Prólogo: ¡BTS llega a San Fransokyo!

41 11 6
                                    

"¿Volverás Nam?"

"Volveré Fred, te lo prometo."

Ah... Sin tan sólo pudiera retroceder el tiempo para volver a verte...

NamJoon constantemente pensaba en aquel castaño... siempre había un espacio en su mente para él, y se maldecía a si mismo haciéndose la misma pregunta una y otra vez como un tormento: "¿Habríamos tenido una oportunidad si no hubieses sido tan cobarde?" su conciencia le reclamaba.

El coreano miro por la ventana, se encontraba dentro de un avión lujoso junto con sus compañeros
-Hey, ¡Nam!-llamo JiMin intentando hacer reaccionar a su amigo NamJoon.
NamJoon Tuvo que admitir que dio un respingo en cuanto su amigo lo sacó del mundo de sus pensamientos tan bruscamente, se quitó los audífonos para escucharlo mejor.
-¿Ya llegamos...?-Le pregunto mientras intentaba mirar por la ventana a ver si ya veía algo más que solo el mar.
-ya casi, falta 2 horas para que lleguemos a San fransokyo.-contó el chico de las mejillas rellenitas- hm... Hazte un lado Nam.-pidió y se asomo a la ventana dejando saliendo un jadeo- woww, Nam, ¡se está logrando ver un puente rojo gigante! -exclamo emocionado.
-¡Déjame ver!-Empujó ligeramente hacia un lado al chico menor, verificando lo que decía, desde aquella altura parecía algo minúsculo, pero si, como no reconocería aquel puente si lo vio por muchos años de su vida. Los recuerdos le inundaban la mente otra vez, suspiro sin darse cuenta.
-es parecido al puente de San Francisco, sólo que tiene detalles asiáticos -dijo Jimin emocionado- wow, estoy tan ansioso por comer sus comidas tradicionales.-y sonrió.
Nam Miro a su amigo con una pequeña sonrisa, ya hasta estaba pensando a que lugares lo llevaría para que probara la comida de aquella ciudad.
-Después del concierto de mañana podríamos ir a comer algo... solía ir a comer con mis amigos a un restaurante en el centro de la ciudad después de clases.-dijo.
-¿¡alguien dijo comida!? -exclamó JungKook de fondo, y los demás rieron.
-

¡está bien!, Quiero ir a ese restaurante que siempre ibas. -sonrió bonito el chico de cabello rosado.
-¿Qué tú no estabas dormido, niño? Toma tu leche de bananas y vuelve a dormir...-Se lo dijo con todo el tono de burla, se giró para poder mirar al menor quien se encontraba sentado junto a TaeHyung.
-¿Ya casi llegamos? No quiero escuchar una hora más los ronquidos de JungKook...-se quejo Tae adormilado.
-sí, sí. Ya casi llegamos, paciencia chicos. -dijo Jin mientras comía su barra de chocolate.
Después de las 2 horas, el grupo de Kpop bajaron de su avión privado y recogieron sus maletas.

Nam bajo junto a los otros miembros, recogieron sus maletas y caminaron por el aeropuerto, claro, con miembros del staff detrás de ellos, y de fondo los gritos eufóricos de los fans coreando sus nombres, se quedaron algunos minutos saludando a los ARMY’s alegremente.
mientras que sus compañeros saludaban a las fans, el chico de cabello rosado se puso a jugar con su maleta.

YoonGi al ver a JiMin jugando, se alarmó—¡JiMin, no hagas eso! ¡te vas a-! —y JiMin se cayó— ...caer—

