Capítulo 8

  Me duele el cuello, estoy segura de que dormí muy mal posicionada. Abro los ojos y caigo en cuenta de que Logan no esta, cosa que me preocupa un poco. Salgo de la cueva y me siento al lado del lago, de pronto Logan aparece del otro lado con una caja de donas y dos tazas de café.

—Traje el desayuno— dice sonriente.

  Cruza el lago de un salto y cae a mi lado, se sienta y me da una de las tazas de café. Yo la agarro y le doy un trago, esta delicioso. Tomo una dona y le doy un mordisco antes de ver el cielo, a juzgar por el sol ha de ser casi medio día. Logan y yo comemos en silencio, una vez que se terminan las donas y el café ambos nos dejamos de caer sobre el césped.

—Gracias por la comida— le digo.

—No es nada— sonríe.

  Observamos las nubes en silencio.

—Así que...— duda un poco—. Así que Chris y tu huyeron de su manada.

—Algo así— suspiro.

—Si no quieres hablar de ello podemos cambiar el tema, pero me gustaría entender que sucedió.

—Me enamore de un hombre miembro de mi pequeña manada. Estuvimos juntos muchos años, y resulta que solo me estaba usando para poder tener una ventaja en mis padres, quienes eran los alfas. Él fue quien los asesino, así que se convirtió en el alfa. Mi hermano y yo huimos, pero no sabemos que fue de nuestros tíos y nuestro primo.

—¿Qué fue lo peor de marcharte?

—Voltear y ver que los que amas han quedado atrás.

  El silencio reina el bosque. Solo se escucha el agua del río, el cantar de los pájaros y el viento pasar entre los árboles. Cierro los ojos y respiro el aire fresco, realmente me gusta estar en este lugar, probablemente venga más seguido.

—¿Vas a pasar aquí otra noche?— me pregunta Logan.

—No— abro un ojo y lo miro—. Creo que he encontrado lo que vine a buscar.

—¿Qué cosa?— pregunta confundido.

  Abro ambos ojos y me siento, lo miro a los ojos y le sonrío.

—Buena compañía— digo.

  Corro a la cueva y tomo mi bolso. Salgo de esta y tomo la mano de Logan, ahora no corro riesgo de ver su vida por lo que no importa.

—¿Me acompañas a casa?— pregunto.

—Claro— sonríe.

  Una vez en mi casa invito a Logan a pasar. Subimos las escaleras y caminamos hasta mi gran habitación. Lanzo el bolso al suelo y me dejo caer sobre la cama.

—¿Te molesta si tomo una ducha?— pregunta.

—Claro— me levanto de la cama—. Usa el de Chris, yo también necesito una ducha.

  Guió a Logan hasta el baño de Chris y luego regreso a mi habitación. Me desvisto mientras camino hasta el baño. Una vez dentro bajo las escaleras de la tina y me quedo de pie dentro de ella. Giro las perillas que hay en el costado de la tina y toco el botón para que caiga el agua de la ducha. El agua cae desde el techo y me estremezco al sentir el agua tibia caer sobre mi cuerpo, realmente me gusta como se siente. Una vez que termino cierro la ducha, tomo una toalla y me seco.

  Entro a mi habitación y me quito la toalla. Camino hasta el armario y busco algo de ropa, en eso Logan entra en la habitación con una toalla alrededor de la cintura.

—¿Quieres que cocine el almuerzo?— pregunta admirando la vista de la ventana.

  En eso se percata de que estoy desnuda, por lo que se sonroja y me da la espalda.

—Lo siento— tartamudea.

  Sonrío divertida al ver su reacción.

—No te preocupes— digo mientras me pongo mi ropa interior.

  Me pongo una camisa de Chris, la cual me cubre tanto como me cubría la chaqueta de Logan, y salgo de la habitación.

—Yo cocinaré— sonrío.

—De acuerdo— dice Logan regresando al baño de Chris.

  Bajo las escaleras de un salto y caigo de cuclillas. Me levanto y camino hasta la cocina. Saco pollo deshuesado de la refrigeradora y lo pongo en un plato para prepararlo con condimentos y luego ponerlo en el sartén.

¿Dónde estas?— digo en la mente de Chris.

He salido a almorzar, ¿y tú?— contesta en mi mente.

Estoy en casa preparando pollo empanizado.

Demonios— maldice—, debes guardarme un poco para la cena.

—Lo intentaré.

  Pongo el pollo condimentado en un sartén y se comienza a cocinar. Con mi oído lobuno escucho un carro que viene camino a la casa, por el motor puedo distinguir que es el de Sam. Abro la puerta y cinco minutos después el auto se estaciona frente a la casa. Sam se asoma por la puerta principal y yo le hago una señal con la mano para que entre.

—Buenas tardes— dice sonriente.

—Buenas tardes— le sonrío—. ¿Vienes a almorzar?

—En realidad vine por una revancha en Call of Duty, pero un almuerzo no estaría mal.

  Logan baja las escaleras como una persona normal lo haría y camina para sentarse al lado de Sam en la barra. Les doy un par de platos con arroz blanco y luego les pongo el que tiene una montaña de pollo dorado. Tomo mi plato con arroz y lo pongo sobre la mesa, luego me siento frente a los chicos.

—Esta delicioso— dice Sam.

—Mis felicitaciones al chef— dice Logan.

—Gracias— les sonrió.

  Al morder el pollo me da un ataque de nostalgia, pues fue mi padre quien me ha enseñado a cocinarlo así de rico. Sacudo ligeramente la cabeza y sigo comiendo, a él no le gustaría que yo me deprimiera por él.

  Todos terminamos de comer y no queda un solo pedazo de pollo, Logan y yo arrasamos con la mayoría.

—¿Lista para la revancha?— pregunta Sam.

—Lista— sonrío.

_____________________________

Lo prometido es deuda, espero les haya gustado.

No vayan a perderse el siguiente capítulo, les va a dar calor.

-Vale Ruess

She Wolf¡Lee esta historia GRATIS!