7

15.3K 791 324
                                    

imagina: es la luna de miel de ustedes, y primera vez de ambos. armin quiere que todo salga bien y sale más que bien

nota: modern au. ojo, ustedes ya saben que yo no sé escribir adecuadamente el smut, y los que no saben, todo es pésimo y da vergüenza ajena.

...

La pareja de recién casados por fin había llegado a su destino deseado, Grecia. La ahora señora Arlert veía con maravilla el lugar, diciéndole a su esposo que todo era totalmente hermoso. El rubio no hacía más que sonreírle y escuchar las cosas que tenía por decir con aquel dulce tono de voz.

Uno de los empleados los llevó a la habitación en dónde pasarían, casi, todo su tiempo.

La (c/c) suspiró, sentándose en la suave y cómoda cama, acostándose en esta mientras veía como Armin le daba propina al sujeto para después cerrar la puerta. El rubio se acercó a la mujer, acostándose a su lado, ambos mirándose a los ojos, manteniendo las sonrisas en sus labios y sus mejillas teñidas.

—¿Quieres ir a la playa? —Preguntó ella en un murmuró. —¿O prefieres descansar?

—¿Tu qué quieres hacer?

—Ir a la playa. —Subió sobre el regazo de Armin y besó sus labios, sintiendo como las manos de él se colocaban en sus muslos, dando caricias que a ella le encantaban.

—Me quedaré. —Habló él una vez el beso acabó. —Quiero descansar un poco.

—Está bien, voy a cambiarme y saldré. —Se puso de pie y caminó en busca de su traje de baño. —Vendré antes de que se ponga la noche. —dijo antes de entrar al baño.

Armin cerró sus ojos, planeando en lo que haría después de que ella lo dejara solo. Sí, mintió sobre descansar, pero necesitaba que (n) estuviera fuera para preparar la habitación. Su tiempo estaba contado, pero se sentía seguro de sí mismo porque iba a terminar antes de que ella volviera.

—Nos vemos, cariño.

—Adiós.

La puerta se cerró y él esperó pacientemente cierto tiempo antes de comenzar con su plan. Estando seguro de que (n) no volvería por algo, se puso de pie y fue a comprar rosas para quitarle los pétalos y colocarlos en el piso y sobre la cama. Romántico, ¿cierto?

Estaba por volver a la estancia, pero pasó por una dulcería y se detuvo allí.

—No es mala idea comprarle unos bombones a (n). —se adentró al lugar, viendo los tipos de dulces y chocolates que habían. fue entonces que en su ojeada a la tienda, se fijó en las barras hershey's que a su esposa tanto le fascinaban.

Compró dos, una para él y otra para ella. Las guardaría y se la daría luego de haber hecho el amor. Ya quería ver el como se iluminaba su rostro al ver el chocolate.

Ya devuelta en la habitación, puso marcha a su plan, decorando el lugar lo más lindo que podía. Sin duda el corazón de (n) iba a dar un brinco de alegría cuando volviera.

..

—De acuerdo, mamá, lo haré, lo haré. —suspiró, subiendo las escaleras hasta su habitación. —No, no estoy con Armin, se quedó a descansar. —Apretó sus labios ligeramente, respirando hondo para no colgarle a la mujer. —Bien, saluda a papá. Adiós. —Colgó, abriendo la puerta de la recamara.

𝘢𝘳𝘮𝘪𝘯 𝘢𝘳𝘭𝘦𝘳𝘵 , 𝘰𝘯𝘦 𝘴𝘩𝘰𝘵𝘴Donde viven las historias. Descúbrelo ahora