Capítulo 5: Manos

7.8K 460 334
                                    

Los últimos días sólo habías tenido aventuras con tu no tan nuevo grupo de amigos. Ya hasta habían hecho una pijamada en tu casa. Tu padre los adoraba mucho y la verdad todo tenía mucha confianza.

Hoy iban a ignagurar una piscina en Derry y ustedes querían ir.

-Debo admitir que soy el mejor puto nadador de Derry-Dijo ese pecoso dando vueltas en su bicicleta mirándote y jugando a coquetearte.

-Obvio, y eres el mejor jugador de "Vamos a hundir a Richie a ver si se calla" de toda la ciudad-Dijo Eddie con mirada indiferente y algo molesto.

-Tuche-Dijo Richie.

-Cual es la hora limite de la piscina?-Dijo Stan en calma.

-Creo q-que a las 8-Dijo Bill algo pensativo.

Frunciste el ceño pensando en lo que habían dicho.

-A esta hora debe estar llena...-Dijiste para ti misma-Y que tal si vamos a las 5!-Dijiste animada a tus amigos.

El tartaja te miro y sonrió, parecía que comprendía a que te referías.
Bill se había encariñado contigo. No eran los mejor amigos del mundo, pero si se agradaban mucho.

De alguna y otra forma ambos se sentían muy felices al jugar, ya que era uno de los más comprensivos de tus amigos.

-Acaso estas loca? Nos vamos a congelar como una puta foca-Te dijo el cuatro ojos.

-Richie, si vamos ahora va a estar repleto de gente, ni siquiera podríamos bañarnos-Dijiste.

-Y estará lleno de mujeres en bikini-Dijo Eddie con algo de asco.

-Y ESO QUE TIENE DE MALO!?-Dijo el de lentes algo confuso.

-Que serán como la mamá de Eddie en bikini!-Dijiste con tono burlón haciendo que Eddie hiciera un gesto de berrinche y El Pecoso riera.

Stan río un poco con tu chiste y Bill sólo sonrió.

-Okey okey-Dijo Richie limpiandose las lágrimas de risa-Me convenciste, ahora... VAMOS CABALLEROS, TENEMOS QUE IR POR BUENOS TRAJES DE BAÑO!-Dijo este y todos se separaron.

-A-a las 5 en esta m-misma calle!!!- Dijo Bill gritando.

Llegaste a tu casa por el patio trasero. Pusiste la llave de la cerca y tiraste la bicicleta al pasto sin ningún cuidado. Entraste apresuradamente por la puerta antigua con una sonrisa en tu cara.

Empezaste a elegir tu ropa mientras tu gatita yacía en tu escritorio.

Decidiste ocupar un traje de baño, no querías enseñar tanto así que elegiste uno que hasta se podría confundir con uno creado para hombres.

Faltaban una o dos horas para reunirte con tus amigos, así que aprovechaste para descansar un poco.

Sacaste un cigarro, y al estar en el segundo piso de la casa, por la ventana entraba mucha más brisa.

Pusiste los pies allí mientras estabas acostada en tu cama, prendiste un cigarro y diste algunas caladas acostada.

Pusiste los pies allí mientras estabas acostada en tu cama, prendiste un cigarro y diste algunas caladas acostada

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
BLOOD AND FIRE (Patrick hockstetter y tu)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora