Estoy durmiendo o eso estaba haciendo, ya que mi celular empezó a sonar.

—Maldicion ¿Que no pueden dejar a un chico guapo dormir? —Murmuró para mis adentros.

Pero en cuanto veo la llamada, sonreí y la conteste.
Supongo que no todo era malo.

—Hola cariño —Sonrió estúpidamente, relájate Eliot y deja de sonreír de una vez por todas—. ¿Cómo estás?

—Es lo que quiero saber , Valerio —Escucho su nerviosismo—. No me acuerdo de nada de la noche anterior, no sé ni si quiera como llegue a mi casa y para acabar tengo un dolor insoportable de cabeza.

Veo la hora, son las diez y media. Esta chica si que le gusta madrugar, yo hubiera dormido hasta el medio día si no es que más tarde.

—¿No te acuerdas de nada? —Al parecer no mentía que cuando bebía no se acordaba de nada—. ¿Absolutamente nada?

—No, no mucho tengo varios fragmentos pero aún así son muy borroso... No me acuerdo de qué pasó ayer —La escuché soltar una carcajada seca—. Perdón por eso me acorde de las películas, pero espero que no hayan sido como ellas. Y espero no haber hecho ninguna estupidez.

Sonrió levemente mientras me siento en mi cama, y me llevo una mano a la cara.

— ¿Ya has desayunado algo? —A mi ya me dio hambre.

—Me acabó de despertar.

—Eso es un completo no, Perfecto —No estaba seguro porque decía que Perfecto, pero bueno—. Pasó por ti en media hora para ir a desayunar, y contarte de todo lo que no llegues a acordarte de la noche anterior.

—No creo que sea una gran idea, Valerio —Se pausa por varios segundos—. Mejor me quedo aquí en mi casa descansando y durmiendo.

—Pasó en media hora por ti, cariño.

Y le colgué.

Me acosté en mi cama, demonios...
No se acuerda.
¿Y ahora que le diré?
Ni idea.
Suspiro.

Me meto a bañar, no tardó casi nada, me cambio rápido y le grito a mi mamá que voy a salir.

Enciendo el auto y me voy a casa de Leire.

Le envío un mensaje, diciéndole que estoy afuera esperándola.

Ella tarda un par de minutos en salir. Sale con su gorra y sus lentes pero oscuros, tengo una gran sonrisa en mi cara recordando lo que paso ayer, y no se todavía si mencionarlo o no.

Demonios, todo sería más fácil si recordara.

—Hola cariño —La observó detalladamente.

—¿Me llamaras así por siempre? —No se si lo dice enojada o resignada.

—Mmm... si, supongo —Le sonrió mientras me encojo de hombros—. Vamos a ir a una cafetería del centro.

Ella asiente. Y yo enciendo la radio.

Todo está muy callado, ella se dedica a observar las calles de la ciudad, mientras suspira mucho.

Estoy nervioso, no se que decirle, ya que con este tipo de cosas me la paso presumiendo, pero ocultar algo que me gustó... No lo sé.

Llegamos, nos bajamos y entramos en la cafetería.

Nos toman la orden y en lo que nos traen lo que pedimos ella habla primero.

—Solo dime que no hice ayer una estupidez.

Río un poco, lo que hizo ella ayer yo no lo tomaría como estupidez realmente. Porque ¿Como puedes llamar a una estupidez algo que te gustó?... Simplemente no puedes hacerlo.

—No, ninguna —Trago saliva, tengo que inventar algo bueno—. Bueno, no lo tomaría eso como una estupidez.

—¿El que? —Niega con su cabeza—. Mejor cuéntame todo.

—¿Desde dónde mas o menos? —Y si, porque si soy sincero no se cuando se perdió exactamente.

Suspira.

—Solo recuerdo lo que paso con Antonio que por cierto muchas gracias nunca te agradecí que le hubieras dado ese gran golpe —Sonríe—, recuerdo haber empezado a tomar bebidas muy rápido, recuerdo estar bailando contigo, pero todo se pone borroso cuando te dije que iba a ir al baño.

Pues si definitivamente no se acuerda del beso, de la escena con Dafne, me muerdo el labio, no se lo pienso contar, tal vez se moleste, se avergüence o yo que se, prefiero evitar eso ¡¿Que tal si me deja de hablar?!, solo por el momento, le voy a contar pero no la historia completa.

—Bien , veamos... Cuando regresaste del baño —Empiezo a contarle—, Dafne estaba conmigo, acosándome igual que siempre, la hiciste enojar con uno de tus comentarios y ella se fue...

—Espera, espera —Me interrumpió—. ¿Yo la hice enojar? Que jodido desearía de recordar eso... Espera, ¿Ella me reconoció?

—No —Afortunadamente—, bueno... después quisiste caminar, así que caminamos por la playa, hasta llegar a la cueva, después me empezaste a contar sobre ella, una pequeña parte de lo que había pasado entre Antonio y tu —Suspiro y luego río, recordando que paso después—. Después te querías meter al mar. Y te empezaste a quitar la ropa.

Abre mucho sus ojos.

—Tranquila quedaste en ropa interior.

—¡Eso no me tranquiliza en nada! —Mmm... ni que decir—. ¿Y no me detuviste?

—Este... creo que me quede algo embobado viéndote —Fuerte confesión pero muy sincera.

—Eres un descarado e idiota.

—Lo se y perdón, después me obligaste a meterme contigo, cuando estuvimos adentro hicimos una pequeña apuesta, el que durara mas tiempo debajo del agua ganaba, claro gane yo, así que debes de cumplir, y era hacer lo que yo quisiera —Suspiro y continuó—. Después salimos, nos sentamos un rato en el carro y empezaste a hablar que te gustaba mucho la noche y cosas así. Después te lleve a tu casa, pero como te veías adormilada entre y te deje en tu cama hasta que quedaras dormida por completo, después me fui y así. Todo normal.

—Ahora entiendo porque no tenía pijama —Después abre mucho sus ojos—. ¡DEMONIOS VALERIO! ¿Entraste a mi cuarto? ¿Y esperaste hasta que me quedara dormida? Pero... que... Agh.

—Claro que no te iba a desvestir, no soy así —Disimulo su enojo.

Ella suspira, después me ve.

—Parece una noche media rara... Haciendo enojar a Antonio, a Dafne, beber mucho, bailar, entrar al mar en ropa interior —Por alguna extraña razón empieza a reír—, si algo extraña. Y sobre todo perder una apuesta. Usualmente soy buena ganándolas.

Trago saliva.

Yo asiento.

—Por cierto... ¿Que apostamos?

Enarco una ceja, después pongo mis labios de una manera seductora y le respondo.

—Tienes que hacer lo que yo quiera. Creo que si te lo había mencionado... —Muerdo mis labios y le guiño el ojo—. Lo guardaré para después, cariño.

Después de eso nos traen el desayuno y lo empezamos a comer.

Pero no hay un solo segundo que no aparte mi vista de Leire.

No es la chica más guapa del mundo.
Su risa es un poco rara.
Sonríe (Si es que lo hace) de lado.
Su cabello no es del tono para el cual había deseado en una chica.
No es muy alta.
No sonríe mucho y siempre haré el ceño fruncido.

No es el tipo de chica del cual pensé que yo podría caer, pero el mundo era algo curioso y aquí me encontraba, sentado enfrente de ella sin poder apartar mi vista y pensamientos de aquella chica tan distinta.
El mundo si que era algo curioso.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!