Capítulo 28

10.4K 535 127
                                                  

N/A: Quería agradecerles a todos/as por el apoyo que me han dado y el que he estado recibiendo en estos dos últimos días. Darle la bienvenida a los/as nuevos/as lectores/as. Y también mencionar a los/as que ya están desde hace mucho.

Deciros también que me encanta por sobre cualquier cosa, leer vuestros comentarios.

Me hacen reír, ver puntos importantes para mejorar la historia, y saber lo que opinan o qué les parecen mis escritos.

Sin más, les envío un abrazo y beso enorme. Esperando se encuentren bien, les dejo leer este capítulo.

¡Gracias! 💖

***

— Y dime, ¿Qué pasa? — Le pregunto a Thomas, quien yace parado frente mío observándome sin decir palabra. — Me daré la vuelta e iré si no hablas.

— Vale. Lo siento. — Se disculpa con una sonrisa. — ¿Sigue en pie lo de nuestra cita? — Pregunta nervioso. Sonrío. — Perdona que pregunte por esto, pero estoy ansioso. — Es muy mono.

— No pasa nada. — Le digo sirviéndome jugo de sandía en un vaso. — ¿Quieres? — Pregunto antes de beber. Niega. — Bueno. — Me mira impaciente. — Tranquilo que esa cita va. — Noto como sus músculos faciales se relajan.

— ¿Cita? — Pregunta Shawn entrando a la cocina.

— ¿Qué les pasa a ustedes que no saben respetar la privacidad? — Le pregunto ya que Jason es igual de imprudente.

Me giro para lavar lo ensuciado.

— Querida princesa. — Empieza. — Estás en la cocina.

— ¿Y eso qué? — Le interrumpo.

— Estás en la cocina, — Dice otra vez. — y tu vida es interesante. — Sigue sonriente. — Además esos dos son unos aburridos que sólo hablan de la empresa que está emprendiendo Noah. — Miro hacia la terraza. Veo que Noah está solo, observándome fijamente detrás el vidrio.

Sentí inmediatamente algo en el estómago, y en cuánto lo sentí volví a la conversación no prestando atención a esas cosquillas.

La risa de Thomas me hace sonreír.

— ¿Interesante? — Pregunto divertida luego de estar perdida en mi cabeza. — Mi vida no tiene nada de interesante.

— Si que lo tiene. — Vuelve a decir. — ¿De qué cita hablan? — Pregunta nuevamente.

— ¿Qué te importa? — Me giro para observarlo, pero él con una ladina sonrisa y una cargada mirada, ve a Thomas esperando a que este hable.

— De la que tendré con esta bella dama. — Responde él. Ruedo los ojos.

— ¿Por qué tienes que decir todo? — Le pregunto, ya que es muy espontáneo y cuenta toda su vida.

— ¿Tiene algo de malo? — Pregunta entre comillas divertido por la situación.

— No, en este caso no. Pero no me gusta que ellos sepan todo, ¿Entiendes?

— ¿Por qué no podemos saber princesa? — Pregunta Shawn instalado en una banca observándonos.

Tantas personas en mi vida, bueno, no tantas. El punto es que casi ninguno me llama por mi nombre.

— Porque llegará a los oídos de Jason y él es un fastidio. — Explico haciendo movimientos con mis manos, para que entienda que debe tener discreción con las cosas.

— ¿Fastidio yo? ¿Pero qué pasa acosadora? — ¿Cómo no me doy cuenta de que entran?

— Ajá. — Guardo el jugo en la nevera.

Este será nuestro secreto.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora