–          Pensé que me estarías esperando para darme un beso o algo así –una voz de la nada se infiltró en mis sueños, no sabía de dónde provenía.

–          O quizás un abrazo –dijo otra voz haciendo que todo lo que estaba a mi alcance se esfumara y desperté.

–          Louis, Harry –dije restregándome los ojos.

–          ¿Qué clase de saludo es ese? –dijo Louis. – ¡Deberías abrazarme!

–          ¿Puedes esperar un segundo a que me despierte? –me quejé, pero en menos de dos segundos me levanté y abracé a Louis.

–          ¿Qué hay de mi? –preguntó Harry, me acerqué a él le di un corto besos en los labios y lo abracé al igual que a Louis. –Oh, eso me gusta.

–          ¿Puedo llevarme a Darcy? –preguntó Louis.

–          Ya te he dicho que sí. Su comida está en la cocina, llévate también un par de juguetes y lo que creas necesario. Busca en mi habitación –respondí.

–          De acuerdo –dijo Louis. –Ya vengo por ti, pequeña –le guiñó un ojo a Darcy y entró a la casa.

–          ¿Ya estás lista, preciosa? –preguntó Harry.

–          Sí, solo debo buscar mis gafas de sol y mi bolso –dije apoyando mi cabeza en su hombro, él me abrazó por la cintura.

–          ¿Estás bien?

–          Sí, solo algo cansada.

–          ¿No prefieres quedarte aquí? –levanté mi mirada y lo mire fijamente a los ojos.

–          ¿Y perderme un día en Holmes Chapel con mi chico? Para nada –Harry me besó y mordió suavemente mi labio inferior antes de separarse de mí.

–          Tú me dijiste lo que significaba eso, espero que lo recuerdes.

Obvio que me acordaba, “nunca te quiero perder”. Eso era lo que significaba. Ese beso, esas cuatro palabras significaban más que eso para mí. Cada cosa que Harry hacía o decía significaba todo para mi, jamás pensé que el recordaría eso, fue solo un beso hacía un par de semanas.

–          Nunca te quiero perder, Harry. Nunca –enfaticé.

Harry me abrazó y quedamos así hasta que Louis volvió a salir al patio trasero.

–          ¡Me voy un segundo y ustedes están así! Qué barbaridad los chicos de hoy –dijo Louis y comenzamos a reír.

–          Ya, Louis. ¿Has cogido todo? –preguntó Harry.

–          Sí, hoy tendré una cita con esta lindura –respondió Louis y alzó a Darcy. –Saluda a tus papis, no los verás por un día –Louis se acercó a Harry y a mí, ambos la saludamos con un beso en su cabecita.

–          Iré por mi bolso y mis gafas, luego saludaré a mamá y papá y nos iremos –dije caminando hacia el interior de la casa.

Subí a mi habitación y además de lo que llevaba añadí el cepillo de dientes y uno para el cabello. Tomé las gafas de sol y bajé a la cocina para saludar a mi madre.

Harry y Louis, junto a Darcy, también estaban ahí. Mi padre entró a la cocina segundos después de que yo lo hiciera.

–          Los veré mañana mamá y papá –dije saludándolos con un abrazo y un beso en la mejilla.

Over Again (Harry Styles)¡Lee esta historia GRATIS!