Capítulo 7: "Me gusta".

1.9K 100 7

-Pues bésame. – Le contesté. ¿Que le había dicho qué?

 -¿Qué? ¿Puedes repetirlo? – Preguntó él con los ojos abiertos como platos.

 -Bésame. – William se acercó a mí. Rodeó con sus manos mi cintura, y daba pequeños giros sobre ella. La piel se me puso de gallina. Lentamente, acercó sus rosados labios a los míos. Su aliento se mezclaba con el mío. Cogió un mechón de mi cabello, y me lo metió por detrás de la oreja. Pegó su cuerpo al mío, y, después, juntó la poca distancia que nos quedaba uniendo nuestros labios por primera vez en un beso hermoso, perfecto. Movió sus labios al compás de los míos, y rodeé su cuello con mis brazos. Niall… me dijo mi subsconciente. Y lo ignoré. Niall me ignoraba. Ahora, yo a él. No sé qué sentía por William, y tampoco quería saberlo. Lo único que sabía era que tenía unas inmensas ganas de besarle, y lo había echo. Se separó poco a poco de mí, no sin antes dejar un pequeño beso en mis labios. Se acercó a mi oído, pegando sus labios a éste último.

 -Me gustas. – Me susurró. ¿Le gusto? – Me gustas. – Repitió. En ese momento, todos se acercaron, y yo, me separé de William. Me miró arqueando una ceja, y entonces aparté la vista de él. Me despedí de todos menos de él. Entré en casa. Mis tíos estaban allí esperándonos, y cuando salimos, ellos aún estaban ahí. Louis se paró a hablar con William, y éste último, después de que Louis le dijera algo, se me quedó mirando seriamente. Aparté la mirada, y me monté en el asiento del copiloto. Atrás estaban Louis, Riley y Danna. Llegamos a un restaurante italiano. Pizza. Cuando bajamos del coche, Louis me fulminó con la mirada.

 -Luego tenemos que hablar seriamente. – Me susurró. Asentí con la cabeza. En ese momento, me llego un WhatsApp de un número que no conocía. Pero, en cuanto ví la foto que me había enviado, supe quien era.

?: T gusta?

Yo: Me encanta William. ¿Cómo puedes preguntármelo?

William: Jajjaja, la verdad es k.no lo se. Tenemos k.ablar d lo d oy

   Miré a Danna y a Riley, que me miraban con cara de preocupación. Miré la pantalla del móvil, y le decidí contestar.

Yo: Lo sé. ¿Puedes quedar mañana?

William: Claro k.si. A k ora?

Yo: ¿A las cinco en el Big Ben?

William: Ok. Asta entonces.

Yo: Vale. Bueno, voy a cenar. Nos vemos mañana.

William: Adios Carlotta

  

   Llegamos a casa. Me puse el pijama, y me metí directa en la cama. A los pocos segundos, llamaron a la puerta. Me levanté, y vi que eran Danna y Riley.

-¿No está tu hermana, no? - Preguntó Riley. Negué con la cabeza.

-Te he visto besarte con William. - Dijo Danna. Abrí los ojos como platos. Me había visto. - Y he oído la conversación también.

-Te vuelvo a preguntar lo mismo que te pregunté en Starbucks. ¿Te gusta William? - Preguntó Riley. La verdad, no podía seguir mintiéndoles a ellas, ni tampoco a mí misma.

-Sí. Me gusta. - Les contesté. - He quedado con él mañana. - Se acercaron para abrazarme, pero yo las detuve. - ¿Y Niall?

-¿Se ha preocupado él por tí en estos días? - Preguntó Danna. Negué con la cabeza. - Pues no te preocupes ahora por él. Si te quiere te busca. - Asentí con la cabeza.

-Por cierto, ya le he contado también a Danna lo de Harry... - Dijo Riley. Después la abracé, al igual que Danna.

-Bueno, a dormir. No quiero melancolías ni llantos ni nada. - Dijo Danna. Cogió a Riley, y la sacó de la habitación. Rodé los ojos. Cuando me disponía a apagar la luz, entró ahora Louis.

-William me ha contado lo del beso. - Tragué saliba. - Y yo le he contado que existe Niall. - Entonces, mi mundo se vino abajo.

-¡¿Por qué?! - Le pregunté casi gritando.

-Porque merece saberlo. - Me contestó. - A él le gustas de verdad. Créeme. - Asentí con la cabeza, y enterré la cabeza en mi almohada. Louis se acercó y me dio un beso en la mejilla. - No te enfades. Buenas noches Carla. - Cuando Louis se fue, apagué la luz, y no tardé a penas nada en dormirme. Aquella noche, soñé con besos humedos, con confesiones amorosas, y con libros eróticos.

*****

  Me desperté por los rayos del sol. Me puse la camiseta rosa y los shorts negros que me había puesto ayer. Bajé, me eché el desayuno, y puse los Teletubbies ya que estaba el DVD puesto. Bajó Riley, se echó cereales, y los vio conmigo. Poco a poco fueron bajando Louis, Danna y Alli. Y por último, mis pequeñas. Como me aburría, cogí a cincuenta. Las primeras páginas fueron interesantes. La entrevista de Ana con Christian lo era aún más. Y me encantó cuando se encontró con él en la ferretería. Me quedé por la parte en la que Christian le pide ir a tomar un café con ella, ya que era muy tarde, y tenía que preparar la comida. Danna, Alli, Riley y yo preparamos spaguettis. Cuando ya estuvieron listos, comía lentamente cada bocado, y cuando terminé, subí a darme una ducha rápida. Me decanté por una camiseta ancha de tirantes negra que ponía All of the stars, mis pantalones cortos rotos y mis sandalias negras. Me arreglé un poco mi pelo liso, y después, metí mi móvil en el bolsillo trasero de mi pantalón. Entré en el salón. Abracé a Riley, a Danna y a Louis.

-¿A dónde vas? - Me preguntó de repente mi hermana. Oh Dios... A ella le gustaba William...

-Me voy a dar una vuelta con Zayn. - Mentí. - Después nos vemos. - Salí de la casa pitando. No quería que me pillara. Cuando llegué al Big Ben, vi a William. Empezó a caminar hacia mí. Pensé que me iba a gritar, que era una puta, que me liaba con el primero que pasaba... Pero, en lugar de eso, atrapó mis labios con los suyos y me abrazó.

Enséñame ©¡Lee esta historia GRATIS!