Capitulo 46

1.2K 79 2

Me desperté ante el sonido de mi despertador, esta vez no eran las caricias de michael las que me despertaban. - ¡Basta!- mi voz interna me reclamo. Yo sola me lastimaba recordándolo a cada momento.

Entre al baño y deje correr el agua para que su temperatura se estabilizara, mientras eso sucedía me dirige al closet, tome lo primero que vi. No tenía ánimos de ponerme a buscar algún conjunto. Deje mi ropa sobre la cama [http://www.polyvore.com/my_style_number_16/set?id=39923016] y regrese a la regadera.

Si por mí fuera, me hubiera quedado por horas en la ducha, pero mi vida no había terminado solo porque michael ya no está en ella.

Termine de vestirme y tome mi bolsa, aun no muy segura, salí de mi habitación

¡Ya me voy!— avise desde la puerta.

Salí de la casa y subí a mi auto, aun no había pensado en que diría, ya seguramente Cait me preguntara sobre lo sucedió ayer, Pero no podía contarle la verdad ya que si no le decía a ashton ella misma iría a buscar a michael para aniquilarlo.

—Michael Clifford te mereces que le cuente a ashton. — hablaba conmigo misma —Pero no puedo hacerlo— suspire profundamente.

Llegue al colegio, afortunadamente era algo tarde, por lo que todos estaban en los salones, así no me encontraría con ashton, y en el salón sería más fácil evitar las preguntas de Caitlin.

Entre al edificio, los pasillos estaban vacíos. Así que sin dificultad alguna llegue a mi casillero, saque mis libros para las siguientes clases y cerré este de un fuerte golpe, caminaba hacia el salón cuando mi celular comenzó a vibrar. Lo saque de mi bolsa y mire la pantalla. Era un mensaje de... michael. Sin siquiera abrirlo lo elimine, no quería entrar llorando al salón.

Di dos golpes sobre la puerta de la aula y entre, todas las miradas se dirigían hacia mi

—Smith... llega tarde— me recordó el profesor.

—Lo siento— dije mientras caminaba hacia mi lugar, tratando de ignorar la extrañada mirada de Caitlin....

Saque rápidamente un par de bolígrafos, el cuaderno de la materia y comencé a escribir todo lo que estaba en el pizarrón. De pronto una pequeña bolita de pape golpeo mi mejilla derecha, volteé y Caitlin me dijo 'Léela' marcando los labios y sin sonido para que no nos descubrieran.

Tome el pequeño papel y leí: '¿Que te sucede?' reí nerviosamente y volteé a verla nuevamente y me miraba con detenimiento. Me conocía tan bien.

Respondí el papel: '¿Que me sucede de qué?' aproveche que el profesor volteaba hacia el pizarrón para seguir escribiendo y lance el papel hacia el asiento de Caitlin.

Me regreso el pape: 'Sabes que no me puedes engañar... algo te sucede' bien a ella no podía mentirle sobre nada, sabía muy bien cuando algo me sucedía, si estaba triste, feliz, enojada. Le hice una seña indicándole que me esperara, asintió con la cabeza y cada una siguió escribiendo en su cuaderno.

-¡Estúpido timbre!- pensé molesta no podía retrasarlo más tenía que hablar con Cait. Tome mis libros, salí del salón y rápidamente Caitlin me alcanzo.

—Habla ya...— me dijo mirándome fijamente para asegurarse de que no le mintiera

—Ayer llegaron mis padres— le conté sonriente

— ¿Enserio?— pregunto sonriendo igual

—Sip— le conteste

—Pero no... a ti algo te pasa y no es eso— me dijo levantando una de sus cejas

—Si, solo es eso— insistí —Mis padres llegaron y michael... y michael se fue— después de todo no estaba mintiendo

¿Y les dirás sobre ustedes?— me pregunto mientras entrabamos al siguiente salón

—N... no— me senté en mi lugar

— ¿Por qué no?— me pregunto

—No lo se... creo que será mejor que lo mantengamos en secreto por un tiempo— dije no muy segura

— ¿Entonces por que tu cara de depresión?— rió

—Solo estoy algo triste porque se fue, pero es todo— le tendría que decir la verdad pero no hasta que me encargara de ashton.

Las clases pasaron rápido, al igual que en el receso, platicábamos de cosas sin mucha importancia, y según lo que me contó Cait, ashton estaría en entrenamiento hasta pasando la salida, por una semana ya que se acercaban los torneos.

Salimos y Cait se tuvo que ir, su madre había pasado por ella. Yo tenía que ir a la biblioteca por unos libros para unos resúmenes que tenía que elaborar.

Me dirigía al estacionamiento, traía mi bolsa, los 3 libros sumamente pesados y una botella de agua que recién había comprado en una de las maquinas distribuidas por el campus.

—Carga otra cosa más y apuesto que te desarmas— volteé y de pronto tenia a ashton a un lado.

—En vez de burlarte, deberías de ayudarme— le dije riendo por su tonto comentario

—Dame— me dijo tomando los libros

— ¿Y Cait? ¿Ya se fue?— me pregunto

—Si, su mama vino por ella— le dije abriendo la botella de agua para poder beber de esta

—mm...—dijo asintiendo con la cabeza — ¿Y cómo te fue ayer?

— ¿Ayer?— lo mire extrañada

—Si... Cait me dijo que cumplías dos meses con el idiota.

—Si— le dije sin muchos ánimos

— ¿Hey qué pasa?

— ¿Q... Que pasa de qué?— rápido cambie mi triste rostro por una sonrisa — ¡Ayer volvieron mis padres!— agregue aceleradamente, intentando cambiar el tema

—¿Enserio?— sonrió —Pasare a saludarlos... cuando no esté entrenando— ambos reímos —Entonces quiere decir que michael se fue de tu casa ¿No?— porque tenía que preguntarme por él, nunca lo hacía y cuando no quería hablar sobre él, aparecía en la conversación.

—A si es— afirme — ¿Y por qué no estás entrenando ahora?— pregunte nuevamente cambiando rotundamente el tema, rogando por dentro que no se diera cuenta.

—A ver...— dejo los libros sobre mi auto —Nunca paras de hablar sobre el idiota ese, lo ofendo y no lo defiendes, te pregunto algo y cambias el tema ¿Que te sucede?— se dio cuenta.

—N...no me sucede nada, solo sé que no te gusta que hable de él así que no lo hago— mentí, normalmente me divertía hacerlo enojar, camine y me senté en el cofre del auto

—Por favor _______ (tu apodo)— dijo irónicamente

¡Enserio!— le dije

¿Es el idiota no?— me miraba fijamente

¡ashton!— alargue — ¡No solo porque estoy seria quiere decir que me hizo algo!— trataba de contenerme y no romper en llanto.

—Te conozco y lo sabes— se sentó a mi lado, ambas miradas se dirigían hacia el piso —Tu tienes toda mi confianza, y siento que tu no confías en mi ni un poquito— volteo a verme, sus palabras me pusieron peor. No podía estar más sensible, así que las lágrimas no tardaron en hacer su aparición.

——————————————————

Comenten si quieren que siga :)

El Niñero (TERMINADA)¡Lee esta historia GRATIS!