No puedo creer lo que estoy haciendo.

No puedo creer que realmente esté haciendo esto, y lo que estoy apunto de hacer. Porque digo, ¿Como justificas esto? No hay respuesta, simplemente lo haces, pero lo que no comprendes es el por qué terminas haciendo esto. A mí no me interesa hacer esto, entonces... ¿Por que estoy apunto de hacerlo? Mi cerebro sin duda no está procesando nada, absolutamente nada bien.

¿Cuando fue que me volví un cursi? ¿Eso es lo que hace uno cuando empiezas a que te importe alguien? Eliot puedes verlo de este lado, no estás siendo cursi... Simplemente estás siendo alguien... Interesante, ¡Si, eso! Interesante, no cursi, también estás siendo alguien cool.

Recuerdo que hace un par de semanas cuando la traje a su casa la obligue algo a que me contara más sobre ella, y entre una de las cosas me dijo era que le gustaba salir por las noches y dar algún paseo.

¿Y eso que tiene que ver?, pues nada y nada menos que estoy aquí parado como idiota, en su casa, donde esta su ventana, lanzándole piedras.

¿Piedras a su ventana?
Pues claro, en estos instantes debe de estar durmiendo, pero lo cierto es que no me importa en lo más mínimo.

Hasta que ella abre la ventana, y se sorprende al verme.

—¿Que haces aquí Valerio? —Pregunta en un susurro, claro no puede gritar ya que son las doce de la noche o mañana, como lo quieran tomar.

—¿Quieres dar un paseo? —Esto de hablar si que es lo mío.

Espera unos segundos antes de responder.

—¿Estas loco? —Hace una pausa—. O ¿Estas tomado? Porque si lo estás más vale que te vayas en estos instantes.

—No estoy ebrio tenlo por seguro, pueda que si loco, pero loco por una chica pelirroja y con hermosos ojos —Sonrío, tal vez no pueda verme por la oscuridad, pero espero que con mi tono de voz haya bastado—. Hey, ven vamos a dar un paseo.

Si bueno, eso de hablar no es lo mío.

—Mañana ya entramos a clases, o tal vez se contaría como hoy, pero bueno me entiendes a lo que refiero —Escucho su suspiro largo—. Es tarde Valerio, buenas noches.

Veo que está apunto de cerrar sus ventanas pero vuelvo a hablar y se detiene.

—Lo se, pero recuerdo que me contaste hace un par de semanas que te gustaba salir por las noches y dar paseos —Me encojo de hombros, ni se porque lo hago si ella no me ve, es inercia —. Y dije ¿Por qué no?

Ella abre muchos sus ojos.

—Te acordaste —Susurra algo sorprendida, se detiene varios segundos para pensar.

—Vamos, cariño... Podría ser divertido.

La veo como empieza a negar con la cabeza, después siento su mirada por segundos que parecen eternos.

—Espera, déjame me pongo un suéter y bajo.

Ella cierra su ventana con cuidado para no hacer ruido.

Rodeo la casa y la espero en la puerta principal, no tarda mucho en escucharse que la puerta se está abriendo, entonces la veo con su pantalón de lo que supongo que es pijama y un suéter. Eso si, lo que siempre trea puesto son sus gafas, de hecho ya no me importa mucho si las usa o no, sigue viéndose igual de linda.

En si, nunca le ha importado su apariencia, y menos ahorita.

Me acerco a ella.

—Hola, cariño.

—Hola —Susurra mientras se acerca a mi y cuando lo hace se queda varios segundos observándome—. Bueno, ahora que estoy aquí... ¿A donde vamos a ir?

—Donde indique tu corazón.

—Idiota —Murmura.

—A dar una vuelta ya te dije.

—No me sirve mucho la información que me estás aportando —Río por eso—. ¿Nos vamos a ir caminado?

—Claro que no —Entonces me dirijo a mi carro al asiento de atrás y de este saco una de mis patinetas, pero la más larga que tenía —. En esto vamos a dar un paseo.

Ella piensa unos segundos.

—Estoy en pijama, déjame me voy a cambiar.

Ella da la vuelta en dirección a su casa, la tomó de la mano para que no se vaya, tal vez si lo hace no regrese.

—Así estas perfecta —Ella niega—, siempre estás perfecta. Vamos, al cabo nadie te verá tenlo por seguro.

—Entonces iré por la mía... —Se refería a SU parienta si lo sé.

—Creo que no me entendiste, los dos vamos a dar un paseo en esto —Y agitó suavemente la patineta.

—¿Los dos? ¿Y como piensas hacer eso?

Le sonrió, me acerco a ella, bajo la patineta al sementó, y subo en ella.

—Te subirás conmigo —Ella hizo lo que le pedí, no renegó, solo lo hizo, y eso fue raro—. Ahora agárrate de mi pecho o estómago, como quieras, y así nos vamos a ir.

—Esto no va a funcionar. Siento que me voy a caer, sería mucho peso.

—No pasa nada —Sonreí—, y agárrate fuerte.

Ella hizo eso, se agarro fuerte de mi pecho, colocando su cabeza en mi hombro.

Baje un pie, y empece a empujar.
Ella me agarro mas fuerte.

—Cierra los ojos y respira profundo —Le dije, podía sentir su respiración.

—¿A dónde vamos a ir? —Pregunta por segunda vez.

—A donde sea, a descubrir la ciudad, juntos —Vuelvo a reír ante mi ridículo comentario.

—Que gracioso —Suspira—, ¿A dónde vamos?

—Al lago.

—¿Al que esta por el puente?, Valerio, eso esta muy lejos y mañana tenemos clases.

—Si lo se, eso lo hace mas divertido —Así ella dura más tiempo abrazándome.

—¿Divertido? Creo que tu complejo de diversión esta muy mal.

—Algo así, pero me gusta que estés conmigo y hayas aceptado, así que no me importa a dónde sea, y si te soy sincero —Y si que lo iba a ser—. Me gusta ese lago.

Suspira.

—Creo que me estoy volviendo loca, por aceptar salir contigo — Ríe un poco, y no entiendo el porque—. Hace tres semanas te dije que prefería estar muerta antes de salir contigo, y mírame ahora, son las doce de la noche y estoy contigo, esto no estaba en mis planes a futuro.

De hecho... Tres semanas atrás dijo eso, casi un mes que me di cuenta de ella. Wow que rápido pasaba el tiempo, siento que hubiera sido ayer que la vi en aquella fiesta... Sonrió.

—Ni en los míos, si te soy sincero —Y lo volví a ser.

—¿A que te refieres? —Me pregunta mientras me abraza mas fuerte, ya que empece a empujar con mayor fuerza la patineta y esto provoca que vayamos más rápido.

—No estaba en mis planes, que tu y yo pudiéramos salir. No estaba en mis planes que empezara a hacer este tipo de cosas por una chica, no estaba en mis planes que esa chica me terminara gustando mas de lo imaginado.

Ella ya no dice nada.

Un mes, un mes para que está apuesta termine y no tenga preocupaciones.

Pero a pesar de todo, realmente me está empezando a agradar, y no puedo evitar eso.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!