Capítulo 5: Pasillo blanco, blanco y sin vida.

3.8K 757 263
                                    

—Leí una vez una historieta —comento el pelinegro a sus dos compañeros—, era de un villano que controlaba los sueños. —HoSeok y su ahora novio TaeHyung le miraron extrañados.

—No sabía que te gustaban esas cosas. —comento el castaño. YoonGi lo ignoro y siguió hablando.

—Su poder era llamado Hipnoquinesis. Lo usaba para torturar al héroe en sus sueños y todo eso. —bostezo un poco, mientras se llevaba una papita a la boca. TaeHyung río un poco sin prestar atención.

—Hobi, parece que YoonGi hoy está más conversador que otros días.

—Opino lo mismo. —contesto el castaño— ¿A qué se debe eso hoy Min YoonGi?. —HoSeok estaba sonriendo cuando llevo su atención a su amigo, pero rápidamente se borró al notar la mirada perdida del pelinegro, al igual, que las lágrimas que resbalaban por su rostro— ¿YoonGi?. —TaeHyung y él se miraron entre sí preocupados, nunca habían visto así de frágil al mayor.— Amigo, ¿Qué sucede?. —lo movió un poco, causando que YoonGi regresará a la realidad.

—¿Qué?  —el pelinegro reaccionó de golpe, se limpio las lágrimas y sin decir nada se levanto de su asiento.— Disculpa me tengo que ir. —dijo sin voltear a verlos.

—¿Qué le sucede?. —dijo TaeHyung igual de preocupado que HoSeok. Sin embargo, el castaño solo frunció el ceño, porque el comportamiento de YoonGi lo había visto antes, en uno de sus amigos. Bueno, en un amigo que murió.

—Algo no está bien con el.

[•••]


El pelinegro se sentó en la silla del pasillo pintado de blanco, ya ni siquiera ponía resistencia, no luchaba contra lo que lo estaba consumiendo poco a poco, al final, el sabía que iba a perder y ese ser o ente, ganaría. El ruido de trotes lo hizo mirar al frente, un grupo de médicos corrió a toda prisa hacia una habitación.

YoonGi cerro sus ojos y tapó sus oídos.

Esa pesadilla era demasiado para el, una fuerza mística hizo que sus manos se alejaran de sus oídos, negó asustado al sentir la precencia de ese Ente. Negó, porque a fin de cuentas no servía su voz. El chico de cabellos blanquecinos lo obligó a ponerse de pie, lo arrastró por el pasillo blanco, blanco sin vida. ¿Por qué le estaba haciendo esto? No recordaba haberle hecho mal al alguien para tener esa clase de tortura.

¡Mirá! —escucho que dijo su torturador, quien lo tomo del rostro con fuerza, obligándolo a ver al frente— Mirá como tú amado muere, míralo bien, míralo y grabatelo en la memoria niñato. —ordeno el peliblanco, YoonGi quiso apartar la mirada, desde hace varias noches fue cuando empezó a escuchar la voz de aquel sujeto, que por más angelical que sonara, su dueño era el mismísimo demonio— ¿No vas a hacer nada? ¿Te quedarás solo lamentándote tu pérdida? Patético he insignificante humano. —se burló.

YoonGi retuvo un grito en su garganta, el sonido salió lastimero. El corazón se le partió en pedacitos, frente a él, estaba recibiendo la escena más horrible de su vida. Su amado novio, aquel que con toda su alma amo. Estaba muriendo, poco a poco, mientras el, estaba parado fuera de la habitación de aquel hospital con pasillos blancos sin vida alguna.

Esta tortura está por terminar YoonGi.

Y el pelinegro despertó.

Esa madrugada YoonGi rebusco entre sus cosas las fotografías de él y su novio, las abrazo como si no hubiera un mañana y mientras el llanto no parecía querer acabar, esa madrugada YoonGi solo pudo susurrar el nombre de: — JungKook.

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/
...........................(1)....

¿A caso pensaban que el novio muerto era JiMin?.

Juju, no, no.

Pero ya sabrán que sucede después.

Cuatro capítulos más y se termina este mini, mini pero mini Fanfic.

El Demonio de los Sueños © |YoonMin|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora