Capítulo 34 | Motivación

512 63 37

Acabo de publicar un relato corto sobre palestina. Está completa, sólo consta de un capítulo. Echarle un vistazo si queréis ;)

 Echarle un vistazo si queréis ;)

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Habían pasado más de dos días, y aún seguíamos en la cabaña de Connor en mitad de un bosque. Nos resultó una idea agradable, ya que logramos alimentarnos bien, descansar como debíamos, y divertirnos un rato sin estar estresados.

Noah había mejorado bastante. Ya no se sentía tan mal, pero finalmente descubrimos que tenía electroquinesis al igual que Malcom. El rubio tuvo que enseñarle varias cosas de su nuevo poder. Fue muy extraño ver a un Inefable con dos poderes. Según Irina, Noah aún no había llegado al límite de su porcentaje cerebral. Al igual que April. Ambos se veían bien, no presentaron ningún síntoma de los que sufrí yo con anterioridad. En ese momento me encontraba mejor, y tras descansar mi mente, logré controlar más mis poderes. Descubrí muchas cosas que podía hacer con la mente, como lanzar personas sin usar mis manos y obligar a alguien a que hiciera lo que yo quería.

April aprovechó para enseñarnos varias técnicas de defensa personal, los cuales le enseñaron su novio. Nos vino perfecto, y más a Noah, Connor e Irina. Los tres lo necesitaban más que nosotros.

Derek también se unió a April para enseñarnos, ya que él en su época pasada practicaba el boxeo. Ambos pelirrojos, se convirtieron en nuestros tutores especiales.

Nos dividieron en dos grupos: por la mañana éramos Noah, Jayden, Nathan y yo; y por la tarde eran Connor, Irina y Malcom. Al principio se quería hacer un día sí y otro no, pero Irina nos dijo que cuanto antes mejor. Cada minuto que pasaba, era peligroso ya que podía ocurrir cualquier cosa. Tampoco es que estábamos demasiado lejos de la CDI.

—Hola—saludó Jayden caminando hacia nosotros.

Los del entrenamiento de la mañana estábamos afueras de la cabaña. Derek comenzó obligándonos a correr varios minutos y a hacer varios ejercicios para tonificar nuestro cuerpo. Según él, si no estábamos preparados físicamente, aprender cómo defendernos no nos serviría de nada.

Hice un par de flexiones más y después me levanté para mirar a Jayden mientras respiraba entrecortadamente. Me sentía muy cansada, fueron dos horas de excesivo ejercicio: abdominales, flexiones, estiramientos, correr veinte minutos sin parar, ejercicios de abdomen, de muslos, de brazos...Uf.

Derek sabía muchísimo más de lo que aparentaba. No es que se vea un debilucho. Su cuerpo se veía fuerte y sus brazos eran ligeramente musculosos. Sólo que jamás me había imaginado a Derek de esa manera. Aunque recordaba a la perfección, en nuestra huida, que Derek había peleado bastante bien.

—¿Has traído los cuchillos de la cocina?—le preguntó April. Éste asintió, después la pelirroja nos miró—. Descansad un poco, y luego comenzaremos de nuevo con mi tipo de entrenamiento.

INEFABLE ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora