—¿Y cómo vas con tu enamorada? —Pregunta Eduardo con tono de burla.

Lo volteo a ver mientras me como una paleta de dulce, me la encontré en mochila.

—Pues... Te diré, va a ser muy difícil esto, va ser lo más difícil que haya podido hacer —Suspiro—. En fin.

—Si, lo he podido notar, mi amigo.

—No se como enamorarla, nunca lo he hecho con nadie —Río por eso, porque si, nunca he enamorado a alguien, que yo sepa —, ¿Que es lo que tengo que hacer?

—Hmm... Tal vez, dale cosas, flores, hazla reír, algo así, yo que se, tu eres el que tiene que pensar, y más vale que te apresures, la tienes que enamorar antes del baile de graduación.

—¡Nunca dijiste eso! —Le reclamó.

—Si bueno, sólo te digo los términos de la apuesta, paso a paso.

Gruño, se que quedamos en esto, pero odio en la forma en la que la está haciendo, no me queda de otras más que seguir su jueguito.

—¿Pero para que enamorarla? —La verdad no me había preguntado eso, bueno si, pero no lo quería pensar—, porque mmm... no se ¿ilusionarla y romperle el corazón?

—Todo a su tiempo, te lo voy a seguir contando pasó a paso —Ríe de nuevo—, y vamos Eliot, nadie querrá un corazón roto por aquí, más qué tal vez el tuyo.

—Así de que todo esto se trata —Comprendo un poco—, ¿Quieres verme como soy yo el que termina enamorado? ¿Y verme sufrir? ¿De eso se trata todo?

Ed solo ríe, eso no me responde a nada, puede ser un si o puede ser un no. Pero si se trata de eso, tengo por seguro que yo no me enamoraré. Eliot jamás, absolutamente jamás se ha enamorado de alguien, y menos lo haré de una chica que rueda tan seguido sus ojos y responde de una manera tan directa a mi persona, eso si que no; no se como le haré pero será ella quien se enamore de mi, sin más.

Suspiro. Salimos del baño, listo para entrenar.
En cuanto salimos a la cancha, puedo observar como Dafne me ve con malicia, y recuerdo sus últimas palabras en nuestra última conversación.
Pero me percato de otra cosa, no cosa si no de una persona, de la pelirroja sentada en las gradas de hasta arriba, muy lejos de mi pero la puedo reconocer por su gorro del otro día, tiene un cuaderno, parece que esta dibujando o algo por el estilo, más al rato me acercare a ella, ya que el entrenador va a empezara dar órdenes.

La semana pasada estaba viendo culos en el entrenamiento, ahora no pude quitar la mirada de Leire, pude observar como miraba el papel entre sus manos, a veces con el ceño fruncido, otras veces negaba con la cabeza, y en ocasiones se mordía sus labios. Hasta qué ella volteo hacia mi, y pudo darse cuenta de que la estaba viendo, nuestras miradas se cruzaron por unos instantes, ella sólo se paró y se fue. Suspire, hoy no iba a charlar con ella, un día desperdiciado.
Sin duda no será fácil, en las películas hacen que todo se vea tan fácil, llega un chico guapo (Como yo), ve a una chica... Y a veces es guapa, otras veces no mucho y otras veces ella no encaja, hace unas cuantas cosas por ella y listo ella se enamora por completo, y yo en cambio trato de llamar su atención, y pareciera como si no existiera en su mundo; y no podré seguir siendo el "Gran Eliot" si realmente no logro enamorarla. Y yo quiero conservar ese título.

El entrenamiento pasa volando, y me voy a mi casa, suspiro en cuanto llego.

—Eliot, ¿Y eso que llegas temprano? — Dice mi mamá con una sonrisa dulce, mi madre la mejor de todas.

—Estaba cansando y decidí llegara temprano y no entretenerme con nada.

—¿Todo está bien? —¿Por que no lo estaría?, me pregunté—, te noto algo tenso.

—Si todo bien, voy a subir a descansar, nos vemos mamá —Ella asiente y se va a a la cocina, otra de las cualidades de mi mama es que sabe si me pasa algo o no, y por como se fue a la cocina sabe que no estaba bien, y es porque tengo en mi mente la idea estúpida de la Apuesta.

No tengo ni la menor idea de como tratar de enamorara a una chica en dos meses. Y menos a una chica fría, directa y con una hermosa sonrisa. No puedo sacara de mi mete.

Mierda, tan difícil va a ser conseguirlo.

Tan difícil será enamorarla para mi, ya que no debo de llevarla a la cama, las chicas no se enamoran de esa manera y eso, bueno, lo tengo por seguro.

¿Como enamorar a Leire Pond sin llevármela a la cama? Será un misterio que tendré que resolver ya.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!