Capítulo 2: El reencuentro inusual

16 4 1
                                    

Hacia algunos 10 minutos que habían llegado al apartamento, estaban agotados pero felices, los chicos habían optado por beber y convivir un poco antes de dormir, pero NamJoon prefirió ir a la habitación que compartía con HoSeok con la excusa de que estaba muy agotado.

—¡VAMOS A BEBERRRR! —exclamó el rubio con 2 cervezas coreanas en sus brazos.
—¡También hay vino!—Exclamó el pelirrojo alzando ambas botellas en el aire, moviendo las caderas de un lado a otro.—JiMin no te vayas a pasar con las copas... siempre terminas borracho... —advirtió.
— no es cierto~ —río tiernamente JiMin abriendo su cerveza mientras que JungKook se servía un poco de vino.
—Si es cierto, la última vez estabas riéndote por todo... yo pensaba que ya te habían poseído... —comentó.
— aja~ —El pelirosa bebió un trago de la cerveza— qué mal que Nam se fue a dormir, pero ya que. —hablo.
—La verdad no creo que este dormido... —pensó HoSeok
—¿Trata de evitarnos...?—Tae Camino hasta la puerta de la habitación de NamJoon y Hobi.—¡Hyung, sal! ¡Hay cerveza y vino! —llamó.
—¡Tae no!, deja descansar a NamJoon. —regañó Jin y TaeHyung volvió al comedor.
—Sólo quería que estuviera con nosotros...—Tae Hizo un pequeño mohín con sus labios y regresó con los demás—pensé que venir aquí lo iba a hacer feliz. —suspiro.
—tal vez está nostálgico por estar en San fransokyo... Yo sinceramente no sé que le pasa. —dijo el pelinegro.
—Lo dijo ayer, debe ser por ese chico del que hablo... —comentó Hobi.
—Jamás lo había mencionado antes, pensé que tendría alguna novia oculta y que aún no nos lo decía... —agregó el peli azul.
—tienen razón, ¿pero qué podemos hacer?, Nada. —JungKook tomó un trago su vino.
—hay que dejarlo tranquilo, se lo merece por ser el mejor líder... —indicó el rubio.
—Si... ya deberíamos callarnos, las paredes son delgadas y puede que nos esté escuchando...¿¡NamJoon Hyung, nos estás escuchando!?...—preguntó Tae en voz alta.
—¡No grites!—Grito el pelirrojo.
—¡Cada palabra...!—Exclamo Nam contestando desde la habitación, y todos rieron a carcajadas.

A la mañana siguiente, el grupo coreano tuvieron todo el día descansando. Mientras tanto con Fred tuvo que ir a la universidad por querer, aunque estuviera la garganta hecha mierda.

La chica latina había llegado a la universidad desde muy temprano por que tenía cosas que hacer urgentemente, pero termino quedándose medio dormida sobre su estación de trabajo, le dolía el cuerpo y sentía la garganta más reseca que nada.

—Y... ¡listo! Mi proyecto final está listo... fue una semana dura pero al fin lo logré...—Hiro se levantó de su escritorio, viendo al castaño friki entrar sigilosamente—¿Estas jugando a ser un ninja...? —preguntó ladeando la cabeza.
Fred se detuvo y negó con con la cabeza viendo a los demás—hola chicos... —dijo con la voz ronca.
—Wow, ¿Por que Honey y tú parecen tan demacrados...?—Pregunto Wasabi con curiosidad mientras veía a la chica alta dormir.
—ayer tuve la mejor noche, fui a un concierto con Honey.—sonrió entusiasmado el friki aun con ese tono de voz— hasta llore —afirmó.
—Eso explica por que de la nada grita “¡Jung HoSeok!” Estando dormida... —contó Hiro.
—¿Deberíamos despertarla...? —Preguntó el afroamericano a los demás.
—...—Se acercó a la chica y tocó ligeramente su hombro.—¿Honey...? —murmuró el japoamericano.
—ooh, ahora lo entiendo todo. —dijo la coreana recordando las veces que Honey se desvelaba.
—Honey...—Hiro Siguió intentando despertarla a la rubia—¡HONEY LEMON! —grito y la latina se despertó de golpe.
—¡Ahh!... ¡Hiro! Estaba a punto de besar a Hobi...—Dijo Honey con el ceño fruncido y un puchero en los labios. Miro al castaño y se alegró.—¡Fredo! ¿Cuando llegaste?—Le pregunto con una sonrisa.
—Como hace treinta segundos...—calculó el moreno.
Fred se acercó a su mejor amiga y se le acercó al oído— mi voz se puso ronca Honey. —rio entre susurros.
—Cuando desperté ni siquiera podía hablar...—Le susurro a su mejor amigo antes de ponerse de pie—¡En fin, necesito un descanso! —comentó la rubia.
—Pero Honey, si acabas d-... —Hiro es interrumpido por la latina.
—¡Dije que necesito un descanso!—Recalcó la rubia al muchacho pelinegro.—Ven, Freddie, hay que dar un paseo...—Le sonrio al castaño y sin siquiera avisar lo tomó de la muñeca para llevarlo fuera del laboratorio.
Fred hizo un pequeño al ser jalado y la chica se lo llevo afuera— ¿a donde iremos? —preguntó.
—Mmm... al parque, solo quiero respirar aire fresco, quiero mucho a los chicos pero han estado tan tensos que ahí adentro huele a estrés...—Le dijo al castaño mientras caminaban fuera de la universidad.
—uhm... Tienes razón, vamos. —dijo Fred antes de suspirar ligeramente.

Has llegado al final de las partes publicadas.

⏰ Última actualización: Jul 21, 2020 ⏰

¡Añade esta historia a tu biblioteca para recibir notificaciones sobre nuevas partes!

De vuelta al pasado Donde viven las historias. Descúbrelo ahora