Mi pregunta es como carajos la voy a enamorar, me he preguntado esto todo el fin de semana.

Es domingo y tengo que pasar por mi prima pequeña para llevarla a la biblioteca. En estos momentos estaría dormido o viendo televisión. O en casa de Eduardo, pero no.
Mi Tía me hablo para pedirme de favor si podía pasar por mi prima Alison de seis años, para llevarla a la biblioteca a que fuera a escuchar a la cuenta cuentos de los domingos. Me lo pidió ya que hoy iba a estar muy ocupada haciendo cosas.
Si cosas, con su marido, la cama, la pared, el sillón y muchos lados mas, cuando se trata de esto le hecho una mano, pero normalmente no los domingos, pero tratándose de Alison no me queda de otra mas que aceptar.

Ya estoy fuera de la casa de mi Tía Tyfanny, toco el timbre y la puerta se abre tan rápido que no me dio momento de quitar mi dedo del timbre.

—¡Eliot llegaste! —Me dice una voz dulce, mientras se lanza para abrasarme.

La cargo. Es la única prima que tengo, y cuando la veo siento que es demasiada pequeña y siempre tengo el instinto de protegerla, es lo más cercano que tengo a una hermana.

—Hola pequeña, ¿Como estas? —Ya esta mas grande desde la ultima vez que la vi, eso fue hace una buena temporada.

—Feliz por verte, quiero que conozcas a mis amigos y a la cuenta cuentos, siempre nos lleva dulces y es muy linda con todos —Está súper emocionada, eso lo puedo notar—, estoy muy feliz por qué tú me lleves.

—Eso estaría bien —Le digo mientras con mi dedo índice le empujo su nariz hacia abajo— ¡Tyfanny ya nos vamos! —Grito, me imagino que ya empezó a hacer sus cosas.

—¡Si esta bien, y gracias por cuidar a Alison, nos vemos en la tarde! —Tal vez la traigas un poco mas tarde, para que hagan sus cosas sin tanta presión.

Nos subimos al coche, en el camino Alison me cuenta todo sobre las anécdotas de la biblioteca, desde su entrada al baño de niños por error, hasta caer en una pila de libros, me cuenta sobre su amigos, pero más sobre un niño llamado Matias, me cuenta que tiene un hermano menor de dos años que se llama Thomas, me cuenta que Matias la molesta mucho, pero que le agrada.

—Ya veras que la Señorita Pond te agradara mucho —Me dice mientras vamos llegando al pasillo, ella me dirige por donde.

—¿La llamas por su apellido? —Es raro, en lugar de su nombre o algo. Y más porque Alison apenas es una niña.

—Me gusta su apellido, también su nombre pero el apellido mas, es como el de la chica que sale en Doctor Who —Me dice, buena explicación para una niña de seis años.

Llegamos, muchos niños ya están sentados en sillones pequeños, que curioso se ve eso. No puedo evitar reír un poco.
Ella se va con un niño, él la abraza, y Alison lo empuja, debo de aceptar que es muy gracioso esa escena. El niño estaba con una chica mayor, solamente la puedo ver de espalda, con su pelo recogido, color rojo, ella ha de ser la señorita Pond.

Entonces voltea y me ve.

Ella debe ser la señorita...

Leire Pond.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!