10

7.8K 377 60
                                    

imagina: están borrachos y fingen tener una boda en su estadía en marley.

nota: posible spoiler de la cuarta temporada.

...

Entonces el grupo de amigos se encontraba bebiendo de forma irresponsable en las carpas de personas extranjeras, disfrutando del momento que compartían entre risas, tonterías y alcohol.

Armin tenía botella en mano, bebiendo de esta mientras observaba a su novia reír a carcajadas sobre algo que Connie le comentó. Una sonrisa enorme se formó en su rostro, y en sus ojos, el brillo de amor que le tenía a su preciosa (n) apareció. Sus mejillas estaban calientes y coloradas, más que todo por el licor en su sistema, pero también por la risa de la muchacha (c/c) que veía desde hace un rato.

Se puso de pie, tambaleándose un par de veces, y llegó hacia donde ella y el muchacho de cabello grisáceo conversaban de cosas casi sin sentido. (n) al verlo ahí parado, agarró su mano y lo sentó de imprevisto junto a ella.

—Connie, largo. —dice la fémina, espantando al nombrado, que se levantó de su asiento indignado al ver como su amiga lo echaba sólo para estar a solas con Armin. —Holaa.. —saludó, sonriendo de oreja a oreja y usando un tono de voz bastante alegre.

—Holaa. —repitió, soltando una risita entre dientes.

Realmente estaban muy idos.

—Eres taaan bonito, Armin. —arrastró las palabras, estrujando con ternura los mofletes del muchacho. Sus labios se fruncieron. —¿Por qué eres tan bonito, eh?, no ves que todas las chicas quieren estar contigo y eso me pone muy celosa. —su entrecejo se frunció, y se arrodilló. —Odio que todas te vean. —refunfuñó de manera infantil. —Y odio que estés todo el tiempo visitando a Annie.

—¿Hah?, ¿Odias que visite a una amiga? —cuestiona y le echó otro trago a la botella en su mano.

—¡Sí! —se abalanza sobre él, cayendo ambos al suelo. Los brazos de (n) estaban alrededor del cuello de Armin, abrazándolo con fuerza, como si temiera que se lo arrebataran de su lado. —Pero shh, nadie puede saber que estoy celosa de Annie. rió divertidamente sin soltar al chico de ojos claros.

Era sorpréndete lo que el alcohol podía hacer, en un momento está de buen humor diciéndole a su chico que es muy atractivo y al siguiente está celosa de una chica que a su chico no le interesa pero igual está celosa de ella y entonces, por si fuera poco, vuelve a retomar el buen humor que inicialmente tenía.. que cambios tan repentinos le causaba el licor a (n).

—Te amo, Armin. —mencionó.

—Yo también te amo, (n). —soltó la botella y abrazó a la fémina por la cintura, respirando el dulce aroma que ella emanaba de su cuello. —Y sólo te amo a ti. —le recordó, atrayéndola más hacia él, casi oyendo los latidos descontrolados de su corazón.

Y en todo ese ruido, el espacio entre ellos se volvió completamente silencioso.. o bueno, casi... Lo único que podía oírse eran sus respiraciones profundas y el sonido de sus corazones latir.

—(n). -habló.

—¿Sí?

—Quiero casarme contigo. —le dijo al oído. —Quisiera hacerlo después de todo esto y poder tener una vida en paz junto a tu lado. —sus brazos dejaron de estar alrededor de su cintura, pero sus manos ahora estaban ahí, acariciando levemente con sus pulgares la zona vestida. —Quisiera que sólo fuéramos tu y yo.. y tal vez un pequeño bebé que se parezca a ambos. —confesó, sintiéndose ligeramente avergonzado, pero más que todo, feliz.

𝘢𝘳𝘮𝘪𝘯 𝘢𝘳𝘭𝘦𝘳𝘵 , 𝘰𝘯𝘦 𝘴𝘩𝘰𝘵𝘴Donde viven las historias. Descúbrelo ahora