Parte Única.

203 21 61

Jimin. Jimin. Jimin.

Aspiro hondo sintiendo el aire correr por sus plumones. Su pecho expandirse con forme inhalaba el aire. Una paz interna se instalaba cada vez que respiraba con tanta calma. Pensar en que Jimin podría estar con él en esos instantes compartiendo la calma que le atesoraba estar en esa habitación. Abrió los ojos observando al rubio sonreír, achinar sus ojos hasta formar una delgada linea mientras que su mano tapaba sin éxito su sonrisa. Ese hermoso y suave cabello caer por su frente con delicadeza, esa piel pálida que se hacía similar a la piel de una muñeca de porcelana. Cada centímetro del chico era del agrado de Jungkook. Anhelaba que esa sonrisa se dirigiera a él y que sus mejillas se pusieran rojas por el simple hecho de estar juntos. Que su lindo Jimin estuviera igual de enamorado que él.

Jimin. Jimin. Jimin.

Pasó su mano por el vidrio que cubría la foto que le había tomado a Jimin hacia ya un mes. Soltó una pequeña sonrisa mientras seguía viendo la hermosa figura del rostro de Jimin. El actualmente rubio era la causa de sus sueños, la causa de vivir, la única razón que hace que deje salir su peor lado. Amaba a Jimin con locura, estaba enamorado, todo su sistema gritaba su nombre. Era algún tipo de droga poder verle por los pasillos, escuchar su risa era un tranquilizante natural para Jungkook.

─Mi precioso Jiminie. Pronto estaremos juntos, mi amor ─se levanto de la silla de madera aun viendo la foto─. Más pronto de lo que crees. ─agarro el pequeño colgante que tenía acomodado al lado de la foto y salió del salón dejando un silencio sepulcral en toda la sala.

...

A lo lejos la figura de Jimin se hacía resaltar. Recién Jungkook llegó a la Universidad y al instante pudo ver a su hermoso chico hablando con sus amigos. Como todos los días diez minutos antes de entrar Jimin estaba en una de las mesas del patio riendo con Kim Taehyung y Kim SeokJin. Ambos chicos estaban especializados en diseño de moda mientras que Jimin estudiaba diseño de interiores. Jungkook sabía de la afición de Jimin por elegir esa carrera, era debido a que su padre es uno de los decoradores de interiores más famosos de Corea. Aquello siempre le había motivado a ser como su padre.

Tres minutos antes de que dieran las ocho de la mañana los tres se levantaban para empezar a caminar a las clases respectivas. Aquella vez era una de las excepciones, los chicos siguieron quietos en la mesa, parecía como si de verdad estuvieran interesados en un tema de conversación. Jungkook permaneció sentado en su propia mesa observando de forma disimulada al rubio. Jugaba con el celular entre sus manos mientras su vista seguía perdida en una mesa contraria. Sus tres minutos se hubieran pasado con tranquilidad si un castaño no se hubiera sentado frente suyo. Parpadeo repetidas veces hasta que enfoco el rostro frente suyo.

─Amigo ¿Has visto a mi novio? ─Jungkook gruñó levemente tratando de ver detrás de él. Por dicha Jimin seguía en el mismo lugar. Miró rápidamente al castaño para seguido negar.

─Por si no te das cuenta, Hobi. Min Yoongi no me interesa, es asunto tuyo ─habló con tono seco. El chico frente suyo le regaló un bufido─. Te rechazó de nuevo ¿Me equivoco?

─Estás en lo correcto, aunque esta vez se notaba que estaba nervioso. Apartó la mirada y jugaba con sus manos las cuales estaban temblando cuando me dijo que no ─la voz de Hoseok se escuchaba totalmente segura de lo que decía. El vivo recuerdo de cada uno de los rechazos del chico le daban la energía que necesitaba para seguir amándolo─. Su parado estaba levemente tenso y su voz tembló.

─Tal vez solo le incomodas, Hoseok ─empezó a buscar la cabellera rubia entre los tantos que se habían levantado de las mesas al toque del timbre─. Eso de ser psicólogo y estar persiguiendo el culo de Min Yoongi es malo ¿No?

Love me, love me, love me • JK/JM¡Lee esta historia GRATIS!