Capitulo 41

1.6K 89 1

— ¿Entonces?— pregunte algo insegura poniéndome de pie.
—Hay ______ (tu apodo)-- suspiro —No voy a decir nada— inmediatamente una sonrisa se apodero de mi rostro —A menos que me pregunten algo, no hablare pero no mentiré. — agrego rápidamente.
Solo le sonreía inmensamente agradecida, mientras que michael continuaba con su neutra mirada. No me agradaba mucho, que estuviera así, la mayoría del tiempo sonreía, aunque no podría pedir que estuviera de lo más feliz con 'esto' que nos había pasado.
Mi tía se quedo un buen rato, michael comenzaba a tomar un poco de confianza. Yo le contaba a mi tía como nos llevamos antes y ella me escuchaba divertida. michael se limitaba a reír en algunas partes de la historia mientras me abrazaba por los hombros.
—Bueno chicos— dijo la tía Lilia mientras caminaba hacia la puerta seguida por nosotros dos. —Tengo que aceptar que hacen muy linda pareja— sonrió —Pero...— quito su sonrisa por una mirada amenazante —Apenas pongan tus padres un pie sobre esta casa, le dicen lo de ustedes— asentí con la cabeza despidiéndome de ella.
Antes de salir por la puerta hizo una seña con sus dedos, índice y medio señalando sus ojos y luego los de michael, como indicando que lo observaría.
michael soltó una carcajada e hizo el mismo movimiento solo que apunto sus ojos y luego hacia mí.
Apenas subió a su auto y cerré la puerta de la casa, tome a michael de la mano y camine hacia la sala seguida por mi novio.
— ¿Oíste?— le dije con una sonrisa de oreja a oreja —Hacemos una linda pareja— entrelacé nuestros dedos mientras unía las puntas de nuestras narices
— ¿Linda?— soltó una carcajada —Muy linda pareja— remarco la primer palabra, rápidamente me tomo de la cintura y dejarse caer en el sillón así yo quedando en sus piernas, ambos reíamos mientras que yo ocultaba mi rostro en su cuello. Donde en su 'manzana' deposite un cálido beso, para después acomodar mi cabeza en su hombro
—Me gusta mucho estar contigo— le susurre jugando con los dedos de su mano
—Y a mí me gusta que te guste estar conmigo porque me gusta estar contigo— dijo rápidamente haciéndome soltar una enorme carcajada.
— ¡Pero qué trabalenguas acabas de decir!— no podía parar de reír
— Te amo _______ (tu apodo). — dijo siguiendo mis risas paro mirando mis ojos fijamente
Mi mirada vagaba de sus ojos a sus labios, regresaba a los primeros y luego volvía a bajar. Hasta que michael acorto la distancia entre nosotros y así fundiéndonos en un perfecto beso.
Con su mano acariciaba dulcemente mi mejilla mientras que con la otra me sostenía por la cintura ya que aun me encontraba en sus piernas.
— ¿Vemos una película?— le pregunte sobre sus labios
—Lo que tu digas hermosa— me contesto para después volver a atrapar mis labios, no pude evitar soltar un suspiro ante sus deliciosos besos y sentí como se formaba una pequeña sonrisa en sus labios.
—Tu elige la película— señale la repisa llena de dvd's, me puse de pie pero michael me tomo de la mano haciéndome regresar hacia él. Beso nuevamente mis labios y me guiño galanamente un ojo para después dejarme ir.
Camine aun riendo hacia la cocina, busque en unas de las repisas de la alacena y encontré un paquete de palomitas de maíz. Las tome despojándolas de su empaque, para seguido colocarlo en el microondas. Presione dos minutos y estas comenzaron a girar en el interior de este mientras que los pequeños estallidos sonaban dentro de la bolsa de papel...

Me dirige al refrigerador, tome una lata de refresco para michael y un bote de agua para mi, busque un recipiente profundo donde pudieran caber todas las palomitas. Después del sonoro pitido del electrodoméstico, saque la bolsa para vaciarla sobre el recipiente. Como pude tome las bebidas, después las rosetas y camine hacia la sala nuevamente donde michael se encontraba sentado con el control del dvd en sus manos. Al verme pasar con todo en las manos rápido aproximo a mí para ayudarme. Tomo el recipiente y las bebidas quedando ahora él con todo. Ambos reímos ya que era lo mismo.
Volví a tomar las bebidas y las deje sobre la mesa que estaba en el centro. michael se sentó, puso el recipiente sobre sus piernas y palmeo el sillón a un lado de él para que me sentara junto a él.
—Claro, ahora prefieres a las palomitas— le dije tratando de fingir estar ofendida pero una risa se me escapo.
—Eso quisieran ellas— dijo riendo tomando mi mano para hacer que me sentara con el… 



----------------------------------------

Fin del maraton 2/2 :)

El Niñero (TERMINADA)¡Lee esta historia GRATIS!