—Eres un idiota  —Esa oración la empezaba a escuchar mucho por parte de mi amigo—. ¿Como la dejas con alguien? Se supone que tu eres él que debería de estar coqueteando con ella.

—Estoy trabajando en ello —Le digo, ya que yo ya tenía mi plan. Pero...

—Yo no te veo trabajando en ello.

—Ya lo veraz, ¿Okey? —Él se encoge de hombros mientras continúa platicando con su prima.

Solo espero que funcione esto.

Tracy me observa cada par de segundos. No me ha vuelto a hablar desde hace rato, pero se dedica a observar todos mis movimientos, como si en algún instante quisiera escapar de ella, y lo estoy pensando seriamente si me sigue viendo como si fuera de su propiedad, no soy propiedad de nadie.

Me acerco con Leire y el chico que no tengo idea de como se llame, pero imaginemos que se llama Bob. El punto es que él no se ha apartado de ella desde hace rato y eso me pone muy nervioso. Tal vez si arruine un poco esto, pero solo un poco.

Llego con ella.

—¡Hey amigo! —Le empiezo a decir— Leire te voy a robar un par de segundos de tu nuevo amigo...

Dejo la frase incompleta, ya que no conozco el nombre del chico cuyo apodo le puse Bob.

—German —Dice él — Si no te preocupes, siempre y cuando me la regreses.

Yo asiento, pero en cuanto lo dijo sentí algo raro dentro de mi.

No se la voy a regresar, ni es sueños.

Ella se para y se acerca a mi.

—No me agrada Bob

—Se llama German —Para mi seguirá siendo Bob—, y si no recuerdo tu eras quien me lo presento.

—No te creas, si me agrada Bob, yo solo venia a asegurarme que todo estuviera bien —Soné algo bipolar honestamente.

—German, su nombre es German.

—Si como digas —Para mi siempre será Bob, pienso.

—Si todo va bien, solo que esperaba que pasaras un rato mas conmigo, ya sabes como amigos, pero te la pasas con la prima de Ed. Y yo... Bueno olvídalo.

Realmente no entiendo a las mujeres, primero se quejan de que no le ponemos atención y después de que lo olvidemos como si nada hubiera pasado, en serio no las entiendo y me empiezo a desesperar.

—Como quieras, yo voy a estar por allá con Tracy, porque por lo que veo Ed ya fue a coquetear con alguien, así que... —Pongo mi mejor sonrisa—. Si necesitas algo voy a estar con Tracy.

Ella asiente, pero en sus ojos hay distracción, más bien estos parecen altos nervioso.

Regreso a mi asiento.

—De nuevo solos — Me dice Tracy con tono de seducción, mientras ruedo los ojos, ella no se da cuenta. 

—Si, que alegría —Le digo realmente sarcástico.

—Eliot, ya me dirás que ocurre contigo, digo... Es solo que... —Ya parece Dafne, estoy harto de tener Dafnes en mi vida—. Ya sabes siempre que nos vemos, pues ya sabes.

—No, no se de que hablas —Le digo mientras volteo a ver a Leire disimuladamente, y la veo, observándome—. Dime.

Todo va a lo planeado... Supongo...

—Pues... Que siempre nos besamos o pasa algo, ya sabes, pero hoy creo que no quieres, y eso es raro en ti, te noto distante conmigo —Hace una pausa—. ¿Te sientes bien Eliot? ¿Hice algo mal?

Sonrío, y ella también lo hace.

—Si, lo siento, últimamente he estado muy distraído —Miento—. Perdóname.

Ella vuelve a sonreír.

—Entonces... —Su voz y ojos de ilusión regresan—. ¿Todo bien?

—Si Tracy, todo bien —Vuelvo a ver a Leire, disimuladamente, y tal cual como hace rato, me sigue observando mientras le sonríe a Bob y asiente a lo que le dice—. Pero que decías de eso de besarnos.

Se le ilumina la cara al instante, tomo uno de sus mechones del cabello, y puedo ver que se ruboriza, le sonrió.

Me acerco lentamente a ella, ella cierra sus ojos, pero como dije antes, yo no lo hago cuando suelo besar a las chicas.

Todavía no llego a ella, pero estoy apunto de hacerlo.

Estoy a milímetros de tocar sus labios, y sin más ella se separa antes de poder llegar a besarnos, la observo sorprendida, bueno muy sorprendida y con el vestido mojado.

Ella no entiende lo que esta pasando al igual que yo.
Pero entonces veo a Leire enfrente de mi con los ojos muy abiertos y con una mano sosteniendo su vaso que por lo visto esta vacío y con al otra tapándose a la boca, como si estuviera sorprendida.

Esta situación se ve realmente graciosa.

Es así como voy armando las piezas del rompecabeza de lo que acaba de ocurrir.

Entonces lo entiendo todo, mientras observo a Tracy tratando de buscar algo con que secarse el líquido del vaso de Leire, ya que ella derramo su bebida en ella, tratando de evitar que nos pudiéramos besar.
Esto me lleva a una conclusión.

Y sonrío ante esto.

Ella me ve furiosa.

—¿De qué sonríes? —Me pregunta ella algo confundida.

No le digo nada. 
Solo me levanto de la silla, la tomo del brazo sin decir nada, ella no se opone, así que caminamos hacia la puerta trasera, salimos, y la suelto.

Quedo enfrente de ella.

—Yo... —Empieza a hablar, pero la interrumpo.

—Te importo. No solo eso, te intereso.

Ella solo me observa, entonces se que tengo razón, la Leire que conozco hubiera empezado a alegar de que eso era mentira y basura y media, o algo por el estilo.

Vuelvo a sonreír.
Ella se da la vuelta y empieza a caminar.

Entonces siento un dejavú, recordando el día que ella me llamo la atención.

Fue el día que rechace por primera vez a Dafne, hoy fue la primera vez que rechace a Tracy. Ese día también decidí ir tras ella, como ahora lo estoy haciendo. Pero hay algo diferente en este día, ella me odiaba entonces, y hoy me doy cuenta que ya no lo hace, ahora le importo, se que ese día la deje ir caminar, pero hoy no, no solo porque Ed se puede cuidar solo, si no, porque necesito una explicación y la voy a tener.

Ni creas pelirroja que vas a volver a escapar y no después de la escena que acabas de crear

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!