Segundo cuadro

608 84 18
                                    

No admitirá esto ante ninguna persona que le conozca, sin embargo Yatora no pudo dejar de pensar en aquella bonita chica del jumpsuit amarillo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

...No admitirá esto ante ninguna persona que le conozca, sin embargo Yatora no pudo dejar de pensar en aquella bonita chica del jumpsuit amarillo. Inclusive soñó con ella una vez, mirándola con un vestido playero y esas caderas redondas bamboleando mientras caminaba por la arena blanca, aunque no era esto lo que le llamó la atención sobre ti esa noche en el restaurante.
Fue la amabilidad tensada en tus facciones.

—¿Qué hago? ¡Sueno como un loco!

Yatora tiene la costumbre de pensar demasiado y a veces dichos pensamientos se escapan de su boca contra su voluntad.
Estando en medio de Shibuya, luego de haber visto medianamente un partido de fútbol, se encontraba parado de nuevo dentro del cuadro azul. Solo que esta vez era un hermoso atardecer.

—¡Yatora!

—¿Qué haces aquí Ryuji?—hizo una mueca al ver a su compañera aproximarse, sus amigos ya le habían dejado.

—Ugh eso no importa, ¿Me acompañas a una tienda de arte?

¡Esa podría ser la distracción perfecta!
Yaguchi siguió a aquel chico que no podía comprender del todo, sin embargo muchas veces le ha ayudado con las respuestas de la vida.
Su mala costumbre de darle tantas vueltas a los problemas que termina sin dormir, pero durmió como un bebé desde que te vio en la playa, e incluso su arte pareció revivir un poco.

¿Qué pensarías si te dijera que te ha dibujado?

La composición es su rasgo más fuerte, y a pesar de ello, pudo crear un bosquejo maravilloso de ti mediante sus recuerdos. Sabiendo que no es bueno dibujando cosas proveniente de su imaginación, es un milagro para el albino...pero seguía con un bloqueo del tamaño de una enorme pared blanca.

¿Cómo se supone que va a entrar a Geida? No tiene el talento ni la habilidad, es otro más del montón. Un sentimiento tan abrumador de describir.

—¿Qué estás haciendo?

—Así pruebas los pinceles, tienen que hacer un círculo completo en tu mano sin abrirse—le miró burlandose—. Ya deberías saber eso.

—¡Ya lo sé!

—No lo sabes.

—¡Estás empeorando las cosas!

Ryuji se había hecho a un lado ignorando el drama de Yatora, en su lugar, apareciste tú buscando un artículo.

—¿Yo?—dijiste.

Los ojos del albino se abren encontrándose lejos de su amigo rubio, y en su lugar se encontraba la dueña de esa piel tostada mostrándose por tus hombros descubiertos que destrozó su mundo entero en cuestión de nada. Yatora se ahogó con su propia saliva de la impresión.

Patético, pensó de si mismo.

—¡Mierda! ¿Estás bien? ¿Necesitas agua?

¿Era este el encuentro soñado que esperaba en secreto?

—N-no, estoy bien—tosió tan fuerte que la tienda entera le escuchó, Yuka se echó a reír discretamente—. Estoy bien.

El chico de ojos dorados absorbieron los colores de tu ropa, tus shorts por encima del muslo tenían pintadas margaritas a mano mientras que tu blusa manga corta sin hombros de color borgoña era hermosa, bueno, tu la hacías ver hermosa.

Además, tu voz es un delito.

—Qué alegría—sonreíste tomando tus compras-. Ya debería irme, fue un placer.

¡Vamos Yatora! ¡Dile algo!

Aquel espasmo que hacia su pincel pesado de apoderó de él, los nervios treparon por su conocida gabardina bronce lo paralizaron, tragó grueso aún más atorado que en su bloqueo inicial, no podía detenerse a pensar si tenía el coraje sabiendo que esa misma tarde había decidido hacer un F100.

Su cuerpo se movió solo, como si fuera atraído a la estatua griega de un museo. Tomó tú mano de improvisto, casi te provoca un infarto.

—Yo...

—¿Tú?—era lindo por donde lo mirabas, parecía ser un niño avergonzado por dar sus primeros pasos.

Yatora miró directamente tus ojos con una sorprendente aura seria, tu respiración se cortó.

—Por favor, sé mi musa.

—Por favor, sé mi musa

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Musa [Yatora Yaguchi-Blue Period]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora