Capítulo 9

1.3K 113 1

Mabel miraba todo lo que pasaba, todo era un desastre. Hace tres días que el apocalípcis comenzó. Hace dos días se separado de su familia. Quería encontrarlos pero no podía, salir de su escondite era ir a una muerte asegurada. Tenia miedo pero tenia que hacer algo, sabía que Bill no la ayudaría, sin mecionar que este secuestro a Will y a D.Mabel para que estos no los ayudasen.

Mabel llorando en la cueva que se encontraba escondida, Susurro.

-Decíaria poder hacer un trato...- Mientras se sentía ridícula por tal pensamiento y ademas haberlo dicho en voz alta como si alguien la fuese a escuchar.

Mientras tanto en otra parte Dipper y su familia se encontraban escondidos en la cabaña del misterio. Esta aun tenía el cabello de unicornio, pero esto no iba ayudar de mucho está vez, tenían que planear algo. Con mucha pena ya habían dado por muerta a Mabel. La gleeful lo sentía, ella y mabel tenía una gran conexión, que ya no sentía.


La Pines no sabia que hacer ni como reaccionar ante lo que veía, pero no se lo pensó dos veces para aceptar.

Ella tampoco sentía la conexión, y de alguna forma se sentía vacía. Como el envase de yogurth que dejó esa mañana antes de que todo esto comenzará.

Los sentimientos de los hermanos pines eran diferentes.

Mabel tenía miedo, pero en el fondo quería venganza, quería salir y luchar. Mientras que su hermano, tenia pena quería esconderse y salvarse, hacer eso hasta crear un arma que pudiera salvar el mundo.

Los Stans sólo pasaban su tiempo juntos, ellos ya habían aceptado su fin. Pero aún así le daban falsas esperanzas a Dipper.

Los Gleeful's ya sabían como esto iba a terminar. Ellos sólo se sentaba en el sillón abrazados, imaginado como estaría si dimencion. La gleeful no soportaba el vacío en su pecho y la sensación de odio inexplicable. Como si no fuese ella la que lo sintiera, era como una conexión.

-Mabel...- Una voz se escuchaba dentro de la mente de la Gleeful esta se sobresalto llamando la atención de todos y con una mirada sonrpmedia, aliviada y con miedo pronunció.

-Mabel...- Miro sus manos y se pellizco para comprobar que no era un sueño. Miro a todos lados tratando de buscar una respuesta.

-Mabel- En la casa resonó la voz de la dulce castaña que se encontraba en una cueva de la mano del aire.- Encuentrame....

Mabill¡Lee esta historia GRATIS!