Nam Cuando menos se lo espero, apenas volteo a su lado y... ya estaba JiMin en el suelo. “Un día de estos se va a descalabrar...” Pensó para sí mismo, y mentiría si dijera que inmediatamente lo ayudaron a levantarse, nop, primero se rieron.
—¡Hyung!—Tae fue el único miembro que fue tan buen amigo para ayudar a JiMin a levantarse, pero no pudo contener la risa.
—¡por el amor de Dios! Jimin, ya te hemos dicho que no hagas eso —dijo Jin molesto.
—Jin, déjalo. El ya aprendió la lección —dijo YoonGi acercándose.
—y este río— ay, lo siento~, sólo me estaba divirtiendo, ¡estoy muy feliz por venir aquí! —hablo emocionado.
—Estoy seguro de que vas a terminar rompiéndote algo...—suspiro NamJoon.
—Es la tercera vez en la semana que se cae, la última vez creí oír rechinar su cara contra el piso de la sala de prácticas...—hablo J-Hope entre risitas.
No duraron mucho tiempo frente al público, a pesar de que amaban mucho estar frente a sus fans para agradecerles el estar ahí, también estaban cansados, como cualquier ser humano lo estaría después de viajes ajetreados de un lugar a otro. Subieron a la camioneta del staff que los llevaría hasta el hotel más lujoso de San Fransokyo.
Al llegar al aquel hotel lujoso, fueron atendidos por unos trabajadores y se los llevaron en la habitación que habían escogido el grupo de K-pop.
—genial, al fin volveré a dormir a gusto~ —suspiro YoonGi aliviado.
—¡No vayas ni a tocar la almohada, Min YoonGi!—hablo HoSeok en un tono autoritario mientras lo miraba como “pobre de ti si te duermes...”—Tenemos ensayos más tarde y quiero a todos con mucha energía.—
—Se reveló a su hyung...—dijo TaeHyung en un tono burlón.
—Ya no hay respeto...—dijo Nam, y Entró a la habitación y comenzó a desempacar su computador, necesitaba seguir trabajando en las letras del siguiente álbum.
—pero, si estamos cansados...—dijo el pelirosa haciendo un puchero.
—suspiro Jin— Namjoon dice la verdad, ¡vamos! ¡Anímense! —indico el rubio.
Como ven, Jin mando a sus propios compañeros a seguir trabajando, sin importar que estuvieran cansados. Muy casual, ¿no?
La tarde había transcurrido algo ajetreada... después de media hora de haber llegado al hotel, tuvieron que irse al lugar del concierto que darían mañana, a ensayar las canciones, como las coreografías. Habían regresado a la habitación ya a eso de las 8 P.M.
Jin sirvió la comida en la mesa con todo el cariño y refuerzo para sus compañeros—ejem... —inhalo—cHICOSSS, LA CENA ESTA LISTAAAA. —les llamo y miro a sus compañeros corriendo hacia el comedor.
Todos agradecieron con amabilidad a su Hyung mayor, y luego se sentaron a comer, hablando de cualquier cosa, lo bonita que era la ciudad y lo emocionados que estaban por que sería su primer concierto allí.
Por la parte de Nam, él estaba algo desconectado de las risas y comentarios de sus compañeros, si antes solía pensar muy seguido en su “mejor amigo” de la secundaria, ahora que estaba bajo el mismo cielo que él, era como recordarlo cada cinco segundos.
—¿Nam? —llamo el menor pelinegro a su compañero— ¡NamJoon! —exclamo intento llamarle la atención.
—NamJonnie~, ¿qué tienes?, te hemos notado pensativo en estas semanas. —pregunto preocupado el peliturquesa.
Nam reacciono y vio a los demás—Oh... lo siento, es sólo... estaba pensando en la secundaria, ya les había mencionado antes que estuve un tiempo de intercambio aquí, eso es todo...—Bueno, para ser sincero le daba algo de pena decir la verdad, y más cuando el mes anterior encontró su viejo cuaderno, el cual estaba lleno de intentos de cartas para declarársele a cierto castaño, o canciones que trataban sobre él, era muy cursi, ¿no?
Jin miro extrañado al peli-gris y le dio un mordisco a su ramen— ¿de verdad? —preguntó.
—bueno, cualquier cosa que necesitas confesar puedes decirlo con gusto y confiesa —hablo el peli-menta.
NamJoon suspiro antes de pasarse las manos por el cabello, desordenándolo más de lo que estaba.—Había una persona en la secundaria con quien era muy cercano, pero me fui de la ciudad y jamás volví a saber nada sobre... él.—bajo la mirada justamente cuando JiMin jadeo dramáticamente y JungKook se atraganto con su jugo.
—¿Él?, MMMH... vaya. —dijo el rubio haciendo una expresión divertida.
HoSeok miro sorprendidamente al mayor—Yo pensé que a ti... oh, nada, olvídalo, olvídalo... —sacudió su cabeza ligeramente al decir “olvídalo”.
—Dije que era cercano a él, no que estuviese enamorado de él...—balbuceó NamJoon.
—No necesitabas decirlo, por que eso diste a entender sin darte cuenta...—comentó Tae.
Bueno, si fue incómodo. Nam Prefirió quedarse en silencio mientras recogió los platos de la mesa y los dejaba en la cocina. Y después discretamente se fue a una de las habitaciones para evitar la pena.
El pelirosa suspiro y para dejar descansar a Jin, fue a limpiar los platos mientras que los demás también se iban a sus cuartos correspondidos.

Por otra parte, NamJoon
Se había decidido a dormir, pero su mente se lo prohibió, estúpida mente... Dejó la lámpara de noche encendida, y miraba al techo como lo más interesante del mundo, aún que por su cabeza cruzaba el recuerdo de un primer y último beso con sabor a café, por que estaba bebiendo café antes de abordar el avión. Un sabor dulce y amargo, describía a la perfección sus sentimientos después de aquel beso de despedida, dulce y amargo.
Nuevamente, decidió repasar todas las razones por las cuales no había tenido el valor de decirle lo que sentía. Para empezar, tenía muchas inseguridades y eso lo cegaba, no quería que lo rechazara por que “le parecía feo”. Tampoco se entendía a sí mismo, “¿como es posible que te guste un chico?” “Estoy confundido” “él me miraría raro” y luego... ¿que pensaría su familia?... y ese último miedo aún no podía vencerlo.
Entre todos aquellos pensamientos que lo perseguían y atormentaban por más que quisiese dejarlos de lado; se preguntó si acaso “él” (ni en su mente se atrevía a pronunciar su nombre) aún lo recordaba, si lo había visto alcanzar sus sueños, si le gustaba su música... y esperaba que si por que una que otra canción eran inspiradas en él. ¿Y si lo odiaba por no haber cumplido su promesa de regresar? Tantas preguntas, y no era capaz de tener ni una sola respuesta.
El asiático suspiro profundamente, se cubrió hasta él cuello con la colcha para intentar dormir...

~~~~~~~~~~~~~~

Holaaaa, gracias por leen este fanfic todo raro uwu
Al igual que los anteriores fanfics, les voy a mencionar unas aclaraciones:

•El color de cabello de BTS son: JiMin(Rosa pastel), YoonGi(Menta), HoSeok(Rojo), JungKook(Negro), Jin(Rubio), NamJoon(Gris), TaeHyung(azul). Para que ustedes identifiquen quien es quien en el fanfic.

Bueno, esto ha sido todo
Adiós!

De vuelta al pasado Donde viven las historias. Descúbrelo ahora