si no me deja, apoyo su cabeza en mi hombro y dijo cerca de mi oído-gracias-y me abrazo fuertemente.



Bajo la lluvia¡Lee esta historia GRATIS!