Capitulo 58

1.3K 84 10

-No se preocupen... no vi nada— contestó ruth.

¿Que no pudo haber sido Luke o nick? ¡No! Había sido ruth la que nos había visto a la mitad de nuestro beso. Cubrí mi rostro inundado de vergüenza.

—Hey ya pasó— me dijo riendo.

— ¿Ya pasó?— dije irónica —Tu madre nos vio besándonos en su cocina y tú me dices "Ya pasó"— esto último lo dije haciendo una voz más gruesa semejando la de él, Quien solo me miraba divertido.

—Es que no pasa nada ______ (tu apodo) — dijo aun tranquilo —Después de todo, algún día se iban a enterar— acarició mi mejilla

—Pero no así michael...— le dije mirando hacia abajo —Que pensará de mí— realmente me importaba mucho lo que su familia pensara de mí.

—Yo hablaré con ella y le explicaré— depositó un beso en mi frente —...Y ya te lo dije, te adora— hizo que una pequeña sonrisa se colara entre mis labios. 

— ¿Vamos?— me preguntó tomando mi mano y entrelazando nuestros dedos.

Caminamos escaleras arriba, solo que ahora estaba algo insegura.

— ¿Y?— dijo michael cuando llegamos a la puerta de su habitación.

—Gracias por traerme...— bromeé.

—Espero y te hayas divertido— me siguió el juego.

—Si... fue divertido— jugaba con mis dedos tontamente.

— ¿Nos veremos luego?— preguntó sonriente.

— ¿Por qué no...?— le sonreí igual.

—Hasta... Hasta luego...— dio un beso en mi mejilla, se dio media vuelta y comenzó a caminar.

—michael...— susurré un poco más fuerte y este rápido volteó.

— ¿No te gustaría pasar? Y... no sé ¿hablar?— fingí nerviosísimo.

—Me encantaría...— rápido regresó y me abrazó por la cintura.

Nos metimos en la cama, pasó su mano por mi espalda, yo pasé mi brazo por su cintura y recosté mi cabeza en su pecho, escuchando el tranquilo palpitar de su corazón.

Coló su mano por debajo de mi playera para acariciar mi espalda. Sin pretensión alguna. Solo me brindaba tiernas caricias, su respiración chocaba contra mi cabello y yo subía y bajaba al ritmo de su respirar. Era un momento único.

—Te amo ________ (tu apodo) — puse mi cabeza hacia atrás para poder verlo a los ojos.

—Te amo michael— le contesté antes de unir nuestros labios en un dulce beso.

Abrí mis ojos y me di cuenta de que lo que estaba en mis brazos no era lo que precisamente esperaba ver al despertar. Moví la almohada y giré pero tampoco había rastro de michael al otro lado. Resignada volví a recostarme pero al ver el reloj en la mesa de noche me levanté. ¡Eran las ocho treinta y cinco de la mañana! ¡Porque michael no me había despertado antes de irse! A la velocidad de la luz me puse de pie, tomé mis jeans junto con una blusa celeste, mi cepillo de dientes y corrí al baño. Después de una rapidísima ducha, cepillé mis dientes.

Me vestí con una velocidad olímpica y até mi cabello en una cola alta. Salí de la habitación de michael no sin antes arreglar la cama fugazmente.

—R... ruth... ¿sabes dónde está michael?— pregunté con una mezcla de nervios, pena y tengo que aceptarlo un poco de miedo.

El Niñero (TERMINADA)¡Lee esta historia GRATIS!