Capítulo 2: Rosas rojas, rosas de sangre.

4.7K 788 48
                                    

—¿Sucede algo? —fue lo que pregunto el castaño a su lado. YoonGi sacudió su cabeza de un lado a otro recordando que estaba en clases y más, él estaba distraído con sus tormentos.— ¿YoonGi?.

—Sí todo bien, solo... —estaba a punto de decirle que había tenido una muy horrible pesadilla, pero, recordó que Jung HoSeok le había hecho un comentario el día anterior— Solo estoy estresado con los estudios. —mintió. Si le decía que tuvo pesadillas, justo como HoSeok le había advertido, mejor prefería no decir nada.

—Comprendo. —contesto HoSeok, no estaba muy seguro, podía ver leves ojeras en los ojos del pelinegro, al igual que lo notaba un tanto nervioso, ya que YoonGi miraba por sobre sus hombros, como si alguien lo estuviera siguiendo.— ¿Irás a la fiesta?. —cambio el tema, en lo que ambos caminában a la salida.

—No lo creo, tengo que estudiar y mañana tengo doble turno en el trabajo.  —respondio.

—Solo ve un rato, te la pasarás bien.

—No.

—¿Por qué no? Cada que te invito a un lugar dices estar ocupado, me estoy cansando de tus excusas, ¿Por qué no solo dices que no te agrada salir conmigo?. —dijo entristecido. YoonGi rió nasalmente por aquel comentario, de alguna u otra forma, esa pregunta le trajo un vago recuerdo de alguien especial.

—Es la segunda vez que me dicen eso. La segunda. —frustrado posó sus manos en su rostro, sonrió con gracia porque de verdad le dolió solo recordar.— De acuerdo iré, pero solo un rato. —HoSeok festejo por haber logrado avanzar un poco con la amistad del pelinegro.

Aunque esa noche, YoonGi solo fue un par de minutos a la fiesta, se fue con la excusa de tener cosas que hacer. Al llegar a casa, se tumbó en su cama, estaba cansado y dormir le haría bien.

[•••]

Estaba en un campo de flores, tantas flores que no podía ver el fin del paisaje, era hermoso, flores de colores alegres. YoonGi sintió una calidez al estar en un lugar así, le agradaba y le traía paz, camino sin rumbo fijo por el campo, sus pies estaban descalzos, aunque raramente el suelo parecía ser hecho de almohadas. Habían flores de todos los colores, incluso podía sentir su aroma, respiro despacio, toco unas cuántas...

Hasta que las flores de volvieron rosas, pero no cualquier rosa, eran rosas rojas, con espinas en los tallos, fue tan rápido, todos los colores desaparecieron dejando solo el color rojo, el suelo también se puso del mismo color, YoonGi empezó a retroceder, no comprendía que sucedía, solo sabía que no le gustaba ese color, representaba maldad.
Arrugo la nariz cuando el olor a sangre lo invadió, era putrido he insólito, el olor venía de todos lados, las rosas empezaron a escurrir un líquido de sus pétalos, era rojo y viscoso, cuando esas gotas tocaban el suelo, ese mismo empezaba a agrietarse y de esas grietas pequeñas espinas salían del mismo. El pelinegro se quejó cuando una de esas espinas se clavó en sus pies, y más y más empezaron a clavarse a su cuerpo, dolían. Podía sentir el dolor. Empezó a correr, sintiendo el mismo pánico que la noche anterior, cuando de nuevo a lo lejos, miro a ese mismo sujeto, con la misma vestimenta. Olía una de las rosas, parecía disfrutar el olor de la misma, YoonGi no pudo apartar la mirada de ese ser, fue por eso mismo que cayó al suelo, llenándose de espinas por todas partes, la sustancia roja empezó a manchar su cuerpo, fue como si se hundiera entre las rosas con espinas, se clavaban a su cuerpo, no podía soltarse, la sustancia roja llegó hasta su boca. Era sangre, lo supo por el sabor de hierro en su lengua, asco, sentía asco.

Intento grita pero de nuevo fue inútil, su voz no salía, aquel ente de cabellos blanquecinos camino hasta quedar unos metros cerca de él, levanto su brazo y chasqueo los dedos.


YoonGi volvió a levantarse con el corazón agitado y cuerpo sudado. Toco su cuerpo para serciorarce de que nada malo haya sucedido. Respiro más calmado cuando notó que solo fue otra, pesadilla. Era de madrugada, y estaba cansado, no le pasó mucha importancia a la pesadilla, así que volvió a recostarse en la cama, cerro sus ojos y volvió a dormir.

Todo lo que resto de su siesta, todas esas horas de sueño, la misma pesadilla se repitió y se repitió. Una y otra vez.

/

/

/

/

/

/

/

/

/

/
.............................................(1)....

El Demonio de los Sueños © |YoonMin|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